Alemania cuestiona el mecanismo de resolución de conflictos ISDS
Economía presenta el acuerdo de libre comercio TTIP a las grandes empresas

El Ministerio de Economía acoge un encuentro para dar conocer los avances en la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones a las empresas. Las organizaciones de la sociedad civil han sido excluidas de una conferencia a la que asisten los jefes negociadores de Estados Unidos y la Unión Europea.

, Redacción web
17/03/14 · 13:04

Ignacio García Bercero y Dan Mullaney, jefes negociadores del posible acuerdo de Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés), se encuentran hoy 17 de marzo en Madrid en la presentación de este acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea. El ministerio de Economía y Competitividad organiza esta conferencia, que se está llevando a cabo en la sede del think tank neoconservador Real Instituto Elcano. Organizaciones como Ecologistas en Acción y Attac han denunciado que la conferencia se produce solo para representantes de grandes empresas, y que no se ha permitido la entrada a representantes de la sociedad civil. Por este motivo, y para denunciar un acuerdo que, de salir adelante, puede modificar sustancialmente las condiciones de vida de europeos y estadounidenses, la Asamblea Abierta No al TTIP, en la que participan treinta colectivos sociales y sindicales ha organizado una concentración hoy a las 14h frente al Ministerio de Economía y Competitividad.

La oposición al tratado se traslada este lunes a Madrid después de que varias decenas de activistas europeos se reuniesen el jueves 13 de marzo en Bruselas con motivo del inicio de la cuarta ronda de negociaciones del tratado TTIP. A medida que avanzan las negociaciones arrecian las denuncias en torno a la opacidad y la falta de transparencia de la Comisión Europea, que no ha facilitado a la población europea la documentación de las reuniones celebradas hasta ahora. Durante las protestas de la semana pasada en Bélgica, organizaciones agrarias vertieron varios litros de leche para denunciar un tratado que puede modificar sustancialmente las condiciones de comercialización de productos agrícolas y suponer la pérdida de miles de puestos de trabajos en el campo.

El impacto en las pequeñas y medianas explotaciones agrícolas es una muestra de cómo este tratado afectará a las PYME. Como explica a DIAGONAL Tom Kucharz, de Ecologistas en Acción, las asociaciones y lobbies de PYME vienen denunciando desde 2006, cuando se presentaron las estrategias de comercio internacional de la Comisión Europea, y en 2011 cuando se renovó dicha estrategia, que no han sido consultadas y que no se benefician de las políticas comerciales de la Unión Europea. A pesar de estas críticas, que no tendrán eco en el instituto Elcano, los jefes negociadores insistirán en presentar a la opinión pública el acuerdo como positivo para las PYME ya que, según ha declarado Mullaney a Europa Press: "Tanto Estados Unidos como Europa comparten firme compromiso con expandir la participación de las pequeñas y medianas empresas en el comercio trasatlántico y en inversiones".

75.000 empresas transnacionales, con sedes en ambos continentes, serían las principales beneficiadas de este acuerdo, que, por el contrario, "es un ataque claro a programas de políticas públicas" que benefician a las PYME, explica Kucharz. En el caso de la agroindustria, el tratado busca eliminar programas de venta de productos locales y fomento de los circuitos cortos de producción y consumo en las escuelas. En otros sectores, como el de la propiedad intelectual o los servicios financieros, la norma que se discute entre Europa y Estados Unidos amenaza con dejar fuera de juego a las empresas más modestas, que, en materia de acceso a créditos serían relegadas por los gigantes del sector financiero de la City y Wall Street, dado que el TTIP incidirá en la eliminación de las regulaciones del sistema financiero "e irá en contra de un sistema de financiación más acorde con las necesidades de pequeñas y medianas empresas", concluye Kucharz.

En otros sectores como el energético, el impacto sobre las PYME se hará notar en la imposibilidad de pequeñas empresas de las energías renovables de revocar decisiones en contra de las subvenciones a este sector. A este respecto, Kucharz recuerda que la Unión Europea y Japón han denunciado a Canadá por la decisión del Estado de Ontario de favorecer a las pequeñas explotaciones renovables con un programa con el que pretende crear 22.000 puestos de trabajo. La UE y Japón han llevado la decisión de Ontario ante la Organización Mundial del Comercio y ha socilitado la puesta en marcha de un Mecanismo de Solución de Diferencias entre Inversor y Estado (ISDS, por sus siglas en inglés), equivalente al que se propone imponer con el acuerdo TTIP.

Alemania se desmarca del ISDS

Hace exactamente una semana, el periodista de The Guardian George Monbiot denunciaba un acuerdo cuyo mayor peligro "es la insistencia de ambas partes [EE UU y UE] en el llamado ISDS". Una suerte de tribunal de las corporaciones que se ha demostrado en otros tratados como una herramienta de las grandes empresas transnacionales para echar abajo o "puentear" aquellas legislaciones que afecten a su obtención de beneficios. Las preguntas de Monbiot acerca de las contraprestaciones, el toma y daca en las negociaciones de este acuerdo, fueron atajadas en el mismo medio por el exministro de Hacienda y diputado conservador Ken Clarke. En palabras de Clarke dicho mecanismo "es lo habitual" en estos tratados.

No obstante, según una noticia del Financial Times del día 14, el Parlamento alemán ha trazado "una línea" en torno a la puesta en marcha del ISDS y va a presionar para que se elimine del tratado este mecanismo de resolución de conflictos. Ignacio García Bercero y Dan Mullaney se han negado a comentar esta información, que puede hacer peligrar el acuerdo atlántico de comercio. En cualquier caso, la consulta ciudadana sobre el ISDS, que anunció Karel de Gutch, comisario europeo de Comercio, todavía no ha dado comienzo, y, como recordaba Monbiot, todavía no hay rastro de que se vaya a producir "a principios de marzo", como prometió este representante de la Comisión Europea.

Colectivos sociales protestan ante el Ministerio de Economía contra el TTIP

Por Diso Press

Miembros de ATTAC, Ecologistas en acción, Amigos de la Tierra, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) y La Plaza de los Pueblos, se han concentrado hoy ante la sede del Ministerio de Economía y Competitividad para protestar contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés).

La concentración se ha desarrollado mientras, en el interior del Ministerio se celebraba una conferencia bajo el título “Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión”, a la que, según Ecologistas en Acción “sólo podían participar representantes de empresas”. Por ese motivo se concentraban también hoy, para exigir la posibilidad de participación de los agentes sociales en los asuntos públicos. “No quieren dejarnos participar porque no quieren que nadie les haga preguntas incómodas” ha gritado Tom Kucharz, coordinador del área de Agroecología y Soberanía Alimentaria de Ecologistas en Acción, a través del megáfono, al otro lado de la carretera y del cordón policial que ha impedido a los manifestantes acercarse a la puerta del Ministerio. También Ana Etchenique, vicepresidenta de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), se queja también en este sentido: “somos una sociedad adulta, sabemos perfectamente qué queremos y qué no queremos, por lo que este negociado a nuestras espaldas nos parece absolutamente aberrante. Es muy grave, porque nos estamos jugando el futuro”.

Según el programa de la conferencia celebrada hoy, el TTIP “podría aportar 119 mil millones de euros a la economía de la UE y 95 mil millones de euros a la economía de EEUU hasta 2027, a través de la eliminación de las barreras arancelarias y no arancelarias, y mediante la simplificación de las diferentes normas técnicas y reglamentos”. Las organizaciones convocantes de la protesta denuncian sin embargo que, el acuerdo supondría un paso más en la desregulación económica y la privatización de servicios, y un beneficio exclusivo para las grandes corporaciones. “Con este Tratado, cualquier empresa podrá recurrir a un tribunal, en contra de un gobierno cuya legislación haya perjudicado a sus beneficios”, explica Mariano Aragonés, miembro de ATTAC, que asegura que el TTIP supone “un gran beneficio para las grandes corporaciones a corto plazo” y que lamenta además que “el leit motiv de la organización a la que represento, la tasación de las transacciones financieras, será imposible si se aprueba este tratado”. En la misma línea, Blanca Ruibal, responsable de agricultura y alimentación de la asociación ecologista Amigos de la Tierra, advierte de que “la posibilidad de incluir un mecanismo de arbitraje ajeno a todos los tribunales de justicia, es un ataque a la línea de flotación de la democracia”. Ya que, dice, “una empresa no puede jamás estar a la altura de un Estado soberano ni poder denunciarle en un tribunal que no responde al ordenamiento judicial propio del Estado”.

Según la página web que la Comisión Europea ha creado para informar sobre las negociaciones del Tratado, “el TTIP tiene como objetivo eliminar las barreras comerciales entre los Estados Unidos y la Unión Europea (suprimir aranceles, normativa innecesaria, restricciones a la inversión, etc.) y simplificar la compraventa de bienes y servicios entre estos dos espacios”. Blanca Ruibal, denuncia que dentro de esa normativa “está el poder o no clorar los alimentos, comercializar carne hormonada, o el cultivo de transgénicos”. Este tratado de libre comercio e inversiones que se está negociando desde hace más de un año es, en opinión de Ruibal "una amenaza sin precedentes para muchas de las cuestiones ambientales y de seguridad alimentaria por las que la ciudadanía europea ha estado luchando durante décadas”.

Al término de la concentración, Tom Kucharz, que se ha negado a entregar su documentación a los miembros de la UIP, por "no estar haciendo nada malo", ha sido retenido por éstos, que le han obligado a identificarse.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0