ENTREVISTA A TASIO ERKIZIA, HISTÓRICO DIRIGENTE DE LA IZQUIERDA ABERTZALE
“No es justo ni lícito plantear el objetivo final en esta fase”

Uno de los fundadores de Herri Batasuna, Tasio Erkizia, cree que el anuncio de ETA es
un paso clave que deja la responsabilidad del proceso en manos del Estado español.

24/01/11 · 8:00
JPG - 37.6 KB
TASIO ERKIZIA.

DIAGONAL: El Gobierno apenas ha
hecho acuse de recibo del anuncio
del alto el fuego de ETA. Desde la
izquierda abertzale, ¿os sentís defraudados
con esa actitud o era lo
que esperabais?

TASIO ERKIZIA: En vista de la actitud
inmovilista y torpedeadora que
el Gobierno lleva en este proceso, no
nos ha extrañado, aunque entendemos
que es una gravísima responsabilidad
que un Gobierno que sabe
perfectamente la profundidad y el alcance
que tiene un manifiesto como
éste no sepa estar a la altura de las
circunstancias. Nosotros entendemos
que el Gobierno español ha usado
dos lenguajes:
uno interno, en el
que sabemos que ha hecho acuse de
recibo y conocen la profundidad del
planteamiento. Y ha hecho otra lectura
de cara al exterior que nos parece
irresponsable porque se hurta a la
opinión pública una lectura seria y
justa de la dimensión que tiene este
planteamiento. No puede tergiversarse
porque la población es suficientemente
inteligente, ni intentar aparentar
que no existe nada novedoso.

"Representantes del
Acuerdo de Gernika han
hecho matizaciones,
pero se considera que
es una declaración
muy válida"

Esa es la actitud del Gobierno español
en todo este año y medio: primero
negar que en la izquierda abertzale
haya capacidad política para hacer
un proceso de reflexión. Cuando se
enteraron por medios policiales de
que ese proceso estaba en marcha
detuvieron a Arnaldo [Otegui], a
Rafa [Díez Usabiaga], a Miren
[Zabaleta], etc., en un intento de torpedear
el proceso, y a continuación,
a los 15 días detuvieron a 36 jóvenes
que estaban trabajando en los pueblos
y en los barrios de Euskal
Herria. El gobierno hizo un análisis
muy simple:
si cortamos la cabeza y
anulamos los músculos, ese proceso
va a ser un fracaso. Pero aún así la
izquierda abertzale ha sido capaz de
hacer un debate amplio con más de
7.500 militantes, en más de 70 pueblos
de Euskal Herria, y hemos llegado
a unas conclusiones importantes
en un documento que es histórico
[Zutik Euskal Herria, aprobado en
marzo de 2010], en el que la izquierda
abertzale hace una reflexión de
todo su proceso histórico, llega a la
conclusión de que políticamente estamos
ganando pero también de que
para dar nuevos pasos necesitamos
un cambio de estrategia porque en
estos momentos el Estado español
está muy cómodo con la confrontación
armada.

Usando como excusa a
ETA el Estado está anulando todo el
movimiento independentista y por
tanto es necesario plantear una estrategia
que emplee únicamente vías
políticas
y democráticas como forma
de avanzar en nuestro proceso y de
obligar al Estado a que reconozca los
derechos de este pueblo, porque la
izquierda abertzale no quiere imponer
ningún modelo de sociedad, ni
quiere imponer ningún proyecto político,
sólo plantea que se dé la palabra
al pueblo y que sea el pueblo el
que decida en libertad absoluta.

JPG - 155.1 KB
Foto: Ekinklick.

D.: ¿El alto el fuego es el que se pedía
en Gernika o es necesario que ETA
profundice sobre éste?

T. E.: En la hoja de ruta aprobada en
Gernika y en el Acuerdo de Bruselas
había dos emplazamientos a esta organización
para que diera muestras
inequívocas de su planteamiento para
superar la confrontación armada.
Brian Currin, uno de los representantes
del acuerdo de Bruselas, ha
considerado totalmente satisfactoria
la respuesta de ETA
a ese llamamiento
para que los observadores internacionales
puedan comenzar a hacer
su trabajo. Por tanto, los observadores
entienden que es un paso muy
importante de la organización armada,
que posibilita que se haga un trabajo
de observación internacional y
que exige al Estado que dé los pasos
pertinentes.

Globalmente, la valoración
de la tregua que hacen los componentes
de Gernika es muy positiva.

Es cierto que algún representante
de ese foro ha hecho matices, pero
en lo básico, a dos días de la declaración
de ETA, la hoja de ruta de
Gernika considera que es una declaración
muy válida, que es un paso
importante. Entonces, no es lícito ni
justo plantear el objetivo final desde
esta fase. Evidentemente todavía no
hemos llegado al final de ese objetivo.
El Estado intenta hacer ver que la
responsabilidad sigue siendo de la
izquierda abertzale, cuando nosotros
estamos dando pasos
y hay otros sectores
que representan los intereses
del Estado que tienen una actitud inmovilista
y que constantemente estan
en el ‘no’. La izquierda abertzale
plantea un proceso de reflexión y se
responde con más detenciones; plantea
un documento de calado político
y hay más detenciones.., se sigue persiguiendo
a las ideas políticas.

El Estado está dando muestras de encontrarse
incómodo porque sabe que
en el terreno político les faltan razones.
Sabe que el proyecto que planteamos
es de mínimos, es perfectamente
democrático y está planteando que
el límite sea siempre la voluntad popular.
Nosotros aceptamos en todos
sus extremos el veredicto popular
,
pero se tiene que dejar que el pueblo
se exprese ante distintas alternativas
de futuro del país, no sólo en una
campaña electoral.

"Es una falta de
rigor plantear que en el
alto el fuego no se recoge
la unilateralidad, cuando
no se habla de
contrapartidas"

D.: ETA no ha usado en este caso los
términos ‘unilateral’ e ‘irreversible’,
que es algo que reclaman algunos de
los integrantes del acuerdo de
Gernika. ¿Qué importancia tiene esa
omisión?

T. E.: Rubalcaba comenzó diciendo
que en este documento ETA no hablaba
de que fuera un planteamiento
unilateral, pero es que el propio documento
es una declaración unilateral
.
La organización ha tomado la decisión
motu proprio y sin ninguna
contrapartida política, para favorecer
un proceso democrático. ¿Ha colaborado
el Gobierno de alguna manera
en este proceso? La respuesta
es no. Es una falta de rigor plantear
que no se recoge la unilateralidad,

cuando no se piden contrapartidas y
no se habla de que la declaración
surja de ninguna negociación. Lo que
planteó el Ministerio no es correcto y
hay partidos que a nuestro entender
han caído en ese juego.
Hay una novedad que da una profundidad
muy especial a este documento,
y es la verificabilidad de la tregua.

Cuando una organización armada
se pone en manos de un tercero se
demuestra el relieve de la decisión. El
Gobierno quiere quitarle importancia

porque quiere reducir el problema
de ETA a un problema antiterrorista
cuando el problema de ETA es
un problema político. Y el Estado español
sabe que el problema que tiene
que arreglar no es con ETA sino que
es un problema con Euskal Herria.
Es un problema de fondo que comienza
mucho antes que ETA y que
va a ir mucho más allá de ETA. Nos
parece muy importante que haya observadores
internacionales dispuestos
a hacer ese trabajo y que la organización
ETA diga que está dispuesta
a ser verificada.

La pregunta es si el
Estado español está dispuesto a actuar
con luz y taquígrafos, si está dispuesto
a que en las comisarías no haya
más torturas y a dejar que se puedan
grabar todos los interrogatorios;
Quien no acepta que eso tiene un carácter
histórico no está mirando con
objetividad el momento. Son momentos
de gran responsabilidad, y es importante
reconocer también al contrario
los pasos que está dando.

Uniendo con lo anterior, la irreversibilidad
tiene mucho que ver con lo
verificable. A nadie se le puede escapar
que una organización que acepta
ser observada por representantes internacionales
está planteando un paso
muy importante. De todas maneras
creemos que la irreversibilidad
del proceso depende de todos los
agentes políticos y sociales, y que ésa
es precisamente la responsabilidad
que tenemos, desde el Estado a todo
el resto de los partidos. Ahí sí que la
izquierda abertzale lo dice públicamente:
nuestra apuesta por los caminos
políticos es irreversible y no está
sometida a circunstancias políticas
determinadas. Es una decisión estratégica
tomada por nuestras bases y
nuestra militancia, y nos debemos a
ella.

"La pregunta es si
el Estado español está
dispuesto a actuar con
luz y taquígrafos. Si
está dispuesto a que no
haya torturas"

D.: ¿Qué papel le corresponde asumir
al PNV en este proceso?

T. E.: Nos parece importante resaltar
que la iniciativa de ETA pone la pelota
en el tejado del Estado español, pero
también en el de la sociedad vasca.
Nosotros no queremos responsabilizar
al Estado español de toda la
carga que supone llevar un proceso
democrático. Creemos que sería un
error pensar que esto se va a solucionar
en una mesa de negociación
entre sabihondos o entre representantes
de altura política. Estamos
convencidos de que el Estado se va a
mover por presión popular. Dentro
de eso, cuando hablamos de activar
a la sociedad vasca hablamos de activar
el máximo de partidos políticos,
y en ese sentido el PNV tiene
una responsabilidad muy especial

por su peso electoral y porque en estos
momentos el PSOE depende
prácticamente de ellos para seguir
gobernando en el Estado español, y
por tanto el PNV está en una situación
de privilegio para presionar al
Gobierno para que cambie de actitud.

Hasta ahora este partido está jugando
un papel decepcionante. Pero
seguimos convencidos de que este
partido tiene que cambiar de actitud;
tiene que tomar una actitud más responsable
para con la sociedad vasca
y menos seguidista para los intereses
del PSOE. El futuro del PNV pasa
en gran medida por el papel que
pueda cumplir en un proceso tan
clave como el actual. Ahora mismo,
el PNV está mirando a muy corto
plazo, lo que nos parece un error, y
hacemos una llamada para que no
desperdicie esta oportunidad.


Elecciones
en mayo

D.: ¿Qué importancia tienen las
elecciones de mayo en este proceso?

T.E.: Las próximas municipales y
forales son muy importantes porque
siempre nos hemos sentido
mucho más cómodos a nivel
municipal
, a ras del pueblo, que
en otras instancias. Dicho esto,
nosotros tenemos que decir que
todo nuestro proceso no está
planteado en función de unas
elecciones. Aunque el PP insiste
con ese argumento, a nosotros
ésa nos parece una lectura partidista,
superficial y frívola del proceso.
Estamos seguros de que
vamos a estar en las próximas
elecciones
porque es de justicia y
porque sería un error del Estado.
Ciertamente nos haría daño,
pero, de cara el futuro, la falta de
credibilidad del Estado en Euskadi
sería más importante.

Artículo relacionado:

- [El escepticismo y la esperanza marcan el alto el fuego anunciado por ETA->13349]

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto