Antonio Maíllo
candidato de IU a las elecciones andaluzas
“El debate es qué grado de audacia quiere la sociedad”

Entrevista a Antonio Maíllo (Lucena, 1966) coordinador de IULV-CA y candidato de la coalición a las próximas elecciones andaluzas.

, Redacción Andalucía
17/02/15 · 16:40
Edición impresa
Os presentáis a las elecciones en una situación difícil, con un socio de gobierno desgastado y un Podemos incipiente que no para de crecer. ¿Cómo encaráis esta cita electoral?

Convirtiendo la complejidad en una oportunidad. Dándole la vuelta, podemos arrebatarle votos al PSOE, que ha demostrado con la señora Díaz que rompe cuando se trata de hacer políticas de transformación financiera, como es la banca pública, o políticas sociales, como la implantación de la renta básica. IU tiene un proyecto definido para Andalucía frente a un Podemos que se instala demasiado en la ambigüedad.

¿Por qué pactasteis con el PSOE, aún sabiendo que ibais a estar muy limitados?

Los términos de un acuerdo de coalición están determinados por unos resultados electorales y una voluntad de incidir en el futuro de Andalucía. Fíjese que Susana Díaz ha roto el Gobierno y nos ha desalojado, como ella misma dijo, “por rojos y por decentes”, y por pretender hacer una comisión permanente contra toda la corrupción. Somos molestos para el sistema, hemos abordado políticas en las que tenemos sanciones de 23 millones de euros para bancos, hemos abierto un expediente a las grandes eléctricas para que modifiquen facturas infladas a 98.000 familias, hemos introducido una ley de protección de consumidores de productos hipotecarios, hemos protegido al mediano y pequeño comercio. ¿Es suficiente? Nunca es suficiente, pero hemos hecho una relación dialéctica, a no­sotros nada nos une con el PSOE, salvo un acuerdo programático de obligado cumplimiento. En lo demás cada organización tiene una visión diferente. Posiblemente la proyección es que el próximo Parlamento va a ser más fragmentado, algo que puede generar relaciones multilaterales. Nosotros lo que queremos es tener una buena representación para influir, ser determinantes en el futuro de Andalucía. Queremos congelarle la sonrisa a los poderosos, a los banqueros, a los Botín, a los que han reventado la posibilidad de una banca pública, que es una respuesta a la primera necesidad de la economía andaluza, la necesidad de crédito. Desde esa perspectiva queremos sumar alianzas desde una constatación: el debate en Andalucía ya no es como hace tres años, cuando el PP iba a conseguir mayoría absoluta. En este momento, el PP ya no es una alternativa. El debate es qué grado de audacia en política quiere la sociedad andaluza. Ese grado de audacia será directamente proporcional a la representación y a la fuerza que tenga IU.

¿Seguiréis pactando con el PSOE en el futuro? ¿Con quién os sentiréis más cómodos en futuros pactos de gobierno?

Vamos a ir a degüello con quienes coincidan con nosotros en implantar una renta básica sin trampa ni cartón. Con la banca pública ya no nos vale el debate de ley, haremos un decreto-ley por la urgencia financiera del crédito en Andalucía. ¿Que Podemos está de acuerdo? ¿Que están otras formaciones de acuerdo? Pues con ellos vamos a ponernos a trabajar.

¿Cuál es el modelo productivo por el que apostáis?

Primero hay que hacer un diagnóstico de lo que ha sido la experiencia anterior. Una economía no es sostenible si depende en exceso de un sector determinado. En la década pasada fue la construcción la que determinó el crecimiento en Andalucía, vinculada a un crecimiento especulativo, y que nos ha llevado a esta ruina.

El sector agroalimentario es fundamental en nuestra tierra, generamos unos magníficos productos, sin embargo, no controlamos el valor añadido, la comercialización o la distribución. El caso del aceite de oliva es la gran tragedia. Producimos el 40% del aceite mundial y el 85% de esa producción se va a manos italianas que lo vende en envases de colonia en supermercados estadounidenses a 10 dolares el frasco de 100 ml. Estamos hablando de un diseño de un modelo productivo que tiene que tener dos elementos fundamentales: un instrumento que lo financie –aquí cobra sentido la banca pública, ahora mismo la banca privada no responde a ese objetivo–; y el segundo elemento es la importancia estratégica de la exportación.

En materia de vivienda, ¿cuáles son las propuestas para el futuro?

Tenemos un parque público de 80.000 viviendas, tantas viviendas como tiene Granada. No se ha desahuciado a nadie y cuando hay familias que no han podido pagar el alquiler, le hemos ofrecido trabajos comunitarios en compensación para que ellos sientan la dignidad de que no le deben favores a nadie. Hemos afrontado la expropiación a bancos cuando estos intentan expropiar a familias que no pagan hipotecas porque no tienen recursos para ello. Hemos estado al lado de la gente y el sistema, el Gobierno del PP y el Tribunal Constitucional ha estado del lado del bipartidismo.

Desde los movimientos sociales en defensa de la vivienda se acusó a IU de instrumentalizar la lucha para sacar rendimiento político.

Nosotros abordamos un proceso de realojo de las familias [de la Corrala La Utopía] ante un requerimiento judicial para dar techo a quien no lo tiene. Fue causa de una crisis de Gobierno. Y nadie repara que quien dio su brazo a torcer y tuvo que rectificar fue la señora Díaz. Y ¿sabe por qué? Porque si no llega a restituir la competencia y darnos la razón, nos habríamos ido del Gobierno. Y ahora, la gente discrepará o no, lo que sí me encuentro es con gente que quiso instrumentalizar a los vecinos y que éstos se rebelaron contra ellos.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0