Opinión | Elecciones 26J
#MenosIglesiasMasColau

Las coordinadoras de Píkara Magazine Andrea Momoitio y June Fernández debaten por chat durante la noche electoral. Sus únicos consuelos: la fuerza de los liderazgos feministas y los desahogos en Twitter.

, coordinadoras de Pikara Magazine.
27/06/16 · 13:44

Andrea: Menuda nochecita. Igual es que soy muy ingenua, pero estoy muy sorprendida con el resultado. ¿Cómo es posible no sólo que no hayan perdido sino que ahora tengan más escaños? 7.906.185 personas han votado al PP, han votado derecha, neoliberalismo, corrupción. ¿En qué momento hemos dejado de sentirnos pueblo? Pero esas siete millones de personas son nuestra gente. No hay tantos caciques. Por suerte, son muchos menos. ¿Qué pasa para que alguien de clase media, para que el pueblo, vote a quienes nos roban las oportunidades? Imagino que la fantasía de poder ser uno de ellos en algún momento y que hace mucho que perdimos nuestra identidad de clase.

Nos dijeron que eso ya no se llevaba y nos lo creíamos, imbuidas en una fantasía de crecimiento y meritocracia insostenible. No funciona la idea de arriba y de abajo porque nadie quiere estar abajo. Todas creemos, en el fondo, que nosotras nos merecemos un lugar entre los privilegiados. Deconstruirnos eso es uno de los retos que tenemos por delante.  El cambio tiene que ser cultural. Tenemos que hacer que se tambaleen las bases que nos sostienen como sociedad, que se construyen en base a unos valores comunes que nos representen. En las escuelas tenemos que reescribir las historia, crear nuevos héroes y heroínas, buscar referentes críticos, activos. Me preocupa mucho que la izquierda pueda sentirse vanguardia, que creamos que los votantes del PP se equivocan, no saben lo que hacen o que asumamos que se digan barbaridades como que son “subnormales”. Saben perfectamente lo que quieren y lo votan. Es peligroso que neguemos la capacidad de agencia a quien toma un camino que no es el nuestro. La mierda del PP está sobre la mesa y a sus votantes no es que les vaya la coprofilia sino que quieren ese mundo, creen en esos valores.  
 

June: Yo estoy muy cabreada con la estrategia de Unidos Podemos de sonreír al PSOE. Se me cayó el alma a los pies con su publicidad electoral, esa carta hortera de una investigadora emigrada a Londres: "Mamá, papá, soy vuestra hija, esa que lloraba cuando se terminaba Espinete". (¿Espinete? ¿En serio lloraba con Espinete?) Podría ser perfectamente una carta de Ciudadanos. Se dirige a la clase media en vez de a la gente precaria, habla de I+D+I, recuerda con nostalgia el año 82 (guiño al PSOE)... Y desde luego que no mete caña ni feminista ni antirracista. La chica se llama ¡Esperanza! (suenan los violines, sacamos los klinex). Entendí que no buscaba movilizarme a mí sino arañar votos al centro, pero me parece un error. Como decía alguien en nuestro Facebook: “Menos transversalidad de mierda, más radicalismo. Menos buscar el voto de exPSOE y más crear bases sobre personas que no votan (la enorme mayoría)”

Andrea: La verdad es que no me ha sorprendido tanto la carta, que me recuerda mucho al rollo que se oía tanto en las plazas aquel 15M, al menos en Bilbo: "¡Somos la generación que va a vivir peor que sus padres! ¡Eso no puede ser!”, pero ese mensaje no abogaba –ni de coña– por una transformación social de base, que implique poner la vida en el centro y apostaba por el decrecimiento como única opción para sobrevivir, sino que lo que parecía que escondía detrás era, de alguna forma, las ganas de volver atrás, a ese sueño dorado que todas tuvimos en algún momento. Quizá es que el cambio, en el fondo, lo que pretende es que volvamos a tener la posibilidad, o tal vez la meta, de lograr ese hueco arriba que nos han prometido a todas y que, en el fondo, sigue estando en nuestros horizontes vitales. ¡Cuántas dudas!

June: Yo me he estado acordando de la campaña de diciembre, cuando Pablo Iglesias dijo que había aprendido mucho de Ada Colau, que iba a contagiarse de su estilo de liderazgo. No parece haber aprendido mucho. Con esto de ir de socialdemócrata, ha desinflado al electorado de izquierdas y no engaña a la gente con la que funciona el fantasma del anticomunismo: le ven como un lobo con piel de cordero. Menos estrategia política y más honestidad. Y luego está el pobre Alberto Garzón, que sí tiene otra energía pero ha sido invisible en todos lados menos en Twitter… Me encantó que atribuyera los atentados de Orlando al heteropatriarcado (y ver cómo se retrataba la caverna mediática), aunque una vez más nos lleva a preguntarnos si usar eso que para mucha gente es un “palabro” conecta con más personas que las ya convencidas…

Me he pasado toda la noche electoral tuiteando contra Pablo Iglesias. Sólo en Catalunya y la Comunidad Autónoma Vasca ha aguantado Podemos (En comú podem y Podemos-Ahal Dugu) en primer puesto. En ambas candidaturas, la líder más visible ha sido una mujer feminista. No sé qué lectura hacer. ¿Tomará nota la cúpula en Madrid? He optado por proponer el hashtag #MenosIglesiasMasColau. Pero realmente tengo dudas de que Colau fuera un “activo electoral” viendo lo arraigado que está el españolismo y el anticatalanismo en el electorado español. Por cierto, el mejor momento de la campaña ha sido el de Ada Colau metiendo el acoso machista cotidiano en campaña. Y el mejor momento de esta noche, Ada Colau diciendo “no és una lluita partidista sinó per la vida de la gent". En fin, viendo este mapa, muchas vascas y catalanas no nacionalistas nos estamos pensado muy en serio apoyar la independencia.  
 

Andrea: ¿Y lo que ha pasado aquí? Me sorprende el éxito de Podemos cuando tengo la sensación de que en las calles no tienen tanta incidencia como en otras partes del Estado. Imagino que se ha votado pensando en Madrid, en qué opción podría ser más útil para los propios intereses de Euskal Herria. Creía que Bildu iba a remontar un poco aunque siento que su campaña y sus planteamientos se han perdido entre todo el ruido que llegaba del resto del Estado. Me da pena porque quizá son quienes más peso han dado al feminismo en sus actos públicos, pararon su campaña para denunciar los asesinatos machistas de la última semana, pero me preocupa que sus planteamientos feministas no sean transversales en el programa político de Bildu. Se lo preguntaremos a Otegi cuando le hagamos esa entrevista que ya hemos pedido.

June: Sí, creo que las feministas también tenemos que hacer autocrítica sobre nuestro rol y nuestro discurso en política. Las ciberfeministas apenas nos hemos hecho oír más que a cuenta de los minutos dedicados a la violencia machista en el debate a cuatro. Y sentí lo mismo en la campaña de diciembre con las feministas de EH Bildu, que no lograban ese discurso transversal. No sé cómo podemos lograr que al feminismo se le escuche cuando señale la irresponsabilidad política hacia la violencia machista pero que también posicione un discurso propio y potente contra la Ley Mordaza, la Ley de Extranjería, la crisis del refugio, la corrupción…

Andrea: Eso es. Me hubiese gustado que quienes promueven el feminismo en EHBildu explicasen cómo el feminismo puede aportar a la independencia, cómo se se puede aplicar la mirada feminista en Sanidad, en Educación, en Seguridad. Más allá de las críticas al patriarcado, el feminismo tiene que construir alternativas reales al sistema pero basándose en propuestas concretas.

June: Me da mucha curiosidad saber cuál fue el debate interno de EH Bildu, cómo se decidió sustituir a Onintza Enbeita y Irantzu Varela como cabezas de lista en Bizkaia. Si se pensó que el discurso centrado en feminismo funcionó mal, ahora hemos visto que ese no fue el problema (o al menos no el principal problema). Personalmente, me pareció muy extraño que eligieran a Oskar Matute, yo le sigo identificando con su pasado de parlamentario de Ezker Batua (Izquierda Unida). Creo que EH Bildu asiste a una paradoja: si se centra en la independencia, no amplía electorado; si se centra en el discurso social, tiene el reto de distinguirse de la marea morada. Por su lado, Nagua Alba sale reforzada de estas elecciones pero hasta ahora parece que Podemos Ahal Dugu no ha logrado encontrar (y convencer) a una candidata potente para ir a por todas en las autonómicas. A ver qué pasa en octubre.

Andrea: Ains. “Estoy superada, pero con h intercalada", que diría Ajo, la micropoetisa.

   

Tags relacionados: Elecciones 26J 2016 Euskal Herria
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0