Análisis de medios
Negligencia en el tratamiento mediático del ébola

Galería de los horrores en el tratamiento informativo de la crisis del ébola en medios de comunicación privados y públicos.

, autor del blog Diseccionando a El País en Tercera Información.
28/10/14 · 15:39
ABC

El domingo 19 de octubre, una marea de miles de personas salió a la calle para pedir la dimisión de la ministra de Sanidad Ana Mato y el respeto hacia los médicos y otros profesionales como Teresa Romero.

La enfermera infectada de ébola tras la negligente decisión del gobierno Rajoy de traer al misionero contagiado en Sierra Leona, tuvo que padecer los miserables ataques de la prensa conservadora. Al poco de enfermar Teresa, y en un momento en el que su vida corría grave peligro, ABC entregaba su rotativa al servicio de los intereses del partido gobernante para eximirlo de cualquier responsabilidad respecto al primer brote de ébola en Europa. Bajo el epígrafe "Teresa Romero asume sus errores" publicaba sin pudor en su portada del 9 de octubre el titular "No le conté a mi doctora que estuve en contacto con el ébola". Era la declaración de guerra contra una persona moribunda cuyo rostro se pintaba en esa edición difuminado en acuarela. Horas después, ABC mataba a la enfermera detallando la incineración de su cuerpo sin autopsia. Otros medios del grupo Vocento como El Correo se sumaban al asesinato junto a la cadena Cope: "Muere la auxiliar de enfermería contagiada por el ébola". El día anterior, la Iglesia, a través de la cuenta de twitter de su radio, consideró relevante informarnos de que "la infectada de ébola fue a depilarse a la peluquería tras visitar al médico". Lejos de pedir disculpas a sus lectores, a Teresa Romero y a su familia, tanto ABC como La Cope optaron por negar la publicación a pesar de que esta permaneció en la memoria del buscador Google durante horas después de desaparecer de las webs.

Dos días después, Telemadrid tomaba la senda fangosa abierta por ABC y La Cope para responsabilizar a la enfermera de "imprudencias, errores, fallos" y de que su contagio "podría haberse detectado mucho antes si no se hubieran producido una serie de circunstancias de difícil explicación (...) 1.- No avisó del contagio. 2.- No se identificó en el centro de salud. 3.- Hizo vida normal. 4.- No comunicó fiebre alta". La televisión autonómica obviaba que la fiebre de 37 grados fue diagnosticada en el centro de salud como "un simple constipado", o que la ambulancia que trasladó a Teresa Romero llevó después a siete personas más, una de las cuales ya es sospechosa de contagio. La televisión de Aguirre tampoco hacía referencia alguna a la negligente decisión de trasladar a dos enfermos de ébola desde Sierra Leona sin un protocolo claro de actuación a instalaciones no preparadas en España.

La utilización de trajes de protección inferior a la establecida para pandemias como la del ébola era ocultada por el programa España Directo de TVE mediante la burda mezcla de imágenes del hospital Carlos III con otras del Charité, que cuenta con la unidad de aislamiento más grande de toda Alemania.

A estas y otras nefastas noticias se sumó el gran carnaval en torno al inminente sacrificio de Excálibur. El volumen de información dedicado al destino del perro contrastaba con puntuales notas sobre los casi cuatro mil fallecidos por ébola en el continente africano durante esos días. Mientras algunos manifestantes bloqueaban la entrada a la vivienda de la mascota de Teresa Romero, Sierra Leona registraba el mayor número de víctimas por ébola en un sólo día: ciento veintiuna.

¿Nadie grita en la calle contra el despropósito, la burla y la bajeza moral de los medios españoles? ¿Nadie exige la dimisión de los directores de La Cope, ABC, TVE y Telemadrid?

Tags relacionados: ABC COPE ébola RTVE Telemadrid
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar