La supervivencia del PSOE pasa por Andalucía

El futuro del partido de Susana Díaz se juega el 22 de marzo en su principal feudo

, Diagonal Andalucía
01/02/15 · 7:22
Edición impresa

El 22 de marzo se celebran elecciones adelantadas en Andalucía, tras la ruptura del pacto de Gobierno entre el PSOE e IU. Casi seis millones y ­medio de electores concurren a las urnas, en una cita que inicia una intensa agenda electoral. Entre las incógnitas, el grado de desgaste del Partido Socialista en la última legislatura o la fuerza de un Podemos autonómico creado a marchas forzadas.

–Toc, toc, ¿se puede? Venía a por lo de los escaños…
–¿Cómo?
–Sí, veníamos a devolvérselos a la ciudadanía.

Así anunciaba Juan Moreno Yagüe, abogado que interpuso la denuncia de 15MpaRato, que se presentaba a las elecciones andaluzas con Podemos. No era un simple diálogo, era una declaración de intenciones. Yagüe ha defendido metodologías participativas como Demo4.0, que pretenden “desrepresentar a la ciudadanía”. Cuando le preguntamos si van a aprobar una ley al respecto, responde: “¿Aprobar? Vamos a implantarlo”. Pese a que las encuestas muestran un desgaste del bipartidismo por la irrupción de Podemos –que se situaba a principios de febrero cerca del 15%– la suma del PSOE y PP supera el 64% de los votos. El PSOE, con un 35%, ganaría las elecciones aunque se vería obligado a llegar a acuerdos concretos o de Gobierno con otras formaciones.

Adelanto electoral

El 25 de enero, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, anunciaba el adelanto electoral a raíz de una serie de desencuentros con IU. La celebración de un referéndum dentro de IU sobre la continuidad del pacto, incluso un viaje a los campamentos saharauis de Diego Valderas (IU), hasta hace poco vicepresidente andaluz, fueron algunas de las razones aducidas por Díaz.

“Los pretextos de Susana no se los cree nadie, es el miedo a Podemos lo que ha hecho que adelante los comicios”, asegura Antonio Sánchez Morillo, exconsejero de RTVA y miembro de IU en los 90. Podemos, que ha postergado las elecciones internas para definir la estructura autonómica, ha elaborado una lista a través de unas primarias vertiginosas. En poco menos de tres semanas, señala Pepe Larios, líder de Equo en Andalucía, su partido ha pasado de proponer una Syriza andaluza junto a IU y Podemos a integrarse en las listas del partido liderado por Teresa Rodríguez.

Aunque IU ha mostrado su malestar por el adelanto electoral, es el único partido de la oposición que afronta la cita con un partido y un líder asentado, Antonio Maíllo, profesor de latín de la Sierra de Aracena (Huel­va), que ganó las primarias para presidir la Junta en julio de 2014.

El PP, principal partido de la oposición, aún no tiene un rostro suficientemente conocido. Juan Moreno Bonilla, líder de los populares andaluces desde febrero de 2014, recoge el testigo de Javier Arenas, quien llevaba cuatro intentos electorales fallidos, pese a que en 2012 el PP obtuvo por primera vez más diputados que el PSOE.

Con este panorama y las encuestas de su lado, el adelanto de las elecciones parece sólo favorecer al PSOE, dispuesto a todo para conservar su principal feudo. Para Antonio Sánchez, Susana Díaz “necesita una victoria, para hacerse fuerte en Madrid, como la que venció a Podemos, ya que nunca ha ganado unas elecciones”. Sin embargo, las encuestas no insuflan ánimos al PSOE en esa tarea: el 27 de febrero, un sondeo de Deimos-Andalucía pronosticaba a los socialistas el peor resultado de su historia. El PSOE obtendría 39 escaños en el nuevo Parlamento, el PP se quedaría en 33 (en 2012 obtuvo 50), Podemos subiría hasta 25, Ciudadanos irrumpiría con 7 e IU se quedaría en 5 asientos.

De la pinza al pacto

El PSOE gobierna Andalucía desde la Transición, con varias mayorías absolutas o el apoyo del Partido Andalucista (PA). Sólo en dos ocasiones en estos 36 años, el binomio PSOE-PA no ha obtenido esa mayoría. La primera vez, en 1994, cuando, de la mano de Luis Carlos Rejón, IU consiguió 20 diputados en el Parlamento andaluz, el mejor resultado de la coalición en toda su historia.

Antonio Sánchez Morillo, responsable de prensa de IU en ese periodo, relata la experiencia. IU se mantuvo fuera del Gobierno y apostó por fortalecer el Parlamento, con Diego Valderas como presidente del hemiciclo y Rafael Rodríguez como portavoz del grupo parlamentario. “En esa época, IU cogió por bandera la deuda histórica”, recogida en el Estatuto andaluz, que comprometía al Estado a inyectar el dinero necesario para equiparar los servicios sociales andaluces con la media estatal.

Chaves y Rejón calcularon dicha deuda en 51.000 millones de las antiguas pesetas, recuerda Sánchez Morillo, y fueron a Madrid a solicitarlas. La negativa de Felipe González fue la razón de la famosa “pinza” de IU, señala Morrillo, al negarse a aprobar los presupuestos, lo que provocó la disolución del Parlamento andaluz en 1996. Veinte años más tarde, se repite la historia. El PSOE adelanta las elecciones por un de­sencuentro con IU, con los mismos protagonistas en primera fila: Diego Valderas como vicepresidente de la Junta y Rafael Rodríguez como consejero de Turismo.

En 2012, el aparato de IU apostó por entrar en el Gobierno en lugar de mantenerse en la oposición, como defendía Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda y líder de la CUT-BAI. Un documento programático, que contemplaba la aprobación de 28 leyes, cerraba el pacto PSOE-IU. El balance de casi tres años de Gobierno es exiguo. De las 28 normativas previstas sólo se han aprobado la Ley de Transparencia Pública y la Ley de Transexualidad. La Ley de la Función Social de la Vivienda, que incluía la posibilidad de expropiar viviendas a la banca en algunos supuestos, fue paralizada por el Constitucional en enero de 2014.

Desde sectores de IU aseguran que lo bueno del pacto se guardaba para el final: banca pública, reforma agraria… Sin embargo, desde la CUT ­denuncian que IU ha hecho todo lo posible para mantener el pacto, “entregándose a la troika para administrar recortes por imperativo legal”. En abril de 2014, a raíz de la crisis generada por la Corrala Utopía, Susana Díaz arrebató a la coalición las competencias en materia de vivienda. “Ha existido sometimiento de IU en todo”, afirma Sánchez Morillo.

La falta de crítica del aparato de IU con el Gobierno de coalición –a quien la CUT acusa de “falta de contundencia” en la denuncia de los casos de corrupción y connivencia con el clientelismo– ha llevado a la CUT a anunciar el 12 de febrero su salida de IU. La formación de Gordillo señaló que no se integrará en Podemos, aunque algunos de sus integrantes participarán en la lista de Teresa Rodríguez.

El “cortijo” del PSOE

Las críticas no sólo vienen por los recortes, sino también por la política del “todo vale por el empleo”, con la reapertura de las minas de Riotinto (Huelva) o las contradicciones sobre la contaminante técnica del fracking. Pepe Larios, de Equo, denuncia que “aunque hayan aprobado una proposición no de ley contra el fracking, se permiten proyectos de investigación en varios puntos de Andalucía”. Larios considera que la solución “no pasa por un tejido empresarial del siglo XIX, sino por energías renovables”.

Para Antonio Sánchez Morillo, IU no ha apoyado a un Gobierno socialista, sino a un “régimen que lleva 36 años en el poder”. Y es que los tentáculos del PSOE llegan a toda Andalucía. Una situación que se evidencia en el campo. En la Transición, el PSOE adoptó la reforma agraria como bandera en Andalucía, pero una vez en el Gobierno no se atrevió a tocar a los terratenientes. En su lugar, aprobó el Plan de Fomento del Empleo Agrario (PER) como una ayuda a los jornaleros, calificada por el SAT como “pan para hoy y hambre para mañana”. Con el PER en manos de la Junta y la patronal controlando las peonadas para conseguir dicha ayuda, la situación en el campo andaluz ha llegado a situaciones de “esclavitud”, como ha denunciado este año CC OO con la campaña de verdeo.

En la red clientelar alrededor del PSOE se encuentran también las fundaciones y empresas de la Junta. Bonilla, candidato del PP, señaló recientemente que la Junta se negaba a dimensionar esta “administración paralela”. Teresa Rodríguez aseguró que, si llegan a gobernar, van a pedir una auditoría de este entramado.

Campeones en paro

- 34,2% de paro en Andalucía. Es la comunidad autónoma con el índice de paro más alto según la última encuesta de la EPA, con 1.395.700 personas desempleadas

270.000 personas sin derecho a voto en Andalucía

6.496.685 de andaluces decidirán los nombres de los 109 escaños del Parlamento andaluz. Aunque, según el INE, en Andalucía viven 6.769.343 personas mayores de edad (dato a 1 de enero de 2014). El voto desde el extranjero también es importante, llegando a un total de 209.768 electores. La población está repartida por las ocho provincias, sólo superando el millón de habitantes Sevilla y Málaga, y con Huelva despoblada con 393.126 habitantes.

Corrupción: érase una vez un ERE

La macrocausa de los ERE ya cuenta con 265 personas preimputadas, incluidos nueve ex altos cargos de la Junta. Cuatro de ellas –Carmen Martínez Aguayo, Francisco Vallejo, Antonio Ávila y Manuel Recio– han conseguido mantener su condición de aforados autonómicos al ser elegidas en enero de 2015 como miembros de la diputación permanente del Parlamento andaluz. El resto –los expresidentes Chaves y Griñán y los exconsejeros Gaspar Zarrías, Mar Moreno y José Antonio Viera– están en manos del Tribunal Supremo, que en febrero de 2015 ha ordenado una investigación sobre la senadora Mar Moreno y el diputado Gaspar Zarrías. De este último, mano derecha de Chaves en su momento y apodado como el “virrey de Andalucía”, Alaya destaca en el sumario su estrecha relación con otro hombre clave de la trama de los ERE, el exsindicalista de UGT Juan Lanzas.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0