Manuela Carmena
candidata de Ahora Madrid
“Un pacto sería por un cambio, no para una alternancia”

La remunicipalización de servicios es uno de los objetivos de la candidatura ciudadana.

, Redacción
19/05/15 · 8:00
Edición impresa

Manuela Carmena, jueza emérita del Tribunal Supremo y vinculada desde los inicios de su carrera judicial con despachos de abogados laboralistas, encabeza la candidatura de Ahora Madrid al Ayuntamiento de esta ciudad. Hablamos con ella sobre su proyecto de Gobierno local.

Los pactos de Gobierno van a ser necesarios según las encuestas actuales, ¿apoyaríais a otras formaciones para que no repita el Partido Popular?

Tendríamos que hacer las correspondientes consultas. Nos hemos comprometido con las más de 16.000 personas que apoyaron la candidatura a tener una comunicación respecto a un evento de estas características. Independientemente de que la candidatura tenga claro qué es lo que quiere hacer, deberá exponerlo para saber cuál es la opinión de las personas que suscribieron el proyecto. Personalmente creo que es muy importante el para qué de un pacto. Creo que éste, fundamentalmente, sería para hacer un cambio en profundidad, no para una alternancia, y para eso nos parece muy importante sentarnos a trabajar todas las opciones electorales que están en contra de la vuelta de un Partido Popular que ha permitido que haya crecido la corrupción. Ese pacto tendrá que centrarse en los objetivos que tiene el cambio para delimitar qué es cambio y no alternancia sin más.

El Gobierno local ha blindado adjudicaciones con los llamados contratos integrales. ¿Veis posible gobernar sin estar atados de manos?

Yo diría que sí. Aunque los contratos integrales sean largos y quizá nos los encontremos con un periodo de vigencia que haga que, de momento, no podamos tocarlos, tenemos que intentar conseguir el cumplimiento de sus condiciones. Quizá, con una exigencia de su desarrollo más intensa, nos encontremos con que los propios contratistas quieran plantear algún tipo de alternativa o modificaciones al contrato. Aparte de eso, muchos acuerdos con empresas van a vencer y eso nos va a permitir empezar a remunicipalizar determinadas actividades que hasta este momento estaban externalizadas. La tarea de remunicipalizar servicios nos va a llevar a acomodar de una manera diferente la propia Administración municipal. Es decir, vamos a tener que replantear la función y las características que van a tener los funcionarios para poder hacer esos trabajos. Y eso va a suponer un gran cambio en la manera de gestionar, lo que nos va a obligar a hacerlo poco a poco.

¿En ese proceso de remunicipalización planteáis rescindir contratos blindados?

Hay muchos que no están blindados y que están venciendo ahora. Quizá sean menos importantes, más pequeños, pero nos van a permitir empezar a trabajar ya con ellos, tener la experiencia de empezar a remunicipalizar.

Sin embargo, hay algunos firmados a largo plazo. En caso necesario, ¿se podrían llegar a revocar?

Yo creo que sí. El objetivo es empezar a llevar una actividad absolutamente alternativa a la que se ha estado llevando hasta ahora y empezar a remunicipalizar. No es tan importante que lo hagamos en todos, sino ir empezando para ir ver cómo podemos acomodar la nueva estructura del Ayuntamiento a esta nueva tarea. Hay que tener en cuenta que se lleva muchísimo tiempo con estas dinámicas y cambiar las de una institución tan grande como ésta, con tantísimos funcionarios, tampoco va a ser fácil.

En caso de un cambio de Gobierno, un nuevo Ejecutivo local se va a encontrar con una inmensa deuda, ¿tiene Madrid un techo de cristal creado por los últimos gobiernos para que no se pueda gobernar de forma diferente?

A pesar de todo lo que se ha dicho, la deuda ni es tan grande ni hace a la ciudad ingobernable. Es importante pensar que la deuda es considerable pero el Ayuntamiento de Madrid tiene el mayor presupuesto de todos los del Estado. Hay dinero y se van a poder hacer muchas cosas.

¿Es posible una auditoría ciudadana de la deuda municipal?

Yo creo que sí, hay que conocer cuál es la deuda y cuáles han sido sus causas. Pero esa auditoría que habrá que hacer no nos va a impedir poder empezar a trabajar desde el primer día.

Las juntas municipales de distrito están actualmente despojadas de atribuciones. Dentro de vuestra candidatura se ha hablado de crear ‘juntas de buen gobierno’. ¿Qué vais a hacer con las juntas de distrito?

La descentralización del Ayuntamiento nos parece imprescindible. Creemos que los distritos de Madrid tienen una entidad por la que merecen una capacidad propia de gestión. Nos interesa que los vecinos seleccionen, en la medida que sea posible, quién y cuál es el perfil del concejal que lidera su distrito. Toda la estructura de la candidatura Ahora Madrid se basa en la participación. Hemos hecho un programa de participación por el que las iniciativas ciudadanas van a ser vinculantes. Se van a recibir, se les va a dar apoyo técnico y después se pasarán a procesos de referéndum. Esto va a permitir que el destino de una importante parte del presupuesto general se pueda decidir en las juntas y que se dedique a proyectos que vengan de los propios distritos.

Hablando de participación, ¿tenéis pensado fortalecer los lazos con los movimientos sociales? ¿Cómo lo haríais?

Los movimientos sociales van a tener por sí mismos dos posibilidades. Una, ir buscando nichos en las propias áreas del Ayuntamiento en las que se estén trabajando las materias centrales de esos movimientos. Y después, en la participación en general. Me parece muy interesante que se cree, por ejemplo, una especie de pequeño núcleo o comisión educativa o sanitaria, por ejemplo, en la que puedan participar los movimientos. Esas comisiones tendrán también la posibilidad de formar plataformas de estudio en las que seguir desarrollando los intereses en torno a los que se han consolidado. Si ellos lo quieren, podrán tener una estructura de comisión dentro del Ayuntamiento que les ayude a consolidar su propio movimiento, sobre todo desde el punto de vista de la investigación, el estudio, las propuestas, etcétera.

El problema de la contaminación ya es endémico en la ciudad. ¿Sacaríais los coches de la almendra central?

La idea básica es que hay que conseguir que haya menos coches en circulación. Hablamos de mejorar los servicios públicos, impulsar la bicicleta, quizá buscar algunos puntos de coches eléctricos, generar otras estructuras en las que no sean necesarios grandes desplazamientos... Tenemos que estudiar con seriedad el que haya algún tipo de limitación en el uso del vehículo. Para eso vamos a buscar fundamentalmente estructuras que premien al que no lo utiliza en la ciudad, por ejemplo, aparcamientos disuasorios que puedan implicar descuentos en los billetes de transporte público.

Hay algunos Programas de Actuación Urbanísitica (PAU) a medio construir, otros sin vida comercial ni infraestructuras... ¿Qué hacemos con estos desarrollos?

Lo que no podemos hacer es perjudicar a las personas que viven en lo que se ha quedado a medias. Hay que dotarlos de los servicios necesarios. Y, desde luego, estudiar a dónde pueden ir esos desarrollos, que hoy en día son un desierto, pero que están ya allí. Las viviendas que se han construido ya han determinado, en cierta medida, el futuro de esas zonas de Madrid. Hay que buscar alguna forma en la que resulten lugares razonables para vivir.

¿Paralizaría un gobierno de Ahora Madrid grandes operaciones urbanísticas en marcha como el Distrito Castellana Norte, o las operaciones Campamento o Chamartín?

Hemos insistido mucho en que todas esas operaciones están vinculadas con unas promesas, directas o indirectas y tanto de la Comunidad como del Ayuntamiento, de construir más viviendas. Creemos que no se deben construir más viviendas en Madrid porque hay ahora mismo hay muchas vacías. No es el momento de construir más, es el momento de ver cómo mejoramos lo que tenemos, de hacer ciudad dentro de la ciudad y de plantearnos todas las estructuras de rehabilitación que sean posibles.

¿Qué iniciativas habéis pensado en términos de gestión de residuos? ¿Plantearíais un modelo diferente?

Primero hay que evaluar bien el modelo de gestión que tenemos y ver qué nos ha aportado. Lleva en funcionamiento bastante tiempo, y es ya momento de hacer un estudio serio y una evaluación definitiva para ver sus fortalezas y debilidades. Casi diría que eso nos va a llevar a buscar una alternativa a la situación actual.

Aunque la gestión del Canal de Isabel II es mayoritariamente autonómica, Madrid tiene un peso importante en la toma de decisiones. ¿Agua pública o privada?

Agua pública, y me parece extraordinario el proyecto que ha hecho la candidatura de Podemos del banco del agua. Creo que es un diseño importante de las posibilidades que tiene el Canal de Isabel II.

Madrid ha gastado una gran suma de dinero en infraestructuras olímpicas, ¿plantearíais presentar la ciudad como candidata una vez más a las Olimpiadas? ¿Qué se puede hacer con esos equipamientos?

Respecto a la primera pregunta, no hay por el momento ninguna posibilidad. Tenemos que ver cómo damos a las instalaciones deportivas más contenido y si, por ejemplo, las tenemos que mezclar con proyectos de cultura. Habrá que ver si algunas de esas instalaciones tienen o no esa orientación. En cuanto a las infraestructuras, yo encuentro que, una vez que ya están hechas, hay que intentar rentabilizarlas. A lo mejor, en algunas líneas de metro que han resultado muy caras y no se usan, habría que bajar los precios y ver si así son de utilidad a las personas que viven en esos barrios.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0