MADRID: EL AYUNTAMIENTO ANUNCIA MÁS RECORTES
7.100 millones de deuda y sin Juegos Olímpicos

La tasa de basuras o las subidas del Impuesto sobre Bienes Inmuebles apenas dan un poco de aire al Ayuntamiento de Madrid, que reclama refinanciar su
deuda para solventar sus problemas de liquidez.

- Madrid: de la deuda a un presupuesto de recortes

13/12/10 · 7:10
Edición impresa

Si se hubiesen cumplido los deseos del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, las próximas elecciones
municipales habrían sido la última
escala antes de los Juegos Olímpicos.
Pero la ciudad que se planteó para
2011 no se parece a la que le tocará
gestionar en 2011. Los juegos se harán
en Londres y no hay modo de refinanciar
la deuda
, que se mantiene
en 7.100 millones de euros.

Los retrasos en los pagos a proveedores,
que en Madrid casi se han
duplicado en dos años, han puesto
en aprietos al Gobierno municipal.

El 12 de octubre, durante el desfile
de las Fuerzas Armadas, el alcalde
escenificó su enfado con el presidente
del Gobierno. El “zapaterazo” de
mayo ha cortado el grifo
de la refinanciación
de la deuda a aquellos
municipios que superasen un límite
de endeudamiento. La deuda de
Madrid le ha impedido hasta ahora
pedir créditos al ritmo con que financió
el soterramiento de la M-30.

La venta de edificios públicos de entidad,
una idea que sugirió Esperanza
Aguirre a Gallardón
, es una opción
que frena la Ley de Haciendas
Locales, aunque sí se venden pequeñas
fincas, como la situada en la corredera
Baja de San Pablo, de 711
m2, o la subasta de pisos públicos a
empresas privadas llevada a cabo
por el Instituto Municipal de la
Vivienda. Las otras vías de financiación
vienen principalmente por la vía
impositiva: la tasa de basuras y el
Impuesto sobre Bienes Inmuebles,
que ha subido un 200% durante el
mandato de Gallardón.

Y Madrid se hizo global

Según la oficina del alcalde, el problema
es únicamente la falta de liquidez,
no la deuda en sí. El principal
argumento de la administración municipal
es la pujanza económica de
Madrid
: según la consultora Pricewaterhouse
Coopers el PIB de la ciudad
crecerá a una media anual de
1,8% hasta 2025. Desde la llegada de
Gallardón a los órganos de Gobierno
madrileños el turismo ha aumentado
de forma espectacular: en los últimos
diez años la llegada de viajeros a la
capital ha crecido un 213%. Vinculada
a la llegada de extranjeros a la capital
ha estado lo que el grupo de estudios
Observatorio Metropolitano
llama la “inserción de la ciudad en la
economía global” llevada a cabo durante
las etapas de Gallardón en la
Comunidad y el cabildo. Una inserción
caracterizada, entre otros aspectos,
por la subordinación de las
principales partidas de gasto público
a los intereses de lo que el Observatorio
Metropolitano define como
la “oligarquía corporativa”.

Esto se ha traducido, durante el mandato de
Gallardón, en una política basada en
la privatización de servicios públicos
:
según la oposición socialista la
externalización de servicios, que en
2002 dejaba 485 millones de euros
para gestión de las empresas, hoy
mueve más de 1.500 millones.

Igual de vertiginoso ha sido el crecimiento
de cargos de confianza del
consistorio: hoy cuestan a los madrileños
un 390% más de lo que costaban
antes de la llegada de Gallardón
a la plaza de la Villa. En los presupuestos
para 2011 el equipo del alcalde
ha contemplado una ligera rebaja
del monto de estos cargos, si
bien también se ha previsto la amortización
(es decir, la eliminación) de
cerca de 3.000 puestos de trabajo y la
práctica congelación de la oferta pública
de empleo
. A esto se sumará la
inminente reforma de las categorías
laborales de la plantilla municipal,
algo que “huele a recortes”, según
denuncian los sindicatos.

Los proyectos fastuosos
se salvan del recorte

3.000 euros cada día es lo que la población
de Madrid gastará en el mantenimiento
y la limpieza del Palacio
de Comunicaciones en Cibeles, nueva
sede del Ayuntamiento de Madrid
y la cara representativa de la ciudad
planteada por Ruiz Gallardón. Cuando
se concluya oficialmente la remodelación
del complejo, a finales de
marzo de 2011, la nueva sede del
Ayuntamiento de Madrid habrá costado
no menos de 400 millones
de
euros en los conceptos de adquisición
y rehabilitación del inmueble.

Esta cifra es un poco más alta de lo
que ha costado la Caja Mágica, 294
millones de euros (más del doble de
lo presupuestado inicialmente) y de
Madrid Río, otro de los emblemas del
Madrid post-corazonada de Gallardón
;
un proyecto que pretende integrar
el cauce del Manzanares en la
ciudad, y que costará, en su primera
fase, cerca de 400 millones de euros.

Aunque el palacio de la Cibeles y Madrid Río, junto a la remodelación
del Matadero, se han escapado del
recorte de Gallardón, éste ha afectado
especialmente a las áreas de
Obras y Urbanismo y Vivienda. Desde
la Federación Regional de Asociaciones
de Vecinos (FRAVM) critican
estas operaciones, “fastuosas y coloridas”,
que “repercuten poco” en las
necesidades de la mayoría de los ciudadanos
y recuerdan que hay demandas
históricas de los barrios, mucho
menos costosas que esos proyectos
,
que siguen sin ver la luz en distritos
sin bibliotecas municipales, como
el de Hortaleza; barrios sin
centros culturales como Manoteras;
o sin piscinas municipal en verano,
como Ciudad Lineal.

Antonio Sánchez,
secretario del Ayuntamiento
de instalaciones deportivas, también
critica las costosas inversiones derivadas
del frustrado proyecto olímpico
e incide en que la privatización de
polideportivos e instalaciones ha derivado
en un triple perjuicio para la
ciudadanía: económico, de calidad
de servicio y de pérdida de patrimonio
municipal
. El polideportivo de
Chamartín es el último ejemplo de la
privatización de centros deportivos;
el resultado es que se perderán 57
empleos fijos.

La deuda ensucia los
barrios del sur y del este

Las deudas del Ayuntamiento de
Madrid con las empresas concesionarias
del servicio municipal de limpieza
han sido uno de los principales
escollos con que se ha topado la delegada
de Medio Ambiente
de la ciudad,
Ana Botella, desde que asumiera
esta área tras las elecciones de
2007.

La implantación de una tasa de
basuras en la ciudad, cuyo importe
oscila entre ocho y 190 euros, no ha
sido suficiente para mantener la regularidad
del servicio. Como apuntan
desde la FRAVM, la tasa, cuya legalidad
ha sido refrendada por el
Tribunal Superior de Justicia de Madrid
el 30 de noviembre, se impuso
sin negociaciones previas con partidos,
sindicatos ni otros actores sociales
y su origen es el citado problema
de liquidez. Las asociaciones de vecinos
basaron su campaña en explicar
que la tasa de basuras no iba a repercutir
en un mejor servicio
, algo que
para Paco Caño, de la FRAVM, ha
quedado demostrado en 2010. En las
previsiones para 2011, el ayuntamiento
espera recaudar más de 144
millones de euros gracias a la tasa de
basuras, a pesar de que se reduce un
9% el presupuesto con respecto a
2010 y de que más familias quedarán
exentas de pagarla.

A día de hoy, el Ayuntamiento no
ha pagado a las principales concesionarias
del servicio de limpieza desde
el comienzo de 2010, y estos retrasos
han acarreado un incremento de entre
4,2 (según el Ayuntamiento), y 30
millones, según la Asociación de empresas
de limpieza pública (Aselip),
del importe a pagar en concepto de
intereses de demora. Por estos motivos,
las empresas de limpieza amenazaron
a finales de septiembre con
no pagar las nóminas de los cerca de
12.000 trabajadores
que desempeñan
las tareas de limpieza viaria,
mantenimiento de parques y jardines
y recogida de basuras. Esto, a pesar
de que el consistorio autorizara a
las citadas empresas a no contratar a
personal suplente durante los meses
de verano y a paralizar la contratación
de operarios los fines de semana,
lo que se traduce en que casi
1.800 puestos de trabajo no se han
cubierto en esos periodos.

A estos recortes se ha sumado este
otoño la cancelación de la campaña
de recogida de la hoja
, algo que, según
explica Alejandro Rodríguez,
responsable sindical de basura en el
Ayuntamiento, puede acarrear problemas
de atascos en el alcantarillado
y la canalización. Otros efectos de
la mala gestión de residuos del
Ayuntamiento ha sido la práctica
cancelación del servicio de retirada
de enseres y trastos, la no renovación
de la flota de camiones y la no
recogida diaria de cubos de basura,
que ha pasado a hacerse cada dos o
tres días.

En definitiva, un deterioro
del servicio, que se aprecia en el estado
de las calles
, “especialmente en
las zonas sur y este de la ciudad”,
apunta Alejandro Rodríguez, quien
se queja de que, en este contexto de
recortes, el área de Ana Botella encargase
unos imanes de nevera por
valor de 60.000 euros.

Gallardón aparca
la bicicleta

Pero la polémica en torno al funcionamiento
del área de Medio Ambiente
del Ayuntamiento de Madrid
no termina en la gestión de los residuos.

En 2009 la media de Madrid
fue de 54 microgramos de Dióxido
de nitrógeno (NO2) por metro cúbico,
una cifra muy por encima del límite
legal marcado por la Unión
Europea, que ha establecido este
año por vez primera un límite obligatorio
de contaminación
. En un solo
año la ciudad amaneciera un 26%
menos contaminada que el año anterior.

Pero el traslado en 2008 de
las estaciones que miden los índices
de contaminación desde lugares con
tráfico denso como la glorieta de
Cuatro Caminos, Recoletos, Manuel
Becerra o Alto de Extremadura a zonas
con menos tráfico, no ha sido
suficiente para evitar que en septiembre
de este año se superasen
durante periodos de más de dos horas
los 250 microgramos de NO2 por
metro cúbico, un nivel que obliga a
los ayuntamientos a avisar a la ciudadanía
por el riesgo que entraña
para los afectados por enfermedades
pulmonares
.

Este juego de manos con las estaciones,
que ha sido criticado por organizaciones
como Ecologistas en
Acción, ha servido, sin embargo, para
que el Gobierno de Gallardón haya
relajado su búsqueda de un modelo
más sostenible de movilidad. El
recorte exigido por el Gobierno central
pospuso indefinidamente el proyecto
de alquiler municipal de bicicletas,
limitó el alcance del Plan
Director Ciclista, con el que se iban a
crear 575 kilómetros de carriles bici
hasta 2016
, y se llevó por delante la
Fundación Movilidad, una mesa en
la que participaban organizaciones
de ciclistas, grupos ecologistas y vecinales
y también empresas.

Francisco
Caño, de la FRAVM, cree que
esto demuestra que se sigue apostando
por el modelo viario que impuso
la burbuja inmobiliaria
y el desarrollo
urbanístico basado en el vehículo
privado y cree que el Ayuntamiento
debería “predicar con el
ejemplo” y renovar los transportes,
de pasajeros, de reparto y de basuras,
de modo que estos sean menos
contaminantes.

Los planes del Ayuntamiento
van por otro lado: según
los presupuestos, en 2011 la Policía
Municipal impondrá un 75% menos
de multas por exceso de velocidad
.
Una previsión que va a contracorriente
de la tendencia general, ya
que el Ayuntamiento ha previsto que
la Policía Municipal suba un 40% el
número de sanciones impuestas.

Juego de manos en Mercamadrid

El 25 de noviembre, Juan Bravo, delegado de Hacienda, anunció que el Gobierno iba a tomar aire con la venta de su participación en Mercamadrid a otra empresa municipal, Madrid Espacios y Congresos.

Así, la alcaldía consiguió 190 millones de euros para aliviar sus problemas de liquidez. Días después del traspaso del 51% del mercado de abastos, la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, anunció que el consistorio va a saldar, a partir de enero, su deuda con las empresas concesionarias de limpieza, que llevan desde principios de enero de 2010 sin cobrar. El presidente de la Asociación de Empresas de Limpieza Pública explicó, a finales de octubre, que el Ayuntamiento debía 190 millones a las principales empresas contratadas: Urbaser (filial del grupo ACS), Cespa (de Ferrovial), Sufi S.A (una empresa del grupo Sacyr Vallehermoso) y el grupo francés Plastic Omnium.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

El Ayuntamiento continúa su política de obras faraónicas. Foto: Jose Alfonso.
separador

Tienda El Salto