Elecciones autonómicas en Catalunya
Las Islas Baleares y el País Valenciano: el independentismo inesperado

Los representantes de l’Assamblea Soberantista de Mallorca y plataforma pel Dret a Decidir del País Valencià conversan con el vicepresidente de la Assemblea Nacional Catalana sobre el proyecto independentista en las Islas Baleares y el País Valenciano, donde la demanda de un Estado independiente de España es minoritaria.

25/09/15 · 12:25
Manifestación del 25 de abril en Vallencia. / Gabriel Rodriguez

El independentismo en Catalunya se ha duplicado en los últimos siete años según todas las encuestas, que lo enmarcan en torno al 40% respecto al conjunto de la población. El dato más reciente pertenece al Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat Catalana de 2015 que lo fija en un 37,6% frente a un 43% del año anterior.

En el caso del País Valenciano, la encuesta más reciente, realizada por Metroscopia para El País el 9 de octubre, muestra que un 11% de los valencianos se declara más valenciano que español y según el CIS del 2012 un 4,7% reclama ser un Estado independiente. Mientras que en Baleares, la encuesta de diciembre de 2012 del Instituto Balear de Estudios Sociales mantiene que un 7% votaría a favor de la independencia en el caso de celebrarse una consulta.

Diagonal aprovechó las jornadas de la plataforma pel Dret a Decidir del País Valencià (PDaD), donde participaron entre otros EH Bildu o el BNG, para reunirse con tres representantes de organizaciones que reclaman poder ejercer este derecho y debatir cómo se vive este proceso no sólo en Catalunya: Jaume Marfany, vicepresident de la Assemblea Nacional Catalana (ANC); Cristòfol Soler, presidente por unanimidad de l’Assamblea Soberantista de Mallorca (ASM) y Antonio Infante, coordinador de la plataforma valenciana.

“Nuestra lucha es de radicalidad democrática. Para nosotros es muy importante poder encontrarnos las tres entidades, que salvando las distancias de tamaño y de capacidad, reflejan las distintas situaciones en las que se encuentran nuestros países”, explica Infante. Y es que mientras que la ANC y la ASM son proyectos claramente independentistas la PDaD, por un menor apoyo social a estas posturas, actualmente tratan de generar nuevas mayorías y un cambio en la hegemonía ideológica.

Cristòfol Soler fue presidente de las Islas Baleares por el Partido Popular y tuvo que abandonar el cargo por iniciar una serie de políticas de carácter regionalista

“Nuestros esfuerzos están sobre todo por recuperar empoderamiento, en que el pueblo tenga la palabra desde un punto de vista democrático” afirma Infante. “Hace unos años nadie pensó en el tema de la independencia en Catalunya, ¿y por qué?, porque la independencia se tiene que cargar, como hemos hecho en Cataluña, de otros valores como la regeneración democrática o la justicia social. Es decir, vamos a hacer un país nuevo”. Soler, añade: “Hay un sentimiento, cada vez más, de que si no hacemos nosotros, si no somos nosotros los que procuramos tirar el país hacia adelante, nadie lo hará por nosotros”.

En esta estrategia incluyen a todo el arco de sindicatos o partidos políticos. “Yo creo que la clave, en todos esos proceso es la transversalidad, es decir, cuando obtienes mayorías incuestionables. El derecho a decidir es el paso imprescindible”, explica Marfany. El representante de la asamblea catalana continúa: “Nosotros en el Principado, llegamos a la fecha de la consulta con una unidad de acción muy grande entre organizaciones, partidos políticos y sindicatos, que no eran propiamente independentistas”.

El caso paradigmático de incluir todas las sensibilidades es el de Cristòfol Soler, que fue presidente de las Islas Baleares por el Partido Popular y tuvo que abandonar el cargo menos de un año después por iniciar una serie de políticas de carácter regionalista y de normalización lingüística que desagradaron a su partido por aquel entonces. “Las contradicciones que puedan haber en cada momento son lógicas, tenemos estrategias que pueden coincidir o no, pero estamos dispuestos a hablar, razonar, y a encontrar puntos de encuentro” apunta Infante.

“Nuestro objetivo es llegar a una convergencia de los tres grandes Països [Catalans].Cómo y de qué manera, eso se decidirá en su debido momento” responde Soler cuando se les cuestiona sobre las contradicciones que pueden surgir en sus diferentes estrategias locales y globales. Marfany, añade, que una eventual República Catalana independiente puede servir de catalizador para avanzar en el resto de territorios.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Manuel Ribadavia
    |
    06/10/2015 - 2:04am
    Los españoles se han vuelto locos. Se han empeñado en resurgir espectros dialectales e inventar microidiomas para imponerlos por la fuerza en las escuelas y en los medios de comunicación locales. Después de tanto vicio y ociosidad al parecer necesitan otra guerra civil. Triste panorama les espera.
  • |
    Juan Fresneda Marugán
    |
    03/10/2015 - 9:26am
    Excelente artículo!