ELECCIONES EUROPEAS // SE ESTIMA QUE SERÁN LOS COMICIOS CON MENOS PARTICIPACIÓN DESDE LA PRIMERA VOTACIÓN EN 1
Democracia decorativa a la europea

DIAGONAL analiza el funcionamiento
de la Eurocámara y la influencia que grupos de
poder y lobbies ejercen sobre diputados y agrupaciones
políticas en ella representadas.

27/05/09 · 20:19
Edición impresa

Durante la última legislatura, las sedes
europeas han albergado un
buen número de exposiciones. La
más sonada fue una en la que cada
país aparecía representado por un
tópico: una pelota de fútbol simbolizaba
a los italianos, una tableta de
chocolate a los belgas, una gran
plasta de hormigón definía a España.
En el Parlamento Europeo
(PE), dos exhibiciones más han reforzado
la imagen de este país ante
sus 26 socios: una sobre el Real
Madrid y otra a mayor gloria de la
tauromaquia. Aparte de esas dos
significativas muestras, el papel del
Estado español en Bruselas ha sido
puesto en entredicho con motivo del
Informe Auken, precisamente a
cuenta de la construcción, y también
merced a la Directiva de tiempo de
trabajo, ya que éste es uno de los pocos
países europeos en los que las
excepciones u Opt out legalizan jornadas
semanales de hasta 72 horas.

Al margen de esos episodios, el
ciclo termina con una constatación,
y es que el efecto del “Ya somos europeos”
parece haberse diluido: el
propio presidente de la Comisión
Europea (CE), José Manuel Durão
Barroso, al mostrar su preocupación
por los bajos índices de participación
en las elecciones, se lamentó
de que “hasta España, uno
de los Estados miembros más ‘euroentusiastas’,
parece haber perdido
su favor electoral”.

El analista político Gustavo Búster
considera que el divorcio entre
las élites que dirigen la UE y la ciudadanía
“responde al déficit democrático
en el que se asienta el actual
proceso de construcción europea y
su estructura institucional”. En el
mismo sentido, Attac denuncia que
la representatividad del Parlamento
cede el papel predominante “a otras
instancias europeas que imponen
sus criterios, generalmente de manera
opaca”, instancias no electas
como la Comisión, el Consejo Europeo
o el Banco Central.

Lo que diga la Comisión

El organismo que preside Durão
Barroso, miembro del Partido Popular
europeo, se arroga las principales
competencias. Ése es el parecer de
los promotores de la campaña “UE
pa’qué, pa’quién”, que subrayan el
hecho de que el Consejo Europeo y
la Comisión “mantienen la mayoría
del poder legislativo y ejecutivo,
mientras que el Parlamento sigue
cumpliendo un papel subalterno”.
En esta línea, Antonio Carretero,
secretario de Acción Social de CGT,
considera que “la toma real de decisiones
no es cosa del Parlamento, sino
de las instituciones diseñadas específicamente
para dirimir las diferencias
entre lobbies y bloques políticos
dominantes: la Comisión, el
Banco Central e incluso los tribunales
de justicia de la UE tienen más
capacidad real de incidir en las políticas
que el Parlamento Europeo, reducido
a mero órgano consultivo, informativo
y de ratificación de lo pactado
en las otras instancias”. Erika
González, de OMAL-Paz con Dignidad,
incide en que el Parlamento
cumple sólo un papel de “maquillaje
democrático”, mientras que la Comisión
se ocupa de imponer los intereses
comerciales europeos, reconocidos
como fundamento de la UE en
el Tratado de Lisboa. De este modo,
la Comisión, “muy alejada de la población”,
como denuncia González,
es la encargada de defender las políticas
de la UE como bloque comercial
en las rondas de negociación de
acuerdos de libre comercio como el
que está a punto de ser rubricado con
países de Centroamérica y el Caribe.

Desde Attac, sin embargo, se defiende
que la Eurocámara ha servido
al menos para “limitar algunos retrocesos
sociales” en el caso de la Directiva
de servicios (conocida como
Directiva Bolkestein), y “oponerse a
la Directiva portuaria”. No obstante,
desde este grupo se reconoce el escaso
poder decisorio del Parlamento,
toda vez que esta cámara tiene competencias
compartidas con el Consejo
para la aprobación de reglamentos
y directivas, algo que, de hecho,
impide que la Eurocámara promulgue
leyes. En lugar de eso, el Parlamento
dota a los Estados miembros
de Métodos Abiertos de Coordinación,
considerados “leyes blandas”,
que marcan las estrategias a los
parlamentos nacionales.
Erika González recuerda que casi
todas las Directivas aprobadas por
el Parlamento “han promovido la
privatización de servicios públicos,
generando ciudadanías de primera
y segunda clase”. Para Carretero, esperar
que un grupo de “políticos profesionales”
vaya a mejorar las condiciones
de las clases trabajadoras “no
sólo es una ilusión, sino una causa
cómplice en la creciente pérdida de
derechos laborales, sociales e incluso
civiles, como se demuestra en el
tratamiento discriminador y represivo
de la UE para con las poblaciones
migrantes”. Asimismo, desde la
campaña “UE pa’qué, pa’quién” se
denuncia que las competencias comunitarias
otorgan una coartada a
los gobiernos locales que de esta forma
“podrán culpar a instancias superiores
‘inalcanzables’ de los desarrollos
legislativos claramente contrarios
al bienestar ciudadano”.

El poder de Lisboa

Vaclav Klaus, presidente de República
Checa, señaló en una intervención
en la Eurocámara que el Tratado
de Lisboa profundizará en
“una alienación todavía más grande
en las instituciones” y aumentará la
distancia “no sólo geográfica” entre
los ciudadanos europeos y los políticos
de Bruselas y Estrasburgo.
Pero Klaus, a pesar de ser un pope
del neoliberalismo, es considerado
uno de aquellos euroescépticos que,
según Durão Barroso y el presidente
de la Eurocámara, Hans-Gert Pöttering,
se harán fuertes en el Parlamento
–junto a “los extremistas”– si
la participación en los próximos comicios
es escasa. Y es que, pese a la
llamada de los presidentes, el barómetro
europeo muestra que la intención
de voto actual es la menor
desde que se elige el Parlamento.
No obstante, si se aprueba el citado
tratado, algo que depende de
Irlanda y de la propia República
Checa, aumentarán sustancialmente
las políticas que quedarán sometidas
a codecisión. El texto aumentará
las competencias de un Parlamento
que, por número de votos,
representa a cada vez menos ciudadanos
europeos. Según el eurobarómetro
publicado por la cámara
el 27 de marzo, el 53% de los encuestados
se declaraba no interesados
por los comicios y el 47% de los ciudadanos
no sabía o creía que los diputados
no son elegidos por sufragio
universal. Mientras tanto, la
Eurocámara sigue haciendo esfuerzos
por recortar la distancia que les
separa de la población. En los próximos
días, una exposición sobre Volvo
distraerá a los visitantes que se
acerquen a la sede de Bruselas.


LAS ‘GRANDES DECISIONES’ DEL PARLAMENTO EUROPEO


Comercio

En las Disposiciones generales
relativas a la acción exterior de
la Unión, el Tratado de Lisboa
explica que la UE aboga por “la
supresión progresiva de los
obstáculos al comercio internacional”.
El objetivo, paralizadas
las rondas de negociaciones en
la OMC, es avanzar en tratados
de libre comercio bilaterales.


Agricultura

La Política Agraria Común
supone el 43% del presupuesto
de la Unión, aproximadamente
55.000 millones
de euros. En 2008, entre el
5% y el 10% de ese presupuesto
fue a parar a millonarios
como la reina de Inglaterra
y las familias Martínez de
Irujo o Fitz-James Stuart.


Fronteras

La Directiva de Retorno, aprobada
en 2008, estableció cláusulas
que, como denunciaron diversos
organismos y grupos, vulneran los
derechos humanos de las personas
migrantes. Esta Directiva ha
marcado la línea que han seguido
los Gobiernos de la Unión a la
hora de redactar y modificar sus
Leyes de Extranjería.


Copyright

La defensa de los derechos de
autor es una de sus grandes premisas
en los últimos años. En
abril, el pleno abogaba por
ampliar la protección de los derechos
de las grabaciones musicales
hasta 70 años. También, en
octubre de 2008 se aprobaron
las “enmiendas Harbour”, pese a
la oposición de los internautas.


Emisiones C02

En diciembre de 2008 la cámara
aprobaba un plan para combatir
el calentamiento global, en
2020 se debe reducir un 20% la
emisión de CO2. Pero el Parlamento,
a cambio, deja abierta la
posibilidad de compra de derechos
de emisiones a terceros, y
se debate la vuelta a la energía
nuclear como freno al CO2.

También es este especial Parlamento Europeo:

[15.000 lobbistas para cerca de 700 diputados->8119]

[El Parlamento Europeo: sin sentido social ni democrático. Por XAVIER PEDROL->8120]

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador