CEMENTERIO NUCLEAR // ENRESA ELIGE A LOS PUEBLOS PARA INSTALAR EL ATC ANTE LA FALTA DE CANDIDATOS
Opacidad y presiones para enterrar 6.700 toneladas de residuos radioactivos

El 29 de enero terminaba el plazo para presentar las candidaturas para el almacén de residuos radioactivos. Prácticamente en el último momento, 14 ayuntamientos decidieron postularse para este proceso de selección.
Desde ese instante, sus habitantes han conocido las estrategias que la empresa pública responsable, Enresa, ha utilizado para granjearse el apoyo de los responsables municipales. La decisión final no se sabrá hasta dentro de unos meses, tiempo para que las plataformas antinucleares intenten evitar que su municipio se una a Trillo, Zorita (Guadalajara) y El Cabril (Córdoba), lugares que tienen cementerios nucleares.

02/03/10 · 19:25
Edición impresa
Manifestación contra el cementerio nuclear. / FOTO: María José Esteso Poves.

De los 8.099 municipios del Estado
español, sólo 14 han solicitado la
instalación del Almacén Temporal
Centralizado (ATC) en su territorio.
Pero todo indica que no lo han hecho
por iniciativa propia. Ni siquiera
los seis millones de euros al año para
la comarca que el Ministerio de
Industria ofrecía en un principio, de
los cuáles 2,4 millones van destinados
exclusivamente al municipio
que acoja el ATC
, fueron suficientes.
Para conseguirlo la Empresa
Nacional de Residuos Radioactivos
SA (ENRESA) se ha tenido que emplear
a fondo: reuniones secretas,
ofertas a alcaldes, tours de científicos
a sueldo por los pueblos e, incluso,
subir la cuota inicial de inversión
a 8,25 millones de euros para conseguir
candidatos para acoger las
6.700 toneladas de residuos.

Por eso, algunos municipios se
han presentado sin cumplir las bases
del Ministerio de Industria. Incluso
dos de ellos ni siquiera lo aprobaron
en Pleno. La mayoría convocaron los
plenos en sesión urgente el 29 de
enero, último día para aprobar el
ATC. Enresa había mantenido durante
meses reuniones con todos los
municipios y les había dado instrucciones
.
Por ello, plataformas ciudadanas
y grupos ecologistas califican
el proceso de “nada democrático”.

PRÁCTICAS POCO TRANSPARENTES

En Extremadura hay dos candidaturas,
Albalá (Cáceres) y Granja de
Torrehermosa (Badajoz). En Albalá,
el alcalde, Jesús Pascual (independiente),
dimitió sorprendido
porque la mayoría de la corporación
votó a favor. Pascual declaró
que como médico conocía las consecuencias
del cementerio nuclear.
Antonio Galán, concejal del PP de
Albalá, que también votó en contra,
ha declarado a DIAGONAL: “Ha sido
todo muy oscuro. El 28 tuvimos
un pleno, y el 29 a mediodía nos
convocaron para otro a las 17h de
la tarde. Primero nos dijeron que
había llamado la agencia Efe, después
reconocieron que Enresa llamó
para convocar el pleno. Llevaban
tiempo de negociaciones. El
80% de la comarca está en contra”
.

Granja de Torrehermosa ha visto
rechazada su solicitud, pues se presentó
fuera de plazo y sin someterlo
al pleno. Fuentes municipales aseguran
que la alcaldesa, Mª Josefa
Tejada, habría sido inducida a tomar
esa decisión; aunque ella lo niega.
“Enresa no me ha llamado, presentamos
la candidatura para no
perder la oportunidad. Pero ahora
nos retiramos”, asegura.

EN CASTILLA LA MANCHA, la decisión
de Villar de Cañas (Cuenca) también
 ha estado rodeada de polémica
. Su
candidatura ha sido liderada en la
sombra por la secretaria del Ayuntamiento,
Carmen Barco,
que lleva
21 años en el cargo y es también la
presidenta del Colegio de Secretarios
de la provincia.

Hace meses informó
sobre el ATC a su alcalde, José María
Saiz (PP). Los dos han repetido los
mismos argumentos a DIAGONAL:
“Esto no es un cementerio nuclear,
es un ATC. La gente se opone por
ignorancia,
es más probable que se
caiga un avión en medio del pueblo”.
Saiz afirma que hasta allí fue Eduardo
Gallego, profesor de ingeniería
nuclear, y
“nos explicó que no existen riesgos.

Nos han puesto un vídeo en el que se
ve qué sucede si un bidón estalla”,
relata el alcalde. Se refiere al vídeo y
a la charla que Gallego dio a los vecinos
dos días antes de celebrar el pleno.
La actuación de la secretaria ha
generado una fuerte polémica, porque
justo después del acuerdo del 29
de enero, envió un correo a los secretarios
de la provincia justificando la
decisión del ayuntamiento.
Mientras,el presidente de Castilla La Mancha
Barreda la ha acusado de utilizar su
cargo para influir sobre el alcalde.

CASTILLA LEÓN.
 “Aquí ha habido maletines”, denuncian
algunos miembros de la
Plataforma Voz a la Comarca durante
la manifestación en Campo de San
Pedro (Segovia) el 7 de febrero contra
el ATC. Los vecinos no entendían
la maniobra del alcalde, José Antonio
Martín (PSOE), que presentó la candidatura
fuera de plazo y luego
declaró que se arrepentía. A la provincia
de Segovia, Enresa mandó a
dos de sus pesos pesados: el propio
presidente, José Alejandro Pina, nacido
en la provincia, y a su consejero,
Arturo González, ex senador por
Segovia.

Cuatro municipios segovianos
pretendían albergar el cementerio
nuclear: Fresno de Cantespino,
Santiuste, Bernuy de Porreros y
Campo de San Pedro. Arturo González
visitó varias veces Campo de
San Pedro, incluso se reunía en el
bar del pueblo con el alcalde. Cuando
el alcalde propuso el ATC a la corporación
pidió una especie de juramento
secreto. Laura Martín, concejal del
PP, votó en contra. “Enresa dijo que
tendríamos riqueza y más niños en
la escuela”, señala.

Bernuy de Porreros también fue
tentado. Su alcaldesa, Yolanda Benito
(PSOE) declaró que había recibido
instrucciones de Enresa
para no
someter la candidatura del ATC a votación
popular y que el pleno lo celebrasen
el último día de plazo para
evitar protestas. Este municipio fue
el único que convocó una asamblea
popular antes del pleno. Los vecinos
de toda la comarca rechazaron la
propuesta y la candidatura se frenó.

ASCÓ Y YEBRA PRIMERO

Muchos aseguraban que Enresa no sólo había buscado los candidatos más idóneos por proximidad a las centrales nucleares y por un fácil transporte de los residuos, sino que había pagado para engordar una raquítica lista de interesados.

A primeros de febrero el diario Público confirmó
la existencia de un ‘trato’ entre
el Ministerio de Industria y la
Asociación de Municipios en Áreas
Nucleares (AMAC) por el que Sebastián
incrementaba la partida prevista
hasta 8,25 millones al año, aumento
que iría a parar a los 69 municipios
que albergan instalaciones
nucleares. A cambio, AMAC habría
buscado municipios para la lista del
ATC e Industria instalaría el cementerio
en Ascó o Yebra.

Pero aunque Ascó y Yebra parten
como favoritos las cosas no están claras.
En Ascó no existe consenso. Su
alcalde, Rafael Vidal (CIU) ha ofrecido
la candidatura, pero hay una fuerte
oposición. En la última manifestación
6.000 personas dijeron “no” al
cementerio nuclear. Vidal y varios
concejales más tienen vinculaciones
laborales directas o indirectas con la
central nuclear.

Mientras, la Coordinadora
Anticementiri Nuclear de
Catalunya (CANC)
acusa a Enresa
de provocar que los municipios hayan
presentado su candidatura al
ATC en un mes, cuando en países como
Holanda dedicaron 15 años.
Y tampoco hay consenso político.
Montilla prepara su reelección en la
Generalitat catalana y se niega a admitir
el cementerio.

Yebra (Guadalajara), favorita
por su cercanía a Zorita, tiene también
un alcalde (PP) que trabaja en
la nuclear. Ecologistas en Acción
pide “una ley de incompatibilidad.
No puede ser que los alcaldes de
las zonas nucleares y sus familias
tengan contratos en las centrales y
decidan a espaldas de los ciudadanos
y de la comarca”. Barreda se
opone radicalmente porque “ni
Yebra, ni Villar de Cañas reúnen
las condiciones. Yebra sufrió en
2007 un movimiento sísmico y en
1995 inundaciones en las que murió,
entre otros, el gerente de la
central de Zorita”.

Santervás de Campos (Valladolid),
con 60 vecinos, ha sonado mucho
los últimos días. Su alcalde,
Santiago Baeza (PP), declaró a
DIAGONAL: “He hablado con Enresa
y me dice que tengo que esperar.
Prefiero enterrar residuos nucleares
que enterrar al pueblo”.

María Teresa Fernández de la Vega,
vicepresidenta del Gobierno,
visitó el 8 febrero a Juan Vicente
Herrera, presidente de Castilla y
León, y declaró que los municipios
de Melgar de Arriba y Santervás
de Campos (Valladolid) y Torrubia
de Soria
son de “excelente calidad”.
Al día siguiente un periódico
revelaba que si Santervás era elegido
para el ATC, el centro tecnológico
anexo iría al vecino pueblo
de Sahagún, en León. Al parecer,
los empresarios de Valladolid pusieron
el grito en el cielo y dos días
después el alcalde de Santervás dijo
que sopesaba la posibilidad de
retirarse: “Esto me huele mal”.

Los grupos ecologistas denuncian
el ‘oscurantismo’ seguido por
Industria
. Para Fernando Ramos,
de Ecologistas en Acción, “el proceso
de elección ha sido oscuro y
nada participativo. Es una decisión
trascendental y ningún Ayuntamiento
ha sido elegido para eso”.
Carlos Bravo, de Greenpeace, dice
que “el procedimiento ha sido un
auténtico esperpento, propio de la
España de charanga y pandereta.
Vamos a impugnar la convocatoria
junto a Ecologistas en Acción”.


“UNA BICOCA”, SEGÚN TOHARIA

La secretaria de Villar de Cañas,
Carmen Barco afirma que el
periodista Manuel Toharia es su
amigo desde hace 30 años y que
les aseguró que “el ATC es una
bicoca para Villar de Cañas
. Llevamos
meses haciendo gestiones y queremos
ganar, por eso decidimos
que se supiera el último día.
Entre nuestros asesores han
estado, además de gente vinculada
al pueblo, Eugenio Domínguez
Vilches y Eduardo Gallego,
asesores del Ministerio de Industria.
Sin embargo, José María
Barreda no quiere el ATC, y ¿qué
quiere entonces?, ¿qué pongamos
un centro de interpretación
del morteruelo?”, afirma Barco.


ACTORES PRONUCLEARES

MARIANO VILA, GERENTE DE AMAC

“Cobardes”, así calificó Mariano Vila la decisión de Merindad de Cuesta-Urría (Burgos) y Tivissa (Tarragona)
de no albergar el ATC. Vila ha sido el encargado de la Asociación de Municipios Afectados por Centrales Nucleares de encontrar pueblos para Industria. Mejor le salieron ‘sus negociaciones’ con Yebrá y Ascó, que se decidieron las primeras.

ARTURO GONZÁLEZ, CONSEJERO ENRESA

Arturo González López inició su carrera política en el PSOE en Riaza (Segovia) como concejal, llegó a ser el presidente del partido en la provincia y a lograr un escaño en el Senado y en el Congreso. Ahora es director adjunto al presidente de Enresa. Esta muy vinculado con las gestiones realizadas en el nordeste de Segovia.

EUGENIO DOMÍNGUEZ, EXRECTOR DE UCO

Eugenio Domínguez Vilches, catedrático en Botánica y ex rector de la Universidad de Córdoba (UCO), encabeza el equipo de técnicos pronucleares que asesoran al equipo interministerial de Industria. Dirige los Encuentros Locales por el desarrollo sostenible de Enresa y la UCO. Ha asesorado a algunos ayuntamientos sobre la necesidad del ATC.

EDUARDO GALLEGO, PROFESOR DE LA UPM

Eduardo Gallego Díaz, profesor de Ingeniería Nuclear de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), es otro de los técnicos que asesora a la comisión interministerial. Colabora regularmente en seminarios de Enresa. Ha visitado a los alcaldes de varios municipios candidatos al ATC para dar charlas sobre la seguridad del almacén.



LAS ‘PARADOJAS’ DE CADA PUEBLO

DEL PUEBLO A HOUSTON

Villar del Pozo (Ciudad Real) no está provisionalmente
entre las candidatas. No hubo pleno,
está situado en una zona sísmica y cerca
de un aeropuerto. Según fuentes de Greenpeace,
Enresa se habría comprometido a llevar
hasta Houston (EE UU) a los afectados de cáncer,
muchos de ellos provocados por las
minas de uranio que hubo hasta los años ‘70.

ZARRA SIGUE A COFRENTES

En pleno urgente, Juan José Rubio, el alcalde independiente de Zarra, Valencia, aprobó la candidatura al ATC, el último día, a las 21 h. Cuenta con 500 habitantes y a pocos kilómetros de la central nuclear de Cofrentes. La Plataforma Tanquem Cofrents, dice que es “paradójico” que a un año del cierre de la central el alcalde de Zarra pida el ATC.

COMARCA DE MONTÁNCHEZ

Álvaro Arias, alcalde de Valdefuentes (Cáceres), cerca de Albalá, dice que “toda la comarca de Montánchez está en contra porque aquí vivimos del turismo rural y de la venta de productos de la tierra”. ¿Por qué un municipio puede decidir sobre el futuro de toda una comarca?, también se pregunta Ecologistas en Acción.

LA PRESIÓN DEL PUEBLO

Santiuste de San Juan Bautista (Segovia) fue el cuarto pueblo de la provincia tentado para albergar el almacén nuclear. La presión popular impidió que Octavio Esteban (PP) hiciera definitiva la candidatura aprobada en el pleno. Los municipios cercanos se echaron encima de la corporación porque los vinos de Rueda se verían afectados.

CANDIDATOS EN PALENCIA

Congosto de Valdivia y Lomas de Campos son pueblos de Palencia que han pedido el ATC. El primero ha sido rechazado, el segundo también, pero presentará alegaciones. Contra el cementerio en Castilla y León se manifestaron 1.500 personas el domingo 14 febrero en Villalón de Campos, Valladolid. Juan Carlos Flores de la Plataforma Tierra de Campos Viva, “necesitamos inversiones pero no nucleares”.

 

ATC EN ZONA PROTEGIDA

Torrubia (Soria) también se postuló a última hora para acoger elcementerio nuclear. Torrubia está situada en dos espacios Red Natura 2000, uno de encinares y otro de protección especial de aves. La Asociación Soriana para la Defensa y el Estudio de la Naturaleza ASDEN ha anunciado movilizaciones por ello.
 


OTROS VERTEDEROS NUCLEARES

LA FOSA ATLÁNTICA, A 700 KILÓMETROS DE GALICIA

Imágenes de bidones que
son tirados desde un
barco. Bidones que vuelcan
una lancha motora
repleta de ecologistas.
Este vídeo, que fue difundido
por toda Europa a
inicios de los años ‘80,
mostraba como a unos
630 kilómetros de la
costa gallega y a una distancia
similar del litoral
francés se vertían libremente
residuos nucleares.
Una práctica que había
comenzado en la costa de
California (EE UU) en los
años ‘40 y que fue prohibida
definitivamente en
1993. Según Greenpeace:
“Desde 1967 a 1982,
ocho países europeos vertieron
en la Fosa Atlántica
hasta 142.000 toneladas
de residuos de bajas y
media actividad” a unos
3.000 metros de profundidad.
Y que incluso el Consejo
de Seguridad Nuclear
(CSN) fecha entre 1946 y
1993. Según la última
información pública del
CSN, “en las muestras
analizadas, las concentraciones
de actividad son
similares a las del resto
del litoral”. Pero esta institución
no realiza ningún
seguimiento del estado de
los barriles.
“Es una indecencia. Es
como si tú tiras una bolsa
de basura al monte, no es
que sea un riesgo enorme
pero esta mal y es una
falta de respeto”, afirma
Ignacio Durán, catedrático
de Física Nuclear de la
Universidad de Santiago
de Compostela. Según
Greenpeace, que se
sumergió en 2002 en otra
zona similar a 15 kilómetros
de la costa francesa y
realizó fotografías que
revelaban el deterioro y el
desgaste de los bidones.
Una situación que Juan
José González, el director
en 2007 del Centro Oceanográfico
de Vigo, habría
advertido sobre la rotura
de bidones en la Fosa
Atlántica en el Faro de
Vigo. “Pero no creo que
suponga mucho peligro”,
explicaba González.
Según Carlos Bravo, “la
enorme presión a la que
están sometidas a aguas
muy profundas como la
Fosa Atlántica y la corrosión
del agua del mar
están provocando ya enormes
fugas al medio
ambiente marino”.

DOS ALMACENES INDIVIDUALES EN MARCHA

Estos Almacenes Temporales Individuales (ATI) son según Ecologistas en Acción un mal menor mientras existan centrales nucleares. Pero la creación del de Trillo,
aunque pasó más desapercibido, también estuvo llena de polémica. “En 1996, una moción de censura que contó con un tránsfuga del PP provocó que elprimer edil de este mismo partido y trabajador de la central dejara la gestión del Consistorio en favor de José Luis García Sancho, del PSOE y empleado de la planta por entonces. El primero se oponía al ATI”, explica el periodista Miguel Jara. Ahora el actual alcalde de Trillo y presidente de la Mancomunidad Riberas del Tajo, Francisco Moreno,denunciaba en julio los “incumplimientos reiterados de este organismo” por la falta de un nuevo acuerdo de compensación económica que estará en torno a los 400.000 euros anuales, más la cifra que la propia Central de Trillo abona anualmente. En su momento, Ecologistas denunció que Trillo habría reclamado 800 millones de pesetas por su instalación, a pesar de negar que lo albergaría.

LA “OPERACIÓN TAJO” NOS PRESENTÓ A EL CABRIL
_

El anuncio el 12 de febrero del desmantelamiento de Zorita, que generará 4.000 toneladas de residuos radioactivos de baja y media actividad, recuerda la existencia del Centro de Almacenamiento
de Residuos  Radioactivos de Baja y Media Actividad de El Cabril (Córdoba). En 1970 se produjo un escape radiactivo en la Junta de Energía Nuclear de Madrid. Entonces se vertieron “accidentalmente al alcantarillado 300 litros de residuos. De ahí pasaron al río Manzanares, al Jarama y al Tajo. Los madrileños habrían de consumirsin saberlo restos demisótopos radioactivos, pues cuando se produjo el escape había comenzado ya la producción de hortalizas en la vega del Jarama. Durante las primeras 48 horas no se tomó medida alguna, ni la población fue informada”,explica el periodista Carlos  Estévez. Entonces se puso en marcha la “Operación Tajo”, que consistió en recoger y empaquetar los restos radioactivos en bidones que se trasladaron a las minas del Cabril. Desde 1961 se utilizaban de forma irregular
como basurero nuclear. Hasta 1975 su situación no fue regularizada y en la actualidad se encuentra en torno al 70% de su capacidad. Mientras, los regidores de los municipios más cercanos denuncian la discriminación económica que sufren, ya que quien albergue el ATC recibirá más de siete millones.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0