MARRUECOS
El Gobierno vende el país a los empresarios del sector turístico

Con el beneplácito de Mohamed VI, Marruecos se ha convertido en uno de los nuevos destinos de sol y playa. Las ofertas ya están en el papel y pasar una semana en “la perla azul del Mediterráneo” cuesta 325 euros, eso sí, con las ventajas del todo incluido, un paquete que esconde violaciones de derechos laborales y medioambientales.

, Redacción
13/07/10 · 6:40
Edición impresa

“Existen exenciones fiscales
para las empresas que se
ubiquen en Marruecos y el
coste laboral es entre un 8 y
un 15 % menor que en la
UE”. Éste es el reclamo de
 Salahdine Mezouar, ministro
de Economía marroquí,
que, a finales de junio, vendía
las mieles de un territorio
‘sin explotar’ abierto de
par en par a las empresas
del Estado español. Estas
declaraciones se enmarcan
en la política iniciada por
Mohamed VI. “Lo que hace
este rey es priorizar el turismo
de masas con el Plan
Visión 2010 y el plan Azur”
,
afirma Rodrigo Fdez.
Miranda, coautor del libro
Políticas públicas, beneficios
privados
.

Estos planes
promueven el turismo ‘puro
y duro’ y una serie de acuerdos
bilaterales que abren
distintos sectores, como el
transporte local a países de
la Unión Europea. “Un ejemplo
de connivencia de
poderes públicos y privados
con el amparo de organismos
internacionales”, sentencia
Miranda. En ésta línea
está el supercomplejo
turístico ubicado en la pequeña
localidad de Saïdia,
al noroeste del país, junto a
la frontera con Argelia. Este
proyecto supuso una inversión
inicial de 4.500 millones
de euros. Con más de
700 hectáreas y seis kilómetros
de costa, el complejo alberga
tres campos de golf,
nueve hoteles de lujo (de
grupos como Barceló), parques,
restaurantes, centros
comerciales, un helipuerto
 y un puerto deportivo, entre
otros lujos. La construcción
iniciada por Fadesa en 2005
fue retomada por el empresario
Fernando Martín Álvarez
tras la creación de
Martinsa-Fadesa.

Hasta la fecha las críticas
por parte de distintos grupos
ecologistas como la
Ecoplataforma Norte de
Marruecos han sido desoídas.
Según esta red, Martinsa-
Fadesa ha destruido
a golpe de bulldozer miles
de variedades autóctonas
de la zona, como un bosque
de enebro rojo, dunas y especies
protegidas como la
tortuga griega, reptiles o
aves migratorias. Eso sin
contar con que la población
local se verá privada del acceso
a la playa.
La plataforma
de ecologistas denuncia
además que el riego de
los tres campos de golf
amenaza el abastecimiento
de agua y el caudal del río
 Muluya, cuya desembocadura
representa uno de los
humedales más importantes
del Magreb.

artículos relacionados:

- [Las multinacionales hoteleras acumulan denuncias por explotación laboral y ambiental->11423]
- [Cancún y la Riviera Maya, el paraíso de la explotación->11428]
- [Entrevista: «El desarrollo turístico en países del Sur provoca menos desarrollo humano»->11429]
- [Mueren los bosques salados->11427]
- [Cemento olímpico->11426]

Tags relacionados: Número 130
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto