Sesión de investidura
Pedro Sánchez ratifica su no a Rajoy por la reforma laboral y la corrupción

El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, ha endurecido su discurso para mostrar su negativa a que Mariano Rajoy sea investido como presidente del Gobierno.

31/08/16 · 11:34
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, en la sesión de investidura. / Dani Gago

Sensación térmica: frío casi helado. La fecha de las terceras elecciones está puesta desde ayer pero esta mañana parece que el calendario anticipa invierno. La razón no es tanto el anuncio por parte de Pedro Sánchez de que el PSOE no se abstendrá en la doble sesión de investidura que tiene lugar entre ayer martes y el próximo viernes, sino la forma de presentar ese no.

Con dureza, Sánchez se ha desempeñado en la tarea de encabezar la moción de censura que nunca se produjo en la lejana X legislatura.

El discurso del líder del PSOE ha castigado en primer lugar a la presidenta del Congreso a cuenta de las maniobras para garantizar un aterrizaje suave de su jefe de filas en el pleno de la cámara. Una señal de que, si va de farol, Sánchez juega fuerte. Su intervención cierra puertas de cara a una futura abstención tras las elecciones vascas y gallegas.

Pero el paisaje de la pelea de esta mañana en la Carrera de San Jerónimo no han sido esos comicios. Tampoco la situación en Cataluña ante su septiembre caliente. Reforma laboral y corrupción han puesto la música a este primer enfrentamiento con Rajoy de presidenciable.

En el primer campo, Rajoy se siente seguro. No hace caso del desglose de sus actuaciones en el marco sociolaboral, sino de las cifras. Ni el vertiginoso aumento de la temporalidad, de los contratos a tiempo parcial, ni la devaluación salarial, la migración de jóvenes a Europa o la salida de medio millón de personas de las listas de población activa, Rajoy sólo atiende a tres circunstancias: la cifra de descenso de paro, el apoyo de los hombres de negro de la troika a esas políticas y su victoria de junio. De ahí no se mueve.

En cuanto a la corrupción, el presidente ha intentado esquivar los golpes. Su pacto con Ciudadanos aconseja propósito de enmienda. Cuando Rajoy comienza a enumerar las leyes Anticorrupción que aprobó su Gobierno parece que la lista no terminara nunca. Lo mismo pasa cuando Sánchez detalla en qué delitos han sido imputados cargos del PP o el propio partido. El partido se ha repetido ya varias veces y apenas ha movido posiciones. Será que el marco corrupción está dejando de funcionar.

"Tiene que ocurrírsenos algo distinto de la mera repetición de elecciones", ha dicho Rajoy, en el colmo de las ocurrencias. Por lo que se ha visto en el cara a cara de los partidos que han consolidado el bipartidismo desde los años 90, no hay plan b. Al menos con los contendientes de hoy a los mandos de sus partidos.

Tags relacionados: investidura Pedro Sánchez PSOE
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0