REPORTAJE | LA OPORTUNIDAD DEL PARÓN VERANIEGO
El 15M sigue su carrera de relevos

Del #tomalaplaya a las marchas indignadas, los
ritmos de la protesta salen del foco mediático pero
no de las redes virtuales y presenciales.

12/07/11 · 8:00
Edición impresa
JPG - 161.8 KB

“Esto es como Gandhi, pero con internet”.
Javier Toret, miembro de
Democracia Real Ya en Barcelona,
acude a esta frase para describir el
15M. Su autor es un comerciante
pakistaní: Toret le había preguntado
su opinión sobre un movimiento
que en pleno verano sigue mostrando
una fuerte capacidad de
contagio.

“En nuestra marcha camina el
primer acampado del 15M”, bromea
por teléfono Juan Bordera, a
su vez uno de los 12 primeros caminantes
de las marchas indignadas
que confluirán en Madrid el 23
de julio. De forma natural, Carles,
un vecino de la localidad valenciana
de Carcaixent, se unió a la marcha
con la credencial de haber
acampado en la plaza de su pueblo
en protesta por su despido. Allí
plantó su tienda dos semanas antes
de que las famosas 40 primeras indignadas
acamparan en Sol.

Como Carles, otro acampado solitario
difundía su apoyo a la marcha
indignada: “Soy Ginés Rodríguez,
el extrabajador del grupo
Tavex que estuvo en huelga de
hambre durante 22 días”, anunciaba
en el blog de las marchas indignadas.
“Cuando la marcha este que
parte de Valencia se una con la que
sube de Alicante me uniré a ellos
con otros compañeros para marchar
hacia Madrid como un indignado
más con la injusticia global”.

A tres semanas de la fecha de llegada,
las marchas indignadas suman
kilómetros y participantes.
Sólo en Valencia, se están organizando
autobuses desde diez barrios
distintos para el día de la llegada.
Ocho rutas más se sumarán
a la convocatoria desde diferentes
puntos del territorio: nada mal, para
un movimiento que, después de
la demostración de fuerza del 19J,
había pisado el freno con la consigna
#tomalaplaya difundida en
las redes sociales.

“Nosotros no tenemos ninguna
duda de que este movimiento va a
seguir hacia delante”, aseguraba
Xavi, de la acampada de Terrassa
(Barcelona), durante su intervención
en una mesa redonda sobre el
15M celebrada en el centro social
malagueño La Casa Invisible. “Pero
evidentemente no podemos hacer
una manifestación de 50.000 o
100.000 personas cada semana”,
reflexionaba.

Espacios de anonimato

Tras semanas de sobreexposición
mediática, el movimiento perfecciona
sus herramientas en los espacios
de anonimato que, en expresión del
editor Amador Fernández-Savater,
cobijan la politización contemporánea.
Alberto, del nodo sevillano de
Democracia Real Ya (DRY), explicaba
también en la Invisible la integración
de sus “laboratorios de investigación”
en uno de esos espacios,
la red social N-1.

Estos centros de trabajo colaborativo
para el desarrollo de propuestas
se construyen en la red con aportaciones
legales, históricas y de comunicación
política. “En su mayoría son
brillantes ideas”, celebraba Alberto,
que esperaba tener suficiente trabajo
avanzado como para presentar media
docena de propuestas bien trabajadas
para el final del verano. “Es lo
bueno del parón. Ahora tenemos
tiempo para pensar, leer y escribir”,
remachaba.

Algunas de las ideas y materiales
para estas dos páginas se han tomado
de la mesa redonda celebrada en
la Invisible el 25 de junio. Los participantes
contestaron a las preguntas
del recuadro.

PREGUNTAS

1.¿De dónde venimos?
¿Cómo empezó el proceso?

2.¿Dónde estamos?
¿Qué hemos aprendido?

3.¿Cuáles son los próximos pasos?

JAVIER TORET. DEMOCRACIA REAL YA-BARCELONA, AGENCIA
'LA EX' Y UNIVERSIDAD NÓMADA

1.«Se trataba de aprovechar
las capacidades
de la gente que está
en las redes sociales
para desviar esa energía
y construir un plan. Un
amigo nos invitó a un
grupo de Facebook donde
estaban los grupos
Promovilización ciudadana.
Allí había un montón
de gente que no se
conocía, gente muy diversa
y de muchos sitios,
y empezó a crearse una
ilusión y un plan colectivo
para atacar o hackear
la democracia con ese
nombre. Yo veía el nombre
Democracia Real Ya
y decía 'qué aburrimiento'.
Pero no veas cómo
curraban. Se creó una
ilusión colectiva: podíamos
hacer algo con una
visión estratégica. La
mayoría era gente que
no venía de la militancia,
y debemos ser muy autocríticos
al respecto».

2.«Ahora tenemos un
momento para repensarnos
y reactualizarnos.
El volver a creer
que podemos cambiar
las cosas está generando
una mutación muy fuerte
en nuestras vidas, en
ese sentido creo que los
pasos que ha dado el
movimiento son de no
retorno. Hemos aprendido
del 15M su capacidad
de cohesión, de no disolverse,
de no dejar que la
ciudadanía se contagie
de pasiones tristes. Todo
esto ha tomado cuerpo
en nuevas formas de
autoorganización que
cuestionan la dictadura
partitocrática. En toda
Europa, movimientos
como Uk Uncuts o Juventud
Sin Futuro encarnan
esas multitudes
precarias que se levantan
ante el secuestro de
la democracia».

3.«Para el 15 de octubre
estamos lanzando
una convocatoria
global de movimiento y
es importante construirla
colectivamente. Este
proceso político transformador
no es un
sprint sino una carrera
de fondo, que hay que
trabajar con una visión
estratégica a medio-largo
plazo: tenemos que
descansar, tenemos
que tomar la playa, tenemos
que intentar disfrutar
también del proceso.
O sea, esto no es
un ritmo infinito, es
muy importante entender
esa dimensión de la
energía de este movimiento,
y cómo puede
extenderse, cómo puede
profundizarse, qué
papel tienen nuestros
colectivos en eso.

UN PARTICIPANTE. DEMOCRACIA REAL YA-SEVILLA.

1.«A principios de
marzo éramos diez
chavales y dijimos pues
bueno, vamos a hacer
una manifestación. Una
cosa importante es que
ninguno teníamos un
largo bagaje en el activismo.
Eso ha sido malo
porque nos faltaba un
poquito de experiencia
de algunas cosas, y bueno
porque la mente en
blanco está deseando
llenarse de información
de los demás, de metodologías,
de experiencia,
porque ha sido un proceso
contínuo de desaprendizaje
y de aprendizaje.
La idea era decir
esto no es una organización,
es un ente, con un
manifiesto inclusivo, positivo,
precioso, que todo
el mundo firmaría, unas
exigencias que todo el
mundo más o menos
comparte».

2.«Ahora la cosa se
está esparciendo
por los barrios, y en esos
barrios vamos confluyendo
todos los brazos,
las cabezas, los actores,
y desde ahí vamos tejiendo
la red. Hemos comprendido
que esto es
una cuestión de mucha
gente, muchos actores,
que cada uno tiene una
temporalidad diferente y
un espacio geográfico de
actuación diferente y correlativamente
una metodología
de acción diferente.
Al final todos se
complementan y si hay
algún malentendido, lo
que tenemos que hacer
es fortalecer los canales
de comunicación. Con
eso iremos poco a poco
en ese proceso de esparcimiento-
convergencia,
no tenemos un referente
histórico en el que mirarnos,
estamos haciendo el
cuadro con el boceto
ahora mismo».

3.«Estamos creando
un Estado constituyente
permanente que
se contrapone con ese
Estado constituido con
mecanismos de representación
que han quedado
caducos. Uno de
los objetivos es la efectiva
ocupación del espacio
político: pasar de elegir
a un representante que
vote por ti a proponer directamente
política en
su conjunto, con estas leyes,
esta dotación presupuestaria
y esta manera
de aplicarlas. Para ello
es necesario crear una
conciencia crítica y política
que supere las antiguas
realidades sociales,
generar nuevos usos que
pasen por la información
en red y por la pedagogía».

UNA PARTICIPANTE. PLATAFORMA ESTADO DEL MALESTARMÁLAGA.

1.«La primera convocatoria
fue en
Madrid y a partir del
fin de semana siguiente
fuimos 50 ciudades.
En Málaga al principio
sólo estuve yo, pero a
partir de ahí se creó
mucha ilusión porque
además era una manera
nueva, éramos gente
que nunca habíamos
participado en movimientos
sociales, nos
considerábamos la clase
media, que habíamos
caído en un hoyo
que ni nos imaginábamos,
y empezamos a
salir a la calle, y lo que
pasó es que cada vez
salía más gente, y se
montó la plataforma de
coordinación ciudadana,
y una cosa que nos
pareció interesante es
que había mucha discusión
política, pero en
Malestar se decía 'no,
aquí lo importante es sacar
a la gente a la calle',
y creo que eso es lo que
unió a la gente, la idea de
movilizar a la gente en la
calle y partir de ahí hacer
política».

2.«Si hay algo que
hemos aprendido
es el término 'cuidadanía',
me parece perfecto
para definir lo que
tenemos que seguir
trabajando, que eso para
mí ha sido la dimensión
que ha tomado al
ser un grupo con tanta
gente, con tantas ideas,
con tantos intereses,
que es lo que nos puede
unir, el cuidado, el
respeto. Yo creo que
ahora estamos más
concienciados con esos
cuidados, con que esos
grupos tienen que estar
activos pero sin
quemarse».

3.«Me parece muy
importante la idea
de soltar el testigo, vimos
que soltándolo
otras personas lo cogían
y lo pasaban a otro
lado. Primero fue
Malestar, las plataformas,
la convocatoria
del 15, y luego las
acampadas y las manifestaciones,
siempre
había alguien que seguía.
Esto te permite
también ir para atrás, ir
para alante, y descansar
un poco, y te permite
trabajar mucho más.
Si es que yo decía 'me
voy', y cuando vuelvo
de sacar al perro ya
han hecho una web, esto
es la empresa más
potente que nunca he
visto, la gente queriendo
hace mucho más
que cobrando. Esto lo
ve la Coca Cola y no se
lo cree».

CELIA. PARTICIPA EN EL CENTRO SOCIAL MADRILEÑO PATIO
MARAVILLAS

1.«Yo por mi parte no
había vivido de esta
manera este imaginario
de la victoria, no sé si en
la vida o desde hace muchísimo
tiempo. Para
que se quedaran los 40
frikis que se quedaron la
primera noche en Sol
hacía falta creérselo.
[En los movimientos sociales
de Madrid] llevábamos
seis años o siete
haciendo unas manifestaciones
aburridísimas
en las que nadie se sentía
a gusto, que todo el
mundo sabía que tenían
unos límites clarísimos y
que no llegaban a ningún
lado».

2.«El movimiento ha
introducido un vocabulario
completamente
novedoso, que
ha tenido un efecto de
performatividad muy
fuerte, es decir cuando
en las manifestaciones
había un cartelón con la
palabra 'respeto', que
puede ser un concepto
que más o menos nos
identifiquemos con él,
igual nos sentimos un
poco indiferentes, pero
ha cambiado de forma
real las relaciones que se
producían en las plazas
y en los barrios, eso es
una novedad alucinante.
El15M ha supuesto una
nueva forma de agregación
que multiplica la
potencia que tiene cualquier
tipo de movimiento,
porque no es simplemente
individual o colectivo,
sino que permite
que determinados grupos
de colegas, incluso
a través de las redes sociales,
y de forma individual,
las plazas, los
centros sociales, los barrios,
se pongan en torno
a una misma cosa».

3.«El reto es ver de
qué forma nos dotamos
para potenciar la
inteligencia colectiva.
Tienen que ser formas
que no la aplanen, porque
normalmente cuando
la complejidad es
muy alta, los esquemas
simplificadores cortan
los brazos y las piernas
de los movimientos, el
reto es cómo nos organizamos
de una manera
que no nos recorte.
Ahora viene por delante
el verano, y hay que tener
las pausas bien determinadas
y aplicar la
potencia en los puntos
de presión donde estemos,
y seguir trabajando
en la elaboración de
un repertorio propio del
movimiento, que yo creo
que con la inteligencia y
las capacidades técnicas
que están dentro es bastante
factible».

Tags relacionados: Barcelona Número 154
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto