PIENSO CONTAMINADO // DENUNCIAS DESOÍDAS
La Generalitat impide el debate

En Catalunya, segundo territorio con más cultivos
transgénicos, dos variedades antiguas de maíz se han
perdido y apenas queda cultivo ecológico.

29/04/09 · 22:00
Edición impresa

Texto Albert Ferré

Catalunya es después de Aragón laComunidad con más superficie detransgénicos del Estado español.Su cultivo se inició en 1998 con1.700 hectáreas (ha). En 2008 seplantaron alrededor de 25.000 hade maíz transgénico de la variedadMON-810, cerca del 50% de todo elmaíz cultivado. Además existen decenasde campos de experimentacióny miles de toneladas de sojatransgénica llegan anualmente a lospuertos de Barcelona y Tarragonapara la fabricación de pienso.

 

El Gobierno de la Generalitat ha
mantenido una posición idéntica a
la del Estado, colaborando estrechamente
con las multinacionales
biotecnológicas con el fin de imponer
silenciosamente los transgénicos
a la población; tratando de impedir
el debate público, negando y
ocultando el fenómeno de la contaminación
genética e incumpliendo
sistemáticamente la normativa europea
en relación a los protocolos
de autorización y bioseguridad.
Negando, también, las evidencias
científicas recientes que demuestran
que los transgénicos son tóxicos
y que afectan a la salud y el medioambiente.

Además, reconocen
sólo los estudios de Monsanto y
Syngenta y las declaraciones protransgénicas
de la Comisión Europea
y la Agencia Europea de Seguridad
Alimentaria (EFSA).

Desde 2003, se han denunciando
numerosos casos de contaminación
por ADN transgénico en cultivos de
maíz ecológico y en el convencional
e, incluso, se han registrado contaminaciones
de maíz y soja transgénica
en el pienso utilizado en ganadería
ecológica. Una situación que ha
provocado la pérdida irreparable de,
al menos, dos variedades antiguas
de maíz y la práctica desaparición
del cultivo de maíz ecológico (se ha
pasado de cien toneladas en 2004 a
apenas cinco en 2008).

La campaña Som lo que sembrem,
impulsada el año pasado por la
Assemblea Pagesa y otros colectivos
antitransgénicos, trata de exigir a través
de la Iniciativa Legislativa Popular
una Catalunya sin transgénicos.
El Parlament catalán tomará
una decisión (seguramente negativa)
en breve. Esta campaña ha permitido
una gran difusión de los impactos
de los transgénicos y ha recogido
más de cien mil firmas.

Tags relacionados: Contaminación Ecología
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador