TRABENSOL
Residencia de personas mayores activas

Trabensol, una cooperativa
de “personas mayores pero
activas” que han decido irse a
vivir colectivamente a un pueblo
de 600 habitantes en la sierra de
Madrid, ha recibido el mayor crédito
hipotecario de Fiare hasta la
fecha: tres millones de euros. Lo
quieren para la construcción de
un centro de personas mayores.

02/07/12 · 10:26
Edición impresa
JPG - 63 KB
05_Trabensol

El proyecto. Se trata de una residencia muy
singular que albergará 52 apartamentos
para dos personas que
comparten espacios comunes para
la convivencia y los cuidados:
cocina industrial, biblioteca, enfermería,
lavadora, etc. “No es
sólo un centro para dormir sino
para mantener multitud de actividades
como las que estamos haciendo
ahora. Sin estar viviendo
allí, nos dan la casa en octubre,
hay numerosos grupos: de jardinería,
de biblioteca, de asuntos sanitarios,
de economía”, nos explica
Manolo, uno de los socios que
participa en la comisión de economía
de Trabensol. En cada asamblea
plantean las necesidades que
van surgiendo. El contrato de personas
que les cuiden ha sido un
punto en las últimas asambleas.

LA FINANCIACIÓN. La construcción,
bioclimática y pensada para
la accesibilidad, tiene unos gastos
enormes. El crédito es para eso y
para atender a la necesidad de algunos
socios que no podían hacer
frente a los últimos pagos.
Mientras otros bancos les exigían
un compromiso económico personal,
Fiare les ha permitido un aval
conjunto. “Ha sido un proceso
muy rico, largo y difícil en algunos
casos”, admite Peru Sasia, el
presidente de Fiare. Como todos
los proyectos que reciben préstamo,
Trabensol ha estado sujeto a
una evaluación económico-financiera
y otra ético-social. Ésta última
ha sido realizada por parte de
una comisión de evaluación de la
la red social del territorio. No es
un proyecto especulativo “nadie
puede vender su apartamento,
cuando yo me marche o cuando
yo me muera, entra otro socio que
aportará la cantidad parecida a la
que había”, añade Manolo.

“Elegimos Fiare porque es una
cooperativa de crédito y nosotros
creemos que hay que construir
una sociedad basada en la cooperación.
Yo ya era socio de Fiare pero
ahora somos socios colectivos. Al
principio mucha gente no sabía
qué era Fiare pero vimos que grupos
mucho más pobres que nosotros
eran los que habían hecho
posible que existiera Fiare. Y si
hemos podido pedir un crédito es
porque más gente ha ido poniendo
en esa dirección. Ese fue un argumento
muy importante en el
debate”, explica este veterano cooperativista.

LAS PERSONAS. “Somos gente
con bastante vida social. El que
no ha participado en una asociación
de vecinos, ha participado en
una asociación de padres. Somos
defensores de la cultura popular,
de lo público... Pero claro, al no
haber iniciativas públicas de este
tipo, hemos tenido que hacer frente
nosotros”, nos explica Manolo.
Para él, en un momento de crisis
económica, este tipo de iniciativas
cobran todavía más sentido,
aunque reconoce que ha sido una
apuesta cara. “Como somos viejos
necesitamos unas instalaciones
más completas y adecuadas. La
pareja ha pagado 142.000 euros,
una fórmula cara. Tampoco teníamos
experiencia y no sabíamos
cómo hacerlo. Otros compañeros
que van a hacer otra experiencia
por Tarancón (Cuenca) han buscado
fórmulas más sencillas. Al
abrir camino hay cosas que cuestan
más”.

Más en este número:

- [El ecosistema de las finanzas éticas->18870]
- [Guía básica de alternativas->18887]
- [El éxito de la campaña #CrowdfundPaRato->18888]

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

05_Trabensol
separador