OBSERVATORIO DE MEDIOS // ESTA PÁGINA ESPECIALIZADA EN FILTRACIONES HA SACADO A LA LUZ 1,2 MILLONES DE DOCUMEN
¿Por qué tienen miedo a Wikileaks los Gobiernos y los medios de comunicación?

Junto a las redacciones de los grandes medios de
comunicación, la página creada en 2007 por el
australiano Julian Assange aterroriza a gobiernos e
instituciones. ¿Una nueva esperanza para la información?

20/09/10 · 7:00
Edición impresa

wikileaks guerra afganistan

A finales de julio de este año,
Wikileaks publicaba su más sensacional
leak (filtración): 92.000 páginas
de documentos clasificados como
top secret en los que se certifica
la violencia de las acciones militares
de la OTAN en Afganistán
, la corrupción
de los servicios secretos
paquistaníes y la muerte de millares
de civiles. Un historial de la guerra
en Afganistán creado por soldados y
oficiales de los servicios de inteligencia.

La publicación de estos “diarios
afganos”
por la página web había
sido anunciada tres semanas antes
a tres periódicos(el inglés The
Guardian, el alemán Die Spiegel y el
estadounidense New York Times),
que se han limitado a denunciar la
presencia de dicha documentación,
esperando que fuese sacada en su
totalidad por la misma página.

Como señalaba el 9 de agosto
Christian Christensen en Le Monde
Diplomatique, “no tomar anteriormente
el contacto con estos periódicos
hubiese causado una confusión
de artículos y informaciones sobre
el tema en todo el mundo”. Sin embargo,
la delicadeza de los argumentos
en cuestión ha hecho que los periódicos
atacaran a Wikileaks
: en el
New York Times, ya se le llama
“Wiki-kills” (wiki-mata).

“En EE UU desde el
Watergate no ha habido
otros casos de
periodismo realmente
enfrentado al poder”

En una entrevista publicada en la
versión en inglés de Al Jazeera,
Assange aseguraba que en los últimos
dos años Wikileaks ha publicado
más documentación que los demás
medios juntos: “los medios de
información están haciendo tan mal
trabajo que un pequeño grupo de activistas
ha hecho más que todos ellos
juntos”. Lo que Assange dijo subraya
que “el convencional periodismo
de investigación hoy en día está bastante
enfermo
”, explica a DIAGONAL
Vittorio Zambardino, periodista
italiano de La Repubblica especializado
en comunicación en internet.
“Más que nada son los periódicos los
que no ven la gran demanda que hay
de este tipo de periodismo. En EE
UU, a los que siempre se les mira como
tierra feliz del periodismo de investigación,
ha quedado claro a todos
que desde el Watergate no ha
habido otros casos de periodismo realmente
enfrentado al poder”.

Según muchos medios, en el caso
de los diarios de la guerra en Afganistán
Wikileaks “se ha pasado”, al
haber puesto en peligro la vida de
los afganos que colaboraron con los
militares estadounidenses a lo largo
de la ocupación americana del territorio,
publicando sus nombres en la
web. Y no sólo los medios, sino algunas
ONG, como Amnistía Internacional,
la misma que en 2009 había
premiado a Assange y su portal
en la categoría Nuevos Medios por
sacar a la luz informes sobre las matanzas
en Kenya
, denunciaron la posibilidad
de repercusiones talibanes
sobre estos colaboradores.

¿Revolución hacia la web libre?

La manera de actuar de Wikileaks
es relativamente sencilla: cualquier
usuario puede convertirse en whistleblower
(literalmente, “quien hace
sonar un silbato”)
, sin tener particulares
conocimientos de informática,
subiendo documentos a la página
en el idioma que prefiera. Éstos son
analizados (así ellos lo aseguran)
por el equipo de Wikileaks, que los
carga en la página sin que el usuario
que los ha propuesto deje ningún
tipo de rastro en la red, gracias
al uso de tecnologías como FreeNet,
Tor o Pgp (sistemas de comunicación
y distribución de informaciones
en línea descentralizadas, y por
ello poco censurables o rastreables).

En este sentido, dicen en su
página, “Wikileaks es incensurable”.
Aspecto fundamental en la
nueva era de internet, sobre todo
por una página que se propone ‘ser
el corazón de una revolución global’
en la que cualquiera pueda enfrentarse
a las instituciones ‘a pesar
de las mordazas virtuales y físicas o
de su condición económica o conocimientos
tecnológicos’.

¿Entonces Wikileaks es un paso
fundamental para la difusión de la
web libre? “Es más un paso hacia
adelante y dos atrás” explica a DIAGONAL
Geert Lovink, teórico de los
medios de comunicación y creador
del Institute of Network Culture, “estamos
hablando de grandes cantidades
de material, y nosotros, la ‘gente
normal’, necesitamos contextualización
y análisis para que un caso concreto
tenga sentido”. Sin embargo,
en su opinión, no poniendo los hechos
en un discurso comprensible,
Wikileaks no deja claro si quiere
comportarse “como proveedor de
contenidos o como simple contenedor
de datos filtrados”
. A todo esto,
concluye que “Wikileaks está dando
un empujón a los medios para que
vuelvan a hacer este tipo de trabajo
de investigación”.

La verdad se debe publicar

Nacida a finales de
2006, empieza su
actividad en julio de
2007, y desde
entonces ha publicado
1,2 millones
de documentos clasificados
como secretos por
numerosos gobiernos. La web
nace tras las conversaciones en
línea de su creador, Julian
Assange, periodista y programador,
con otros activistas.

Han tomado parte en su creación
«disidentes chinos, periodistas,
matemáticos y una
nueva empresa de tecnología,
procedentes de EE UU,
Taiwan, Europa, Australia
y Sudáfrica».
Según el principio
de que «la mejor
manera de hacer
que se conozca la verdad
sobre un asunto es
publicar en su totalidad los
documentos que la tratan»,
Wikileaks apunta a que la tecnología
del leaking pueda convertirse
en un modelo. Hasta
ahora, ha sobrevivido con un
equipo de 5 personas, a los
que se suma la colaboración
de unas 800 personas.

__________

artículos relacionados:

- [Los internautas europeos frenan el ACTA->11869]
- [Ataque de militares de EE UU a civiles en Bagdad
->http://diagonalperiodico.net/Ataque-de-militares-de-EE-UU-a.html?]

Tags relacionados: Número 133 Wikileaks
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

wikileaks guerra afganistan
separador

Tienda El Salto