EL PARLAMENTO EUROPEO Y EL TRATADO ANTIFALSIFICACIÓN INTENSIFICAN SUS INTENTOS DE CONTROLAR LA RED
Los desafíos a internet en 2011

Después de paralizar la ley Sinde o garantizar que Wikileaks no desapareciera de la red, la comunidad de ciberactivistas encara un año lleno de retos por mantener derechos sociales en la red. Y lejos de ella, también.

10/01/11 · 8:15
Edición impresa
JPG - 181.7 KB
Ilustración: María Calzadilla

Nadie disimulaba su euforia. En la
noche del 21 de diciembre, los internautas
que se habían movilizado
contra la ley Sinde inundaban los foros
con sus comentarios
. Pocas veces
la movilización en la red había
tenido tanta repercusión mediática.

Atrás quedaban los ataques a las
webs de quienes apoyaban inicialmente
la medida: cayeron las de PP,
CiU y PNV, cayó incluso la web de
IU, que se oponía al proyecto y, paradójicamente,
un buen cortafuegos,
un buen sistema operativo y un buen
servidor salvaron la web del PSOE,
el grupo que promovía la Ley
; también
quedaban atrás los fundidos a
negro de algunas de las principales
webs de descargas; las recogidas de
firmas; la elevación a los altares de
Twitter de los hashtags [etiquetas]
que hilaban el debate sobre la ley...

Lo más importante de esta experiencia
es la evolución a acciones
descabezadas
, la creación de virus
informativos que han promovido la
participación de la ciudadanía, las
herramientas proporcionadas para
que cada cual participara con sus
propios mensajes”, explica Isaac
Hacksimov, portavoz anónimo de la
red de Hacktivistas. Según la periodista
y bloguera cubana Maite López
Pino, “la sedimentación del nuevo
proceso comunicativo multidireccional
en el que emisores y receptores
intercambian y mezclan sus roles es
el protagonista de la madurez de los
internautas”.

En internet, la sociedad estaba movilizada
desde hacía semanas en defensa
de Wikileaks. ¿Puede haber algo
más jugoso para un internauta
que tener a su disposición 251.287
cables diplomáticos secretos? La filtración
satisfacía una reivindicación
histórica de la comunidad cibernética:
la transparencia
. Que semejante
filtración, además, ponga en entredicho
las artes del periodismo corporativo
era otro caramelo que no se podía
despreciar. De nuevo la red tuvo
que movilizarse para defenderse de
los ataques del poder ortodoxo. Las
zancadillas llegaron pronto: Paypal,
Visa, Mastercard, Amazon o Swiss
Postal pusieron, cada una, su palo en
la rueda de Wikileaks.

Una vez más, una acción obtuvo
su reacción. Los internautas se movilizaron
y volvieron a actuar de manera
coordinada bajo la etiqueta Anonymous
para vengar a Wikileaks

durante la Operación Payback, que
saturó hasta inutilizarlas las webs de
Amazon o Mastercard. Después se
intentó llevar a cabo la Operación
Paperstorm, inundar las principales
ciudades con folletos en defensa de
la libertad de expresión.

La ley Sinde y Wikileaks

En una rocambolesca jugarreta del
destino, el cabreo contra la ley Sinde
y el enfado contra los ataques a Wikileaks
se fundieron al saberse, gracias
a varios cables, que EE UU ejecutó
un detallado plan de reuniones
y presiones para forzar al Gobierno
de Zapatero a aprobar una ley antidescargas
.

Para colmo, la propia ministra
González-Sinde pidió ayuda a
la Embajada estadounidense para
que coaccionase a otros grupos políticos,
sin los cuales la norma no podía
salir adelante (PP, CiU y PNV).
Y la euforia se enfrió al conocer la
intención del Gobierno de volver a
aprobar una ley similar a su paso por
el Senado. Este es uno de los retos
que aguardan a los internautas para
2011. Para Víctor Domingo, presidente
de la Asociación de Internautas,
“2011 empieza con la misma
preocupación con la que ha terminado
2010: existe un déficit democrático
que sólo se subsana cuando se
moviliza la sociedad civil”. De momento,
parece que la nueva ley albergará
algunas de las reivindicaciones
de la red
, como un mayor respeto
a las garantías procesales y la no
creación de organismos extrajudiciales
con capacidad punitiva.

Tras tres meses de funcionamiento
de la Ley Hadopi en Francia, cien
mil personas ya han recibido el primer
correo electrónico de “recomendación”
para que dejen de descargar
contenidos con copyright
. Con el
nuevo año, se prevén las primeras
notificaciones a los reincidentes, que
podrían llegar a suponer la desconexión
de los supuestos infractores.

Artículos relacionados:

- Entrevista a Isaac Hacksimov, portavoz de Hacktivistas: [«Ya tenemos un manual de cómo saltarse la ley Sinde»->13203]
- [La red en mano de los intereses financieros->13202]

Tags relacionados: ley sinde
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Ilustración: María Calzadilla
Ilustración: María Calzadilla
separador