MOVIMIENTOS SOCIALES // 30 AÑOS DE APOYO
Solidaridad activa en todas las provincias españolas

Muy poco tiempo después del abandono al pueblo
saharaui que supusieron los Acuerdos de Madrid,
comenzó su apoyo social con las Vacaciones en Paz.

10/12/09 · 0:52
Edición impresa

El 1 de diciembre se inauguraban
en Barcelona y Madrid sendas exposiciones
sobre los movimientos
vecinales que reflejan sus 40 años
de actividad. En alguna de estas fotografías
se podrá reconocer la
imagen de algún líder que cambió
a los movimientos sociales por los
aparatos del PSOE. Una historia de
abandono que también sienten en
su lucha las organizaciones en apoyo
al pueblo saharaui. Hasta la trigésima
edición han llegado ya las
Vacaciones en Paz y amargamente
lo han celebrado en Sevilla. Una
iniciativa que permite que miles de
niños saharauis de los campamentos
de refugiados pasen los meses
de julio y agosto en el Estado español.

Familias de Andalucía, Castilla-
La Mancha, Catalunya o Canarias,
entre otras, los acogen. Los
pequeños no sólo evitan el periodo
de más calor en el desierto, sino
que se benefician de un programa
sanitario organizado por las
Comunidades Autónomas. Tampoco
han cesado las campañas de
recogida de alimentos en favor del
Sáhara. Organizadas por las asociaciones
de solidaridad con el
pueblo saharaui desperdigadas a
lo largo de todo el Estado, miles y
miles de kilos de comida no perecedera
son enviados a los campamentos
de refugiados.

Capacidad asociativa

Una de las claves para entender el
apoyo que en el Estado español se
brinda al Sáhara es la capacidad
asociativa de los saharauis y la
presencia de estos grupos de apoyo.
Omar Abed Jali, miembro de
la Asociación Canaria de Solidaridad
con el Puebo Saharaui
, explica
las circunstancias. “Hemos
conseguido que prácticamente en
cada una de las 52 provincias de
España se haya fundado una asociación
de apoyo”, afirma. Estas
asociaciones se agrupan en torno
a la Coordinadora Estatal de
Asociaciones de Solidaridad con
el Sáhara (CEAS-Sáhara)
.

A pesar del olvido, nuevas iniciativas
no han dejado de surgir
en los últimos años. Por ejemplo,
La Columna de los Mil, en torno a
la Semana Santa cristiana, cuando
miles de personas acuden hasta
las inmediaciones del muro más
cercano a los campamentos de
Argelia. Su objetivo es denunciar
la falta de derechos de los exiliados
y exigir la expulsión de las tropas
marroquíes del territorio ocupado.
En su última edición uno de
los manifestantes perdió un pie al
pisar una mina antipersona.

En realidad los actos de apoyo
al pueblo saharaui son incontables.
Desde exposiciones fotográficas
o filatélicas, hasta proyectos
de construcción de centros médicos
en el desierto. O la clásica manifestación
estatal en torno al 14
de noviembre en Madrid, fecha
del aniversario de los Acuerdos
de Madrid, y que este año coincidía
con la denegación de entrada
de Aminetu Haidar a El Aaiún .
Salem Kaid, antiguo miembro
presidencial del Consejo Mundial
de la Paz y tío de Aminetu Haidar,
señala la importancia de visualizar
el problema, no sólo en el aspecto
humanitario sino también
en el político. “El pueblo saharaui
cuenta con un aliado en la sociedad
civil española, pero la única
solidaridad que puede llevar a
una solución en el conflicto del
Sáhara es la solidaridad política”,
señaló Said. El tío de Haidar también
avisa de lo siguiente: “El
Frente Polisario ha aceptado su
parte en el plan de arreglo de la
ONU, pero Marruecos incumple
los acuerdos. De no dar salida a
esta vía pacífica, existe la posibilidad
de que se encuentre otra salida”,
advierte Kaid.

Una reacción justificada

La huelga de hambre de Haidar
ha demostrado la capacidad de
movilización en defensa de la
causa saharui. Por el aeropuerto
de Lanzarote han pasado decenas
de activistas, se ha creado
una plataforma en su apoyo que
ha facilitado su presencia mediática
desde el primer día. Esto se
ha traducido en manifestaciones,
conciertos, recogidas de firmas,
huelgas de hambre temporales o
encierros simbólicos, como los
vividos en una haima en la Plaza
de España de Madrid.

Tags relacionados: Madrid Número 115
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto