Decisión definitiva de la candidatura anticapitalista
Catalunya se dirige a unas nuevas elecciones tras la decisión de la CUP de no investir a Mas

Tras el empate imprevisto de 1.515 votos de la pasada asamblea de la CUP-CC, su Consejo Político decidió ayer que se celebren unas nuevas elecciones en marzo si JxSí no cambia de candidato a última hora.

, Termitas y Elefantes (@termitaelefante)
04/01/16 · 11:09
Artur Mas, en un acto de la cámara de comercio de Barcelona. / Press Cambrabcn

El pasado domingo la CUP-CC emplazaba la decisión final de investir al actual presidente en funciones de la Generalitat de Cataluña Artur Mas a los principales órganos de comandamiento de la formación anticapitalista. El Consejo Político, representado territorialmente por 13 núcleos divididos por todo los Países Catalanes –incluye el País Valenciano y la Cataluña Norte–, el Grupo de Acción Parlamentaria (GAP) y el Secretariado Nacional, compuesto por 15 personas, han determinado, durante este fin de semana, no aceptar la propuesta de acuerdo del plan de emergencia social y la investidura de Artur Mas.

La jornada decisiva comenzó el sábado con las 13 asambleas territoriales (Alt Ter, Baix Llobregat, Cataluña Central, Campo de Tarragona, Norte-oriental, País Valenciano, Penedès, Ponent, Tierras del Ebro, Vallès Occidental i Vallès Oriental). Durante todo el día, los diferentes integrantes de cada asamblea repartida por todo el territorio debatieron principalmente sobre la investidura o no de Artur Mas. Tras llegar a un consenso dialogado y pausado, los 57 representantes de cada asamblea que conforman el Consejo Político quedaban convocados ayer para reportar la resolución junto a los once representantes del GAP.

Del mismo modo, once organizaciones afines al grupo independentista (Crida Constituent, Constituents per la Ruptura, Corrent Roig, En Lluita, Lluita Internacionalista, Col.lectiu Drassanes, Coordinadora Obrera Sindical, el Sindicato de Estudiantes SEPC, Arran, Endavant OSAN y Poble Lliure) también se citaban el sábado con algunas decisiones que ya se habían hecho públicas antes del 27 de diciembre. Poble Lluire y Col.lectiu Drassanes se habían mostrado conformes con la investidura del líder convergente, mientras que siete de las nueve agrupaciones restantes habían manifestado todo lo contrario. Crida Constituent y Constituents per la Ruptura nunca quisieron expresar su posición.

"Si Mas dijo que no sería un obstáculo, es el momento de demostrarlo"

Según algunos militantes, esta división interna dentro de la CUP ha debilitado los cimientos de la candidatura que lideran actualmente Antonio Baños y Anna Gabriel. Ambos representan precisamente esta dialéctica que viene dándose explícitamente desde la primera asamblea en Manresa. Mientras que Baños, ajeno a cualquiera de las organizaciones y del Consejo Político, ha dejado entrever su postura a favor de Artur Mas, Anna Gabriel, integrante del colectivo Endavant OSAN ha preferido decantarse por la no investidura del candidato de JxSí.

Con todo por decidir, los distintos representantes del Consejo Político (57) más los portavoces del GAP (11) se reunieron ayer en el Centro Cívico Pere Quart de Barcelona en el definitivo encuentro de la formación junto a los 15 miembros del Secretariado Nacional y los diez diputados. Un total de 93 personas participaron en la reunión, aunque solamente 68, pertenecientes al GAP y al Consejo Político, tenían derecho a voto.

Tras más de cuatro horas de reunión, las opciones que acabaron imponiéndose eran las dos que había propuesto el Secretariado Nacional y que se centraban en no aceptar a Artur Mas como nuevo presidente de la Generalitat con cinco votos a favor y cinco en contra o diez abstenciones, o dar dos votos a favor y ocho abstenciones que permitirían investir al actual presidente en funciones.

Finalmente, el Consejo Político y el GAP acordaron por 36 votos contra 30 votos la no investidura de Artur Mas. En caso de que hubiese el debate de investidura, la CUP-CC trasladaría el resultado a diez abstenciones siempre y cuando no se esperase hasta el día 10 de enero, fecha en la que se convocarían automáticamente nuevas elecciones.

Ahora mismo lo único que podría evitar unas nuevas elecciones en marzo sería que JxSí propusiera otro candidato alternativo al exlíder de CIU, algo que parece improbable si tenemos en cuenta las últimas declaraciones de Artur Mas en Catalunya Radio afirmando que "la propuesta de acuerdo no se moverá".

La decisión asamblearia de la CUP-CC pone fin a más de tres meses de negociación en los que ninguna de las dos fuerzas políticas independentistas se han puesto de acuerdo. En una última llamada de la candidatura izquierdista sus dirigentes instan a JxSí a mover ficha: "Si Mas dijo que no sería un obstáculo, es el momento de demostrarlo".

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Fernando Barbero Carrasco
    |
    07/01/2016 - 12:26am
    Un claro análisis de lo ocurrido en Cataluña y absolutamente de acuerdo con el texto de Matías Escalera: el nacionalismo destruye cualquier proyecto de izquierdas, porque si los trabajadores se unen a los partidos que defienden el poder económico, el resultado es la disolución del verdadero objetivo, que no debería ser otro que la transformación de la Sociedad. Un virus, dice Matías.
  • |
    Matías Escalera
    |
    04/01/2016 - 12:12pm
    Por lo que leo y por lo que mis amigos de Cataluña me dicen, los compañeros de la CUP están sufriendo ahora en sus propias carnes lo que realmente es el nacionalismo, el ciego fanatismo insultón de esos a los que se planteaban apoyar, y que, hasta ayer mismo, les cortejaban... Es increíble que desde posiciones supuestamente anticapitalistas haya quienes aún se planteen dentro de sus asambleas apoyar a esos mismos que les descalifican y pretenden utilizarlos en un proceso viciado desde el principio, que solo ha provocado, hasta ahora, división entre los trabajadores y sus organizaciones, y, mucho me temo, que incluso haya supuesto el principio del fin de la propia CUP. Se veía venir. El nacionalismo en Europa, una vez desaparecidos los grandes imperios, se ha convertido, a lo largo del siglo veinte, un virus que ha destruido y malogrado toda lucha y organización de izquierda que ha tocado. Espero que los compañeros de la CUP estén a tiempo de librarse de su letal influjo. Liberar un territorio para el socialismo es una cosa, separar un territorio de otro simplemente para garantizar o perpetuar el poder de los amos de uno de esos territorios, es otra cosa muy diferente. Animo a los compañeros de la CUP que han mantenido esta convicción a lo largo de estas semanas a sostenerla contra toda esa marea de reproches, pero les pregunto algo que no tengo nada claro, ¿Junqueras es, de verdad, alguien diferente a Mas?, ¿ERC representa una opción radicalmente distinta de CDC? Me da la impresión de que es la otra cara de la misma moneda, un viejo discurso patriótico, transversal y garantizador de los privilegios de los viejos/nuevos amos, pues ellos aspiran a serlo, si no lo son ya, desde hace tiempo. Salud (y perseverancia y ánimo, frente a la cascada de reproches y descalificaciones que estáis recibiendo de esos que os cortejaban hasta ayer).
  • Tienda El Salto