ANÁLISIS // LA NUEVA LEY CONDICIONA LA PROTECCIÓN A LAS CIRCUNSTANCIAS IMPERANTES EN ORIGEN
Persecución por razón de género en el sistema de asilo español

La mayoría de solicitantes de asilo por persecución de género tienen que recurrir a los tribunales porque el Gobierno no las reconoce como refugiadas.

Itziar Caballero*

23/03/10 · 3:35

Una de las grandes contradicciones
de nuestra época
radica en el divorcio
entre el discurso y la
práctica en materia de derechos humanos.
Mientras se cuenta con una
amplia batería de instrumentos que
los reconocen, la inmensa mayoría
de las personas no pueden ejercerlos
de forma efectiva. La globalización
podría ser un instrumento para
universalizar estos derechos, sin
embargo, desde su lógica capitalista
y patriarcal, sólo sirve para aumentar
los recursos de una minoría
y enraizar la vulneración de los
derechos humanos de las grandes
mayorías, de forma estructural, sistemática
y cotidiana. Los impactos
negativos de este sistema repercuten
en mayor medida en la vida de
quienes se encuentran en una situación
de discriminación, e incluso
persecución, como es el caso de las
mujeres y de las lesbianas, gays,
transexuales y bisexuales (LGTB).

Pero, ¿por qué este contexto impacta
en mayor medida en la vida
de las mujeres y de la población
LGTB? Esto se debe a nuestro sistema
de estructuración social y de
ejercicio del poder, el patriarcado.
Éste define los roles de género (qué
es ser mujer y qué es ser hombre),
fundamentándolos en una serie de
prejuicios (sexismo, machismo, misoginia,
homofobia, lesbofobia,
transfobia…) que perpetúan la discriminación
y la persecución –definida
esta última como violación grave
o sistemática o sostenida de derechos
humanos– a las mujeres y a
la población LGTB. La revisión crítica
del sistema patriarcal nos permite
observar el carácter estructural,
histórico y sistemático de la violencia
contra las mujeres y de la violación
de los derechos sexuales y los
derechos reproductivos. No se trata
de actos aislados perpetrados por
personas concretas sino expresiones
explícitas de una estructuración
socio-cultural universal.

Ante esta situación, ¿qué respuesta
está dando el sistema de derechos
humanos? La comunidad
internacional es cada vez más
consciente de esta problemática
gracias a la presión de la sociedad
civil –especialmente del movimiento
feminista– y está dando respuesta
a través de dos estrategias principales.
En primer lugar, la formulación
de nuevos instrumentos internacionales
para promover y proteger los
derechos humanos de las mujeres y
los derechos sexuales y reproductivos.
La segunda estrategia que se
está desarrollando es la revisión de
los instrumentos ya existentes desde
la perspectiva de género. En esta
situación se encuentra el derecho
de asilo.

El asilo es la protección internacional
para las personas que se ven
forzadas a huir debido a persecuciones
por motivos de raza, religión,
nacionalidad, pertenencia a un grupo
social determinado o por opiniones
políticas, siendo el género un
aspecto transversal a todos ellos. La
persecución por motivos de género,
desde la óptica del asilo, hace referencia
a las violaciones graves o sistemáticas
o sostenidas que sufrenlas personas por pertenecer a un
sexo, o por su orientación afectivosexual
o identidad de género.

Recorrido el contexto global, llega
el momento de dirigir la mirada hacia
el compromiso local, en concreto,
¿qué respuesta da el Estado español
a las personas que llegan a su territorio
huyendo de esta persecución?

Partimos de un contexto político
donde el Gobierno español viola sistemáticamente
el derecho de asilo,
denegando esta protección al 95%
de las personas que la solicitan.
Durante 2009, CEAR Euskadi realizó
un análisis de 110 sentencias de
la Audiencia Nacional y del Tribunal
Supremo. Éste pone en evidencia
que en muchos casos las personas
perseguidas por motivos de género
se ven forzadas a recurrir a los tribunales
porque el Gobierno no las reconoce
como refugiadas. Las respuestas
del Tribunal Supremo reafirman
la necesidad de protección de
las personas obligadas a huir por este
tipo de persecución.

El sistema de asilo español vive actualmente
un momento de profunda
transformación. En octubre de 2009
fue aprobada una nueva Ley de Asilo
que supone un retroceso general en
la protección de las personas refugiadas.
Con relación a la persecución
por motivos de género, si bien
la recoge expresamente como motivo
de persecución para el reconocimiento
del estatuto de persona refugiada,
lo que supone un gran avance
legislativo, la condiciona a las circunstancias
imperantes en el país de
origen, es decir, no reconoce en plenitud
esta persecución. Esto podría
suponer una traba importante para
proteger a quienes sufren persecución
de agentes no estatales, ligada
al entorno familiar o la comunidad
de pertenencia, o desapercibida en
contextos de violencia generalizada.

En muchos países, prácticas castigadas
por el Código Penal siguen siendo
habituales entre la sociedad civil,
como puede ser el caso de la mutilación
genital femenina en Nigeria,
que, aun estando penada, afecta al
60% de las mujeres.
Desde CEAR Euskadi esperamos,
no sin cautela, que este obstáculo
sea superado a través de una aplicación
de la Ley de Asilo por parte del
Estado español que facilite un ejercicio
efectivo de este derecho fundamental,
y no tan sólo una declaración
de buenas intenciones.

* I.C., es responsable de Incidencia y
Participación Social de CEAR Euskadi.

LAS CIFRAS EN
EL MUNDO

70% de las mujeres víctimas
de asesinato mueren a manos de sus cónyuges
o compañeros.

80 países del mundo consideran
ilegal la homosexualidad.
En cinco países se
castiga con la muerte.

60 millones de niñas faltan
en el mundo debido
al aborto selectivo en función
del sexo o el cuidado
deficiente por discriminación.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto