Antonio Baños
número uno de las Candidatures d’Unitat Popular (CUP)
“Ya no pensamos en clave autonómica, sino en clave republicana”

Las CUP se presentan como posible socio de un Gobierno de Junts Pel Sí de cara a un proceso constituyente.

, Diagonal
16/09/15 · 8:00
Edición impresa
Antonio Baños / CUP Vilanova i la Geltrú

Periodista y autor de libros como Posteconomía, sobre la evolución del capitalismo tras el crash del 2008, Antonio Baños (Barcelona, 1967) aceptó presentarse como número uno de las Candidatures d’Unitat Popular (CUP) a las próximas elecciones autonómicas.

Las que se celebran en Catalunya el 27 de septiembre ¿son más que unas elecciones?

Sí, son más que unas elecciones. Para nosotros tienen una doble idea fuerza, que es que son unas plebiscitarias y son unas constituyentes. Como no se ha podido consultar al pueblo catalán sobre su voluntad política en el tema de la independencia, nosotros consideramos que hay que tener un mandato democrático en ese sentido. Luego, si hay un mandato democrático para ejercer la independencia, son constituyentes en tanto en cuanto ya comenzaríamos un proceso constituyente popular. Por eso son mucho más que unas elecciones. Siempre y cuando se ganen, claro.

Dijiste en una entrevista previa que las CUP no llegáis para presidir el Parlament. ¿Cómo os planteáis participar?

Ya no pensamos en clave autonómica, pensamos en clave directamente republicana y sobre todo constituyente-popular. ¿Qué quiere decir esto? No es una cuestión teórica: no vamos a investir un nuevo presidente de la autonomía regional catalana del Reino de España. Para nosotros, ese marco que es el autonomismo está agotado. Está agotado para Catalunya y creemos que está agotado para toda España. No vamos a votar ni a avalar ningún nuevo Gobierno autonómico. Nuestra idea es avalar un Gobierno, si es que tiene que haber, de concentración, que inicie una devolución de soberanía al pueblo para iniciar ese proceso constituyente. Volver a repartir las cartas de la soberanía entre la gente para fundar en este caso una república catalana.

¿Creéis en un proceso constituyente que se produzca al mismo tiempo en todo el Estado?

Ojalá nos pudiésemos creer un proceso constituyente popular. Cuando hablamos de proceso constituyente no es siete señores reunidos en una mesa, sino que se trata de que el pueblo pueda constituirse con sus instituciones y leyes. Por tanto, ojalá hubiera procesos, y lo digo en plural, en España. Desde ese punto de vista: no que haya una reforma constitucional de Rajoy pactada con Sánchez, sino que los pueblos de España o que el pueblo español pudiera constituirse.

Pero, claro, eso es tan lejano en el tiempo, que nosotros, como tenemos la oportunidad de obtener unas mayorías, vamos a hacerlo unilateralmente. Porque el pueblo catalán es una nación soberana y, por tanto, unilateralmente inicia este proceso constituyente. Ahora, ojalá este proceso constituyente popular generara otros en España u ojalá hubiera sido posible hacer uno en toda España para definirnos... Pero creemos que es necesario ser realista: el mapa político español es el que es.

Entiendo que uno de los motivos de que no integréis Junts Pel Sí es la presencia de una parte de la alta burguesía en esa lista.

Aquí en Catalunya, la alta burguesía es antiindependentista. El presidente de La Caixa, el presidente de Fomento [Foment del Treball, patronal catalana], el presidente del Círculo Ecuestre, es decir, la muy alta burguesía –lo que se llama el puente aéreo– no está en Convergència. Hay una gran burguesía que está en connivencia con la alta burguesía y la oligarquía española, como no puede ser de otra manera, que no es que no quieran la independencia de Catalunya, es que no quieren la libertad de los pueblos. Por otro lado, Convergència representa lo que había sido una antigua mediana burguesía pactista, autonomista, y que ahora, dios sabe por qué motivos, queremos creer que impelida por la fuerza popular, se ha hecho independentista. Nosotros, de Convergència y de los intereses que representa siempre desconfiamos. Como no podía ser de otra manera, desconfiamos desde puntos de vista de clase y desde puntos de vista nacionales también. La gente que ha estado pactando con la oligarquía de las Españas desde hace 40 años, nos parece muy extraño que ahora sea tan rupturista. Y la gente que ha estado avalando todas las medidas de recortes y de austeridad, nos parece extraño que de repente estén a favor del pueblo.

¿El partido de esa alta burguesía es Ciudadanos en estas elecciones?

Ciudadanos es un artefacto del Ibex 35, creo que eso se ve desde toda España. Es un artefacto que ha nacido para hacerle de muleta al bipartidismo y es un artefacto no sé si pagado pero sí avalado por todo el Ibex y aledaños para dar una especie de falso regeneracionismo, de modificación dentro del marco, de que todo cambie para que no cambie nada y en ese sentido nos parece destacable que C's haya nacido en Catalunya, con ese mismo interés de dar una imagen de falsa regeneración dentro de los marcos de mantenimiento de las oligarquías, tanto las catalanas como las españolas. El proyecto es interesante en ese sentido, cómo las oligarquías han conseguido crear un artefacto político tan artificial en un tiempo récord. Lo que nos lleva a pensar en cómo funciona la democracia, cómo funcionan los medios de comunicación y cómo funciona la creación de opinión pública.

¿Veis que estas elecciones puedan tener relación con lo que pase en las generales? En el sentido de ruptura, no a nivel regeneracionista...

Ni a nivel partidista ni elitista ni a nivel cosmético. Ojalá. A mí me gustaría que la ruptura que se inicie en Catalunya el 28 de septiembre, que es una ruptura popular, una ruptura con la monarquía, con el 78, con el Ibex, con el Estado oligárquico... sea una espoleta, un estímulo para que en diciembre haya también otro tipo de rupturas en España. Siempre lo hemos dicho, queremos una república catalana, pero lo que queremos también es que haya muchas repúblicas españolas. No se trata de fundar una república catalana de espaldas a los pueblos de España. Al contrario, creo que estamos juntos, porque los problemas son los mismos, o similares. Nos haría mucha ilusión y evidentemente estaríamos también en esas luchas. Entendiendo que puede haber también un peligro, de que lo que ocurra en Catalunya sirva para organizar un discurso reaccionario mucho más duro en toda España. Ese peligro existe: que el proceso catalán dé armas a los reaccionarios españoles para blindarse en un sentido que para el resto de España puede ser también muy jodido.

"Me gustaría que la ruptura que se inicie en Catalunya sea una espoleta para que en diciembre haya otro tipo de rupturas"

La intervención sobre el Constitucional ya va en esa línea, no?

Claro. En principio es para multar a Mas, pero, una vez establecida esta ley, es para multar a todo dios. Al final, con la excusa de Mas, o con la excusa del proceso catalán, se están estableciendo medidas de excepción absolutamente antidemocráticas y que afectarán a todos los españoles. Hay cierta preocupación, yo creo que se debería entender desde las izquierdas el proceso catalán como un momento en el cual tenemos que sincronizar luchas.

Tú has participado en la iniciativa Súmate. Para las izquierdas de otros territorios, incluida Madrid, es una incógnita saber cómo ha nacido un tipo de independentismo metropolitano, entre gentes que no provienen de familias catalanas "de toda la vida".

Yo soy de familia murciana y aragonesa y valenciana. Que sea más frecuente no quiere decir que sea mayoritario, pero sí que es cierto que, durante muchos años el independentismo e incluso el nacionalismo catalán clásico, ese del XIX y XX, burgués de la barretina, la sardana... era un marco estancado. Que ocurre, que las áreas metropolitanas, los que venimos de la emigración, de los años 50, 60 y 70 estamos hablando de nietos e incluso bisnietos, se va al pueblo de vacaciones pero viven en Catalunya, y los hijos viven y estudian aquí y están educados en catalán... entonces, hay una concepción no etnicista, ni culturalista ni folclorista de lo que es ser catalán, una concepción cívica: estamos viviendo juntos, pero murcianos, andaluces, paquis, marroquíes y latinos. En un momento, el independentismo o el republicanismo –a mí me gusta más este concepto– hay una conciencia de que esto hay que romperlo, tanto el régimen del 78... y esa conciencia que si se entiende en toda la península, de que esto ya no da más de sí, el autonomismo, el sistema de capitalismo de amiguetes español ya no da más de sí, todo esto que es inteligible para cualquier español de cualquier lado, incluso los de Catalunya, lo que ocurre aquí es que eso se ha vehiculado a través de un movimiento independentista, republicano, que ha ido sumando intereses y gente. Si no no se puede entender que el independentismo esté en el 45, 48% de la población, y mucha de ella de familias castellanoparlantes, como es mi caso. Y eso me parece que es un momento político que es necesario explicar más allá de que esto es Artur Mas que se ha inventado como si fuera un Fu Man Chu un movimiento inexistente. Y eso son muchos años, en las áreas metropolitanos va calando en movimientos de fondo políticos que son muy interesantes.

"Si los independentistas de izquierdas estamos pensando en crear otro Estado-nación como los del XIX y los del XX, pues apaga y vámonos"

Tendiendo como se tiende en Europa a una disolución de las competencias de los Estados, ¿Cómo encaja una demanda que puede sonar a los nacionalismos del siglo XIX?

Si los independentistas de izquierdas estamos pensando en crear otro Estado Nación como los del XIX y los del XX pues apaga y vámonos. No tiene ningún sentido. No se trata tanto de recuperar soberanía nacional, por decirlo así, sino de recuperar soberanía popular. Creo que la lucha de los independentistas catalanes, de los escoceses y la del pueblo griego y la del portugués y la de los españoles es la misma: es la lucha por recuperar soberanía popular. Creo que hay un movimiento que es muy coordinado de la gente que quiere recuperar el poder. Entonces, el tema de la república catalana no es tanto crear un Estado nación que sea sumiso con el statu quo europeo y del capitalismo global si no que sea el pueblo catalán el que recupere la soberanía.

¿Qué relación crees que vais a mantener con la lista Sí que es Pot? ¿En qué os vais a encontrar?

Mucha gente de Catalunya Sí que es Pot son compañeros de luchas. Lo que pasa es que ellos creen que no se puede y lo que nos están diciendo es que esperemos a que gane Podemos... pero claro, lo que puede haber en diciembre, ¿qué es? ¿PSOE-Podemos? O hay una auténtica revolución en las generales o más o menos todo da a entender que lo máximo que se puede obtener es una reforma constitucional. El asunto es que son compañeros de lucha, las ideas son coincidentes, pero ellos dicen que no se puede romper con el Estado español. Que mejor esperar. Nosotros decimos, “no, vamos tirando”. Ellos creen que es mejor no liarla, y para la CUP hacer política es liarla.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Alicia
    |
    Mié, 09/16/2015 - 18:26
    Cataluña señala al Régimen y la izquierda española mira al dedo (o a Mas). La izquierda en Madrid tiene un grave problema al ser incapaz de plantear un proceso constituyente como el que plantea Cataluña o como el que van a plantear en cadena otros pueblos del Estado. Me gusta el título de la noticia porque también es una patada en la boca a ese republicanismo ombliguista español: los independentistas somos republicanos coherentes que queremos repúblicas federales. Repúblicas que partan de un proceso de emancipación popular como en el caso catalán. Pero en Madrid, ese proceso es imposible mientras nos creamos una isla, mientras giremos la cara a Castilla. Porque si no somos capaces de reconocernos a nosotrxs mismxs no podemos hacer un proceso republicano en sintonía con los demás. Y a algunos esto les sonará a chino, pero también sonaban a chino esos independentistas catalanes en los 80 y miren ahora. O analizamos esta idea y la ponemos en práctica, o el silencio y la abstracción de la izquierda respecto a esta cuestión solo va a dar alas y más alas a la reacción. El tiempo se agota.