ESTADO ESPAÑOL //
Nuevos datos sobre los casos de guerra sucia

Recientes informaciones periodísticas
aparecidas en Francia han aportado
nuevos datos sobre los casos
de guerra sucia contra ex presos
vascos denunciados en los últimos
meses a ambos lados de la frontera.

, Redacción
05/01/10 · 16:36
Edición impresa

Así el diario parisino Le Monde
publicaba el 4 de diciembre un extenso
reportaje, titulado “Una extraña
desaparición”, sobre la desaparición,
en abril, del miembro de
ETA Jon Anza. El artículo, el primero
de un medio estatal francés
que aborda con detalle el caso, recogía
el convencimiento por parte
de la familia del ex preso de 47 años
de que Anza habría sido secuestrado
en el País Vasco francés por policías
españoles y de que habría
muerto durante los interrogatorios
a los que habría sido sometido
. El reportaje,
que detallaba las pesquisas judiciales
iniciadas, aportaba nuevos detalles
como que la fiscal de Baiona,
Anne Kayanakisde, que “no descarta
ninguna hipótesis” estaba
“perpleja” ante la falta de pistas,
porque, afirmaba “la policía no finge”
y está buscando activamente.

Por su parte, un grupo de activistas
y simpatizantes abertzales ha
creado el Colectivo Jon Anza, que a
mediados de diciembre mantuvo en
París una gira de contactos con representantes
políticos y sociales para
dar a conocer esta desaparición.
Uno de sus portavoces, Gabi Mouesca,
calificó la gira de “extremadamente
fructífera”, ya que sus interlocutores –abogados, políticos y periodistas–
“no se han dejado influenciar
por la militancia de Anza y se
han interesado por la desaparición
de un hombre en territorio francés a
cargo de agentes extranjeros”.

El artículo de Le Monde recogía
también un precedente “perturbador”,
el del refugiado vasco Juan
Mari Mujika, que denunció haber
sido secuestrado e interrogado por
agentes españoles en el departamento
francés de Pirineos Atlánticos
hace ya un año. El rotativo
parisino informaba de que en este
caso la policía francesa sigue la “pista
de cuatro móviles españoles”.

Y es que en cuestión de precedentes
hay que recordar que además de
los dos casos anteriores, en los últimos
diez meses varios ex presos
vascos han denunciado detenciones
e interrogatorios ilegales y amenazas.
“La práctica habitual ante estas
denuncias”, explica Iratxe Urizar,
abogada de Behatokia, observatorio
vasco de derechos humanos, “es la
del archivo, salvo en un caso que todavía
se encuentra en fase de instrucción”.
Aunque los archivos han
sido recurridos “todavía no tenemos
ninguna sentencia definitiva”.

A mediados de diciembre, organizaciones
antirrepresivas vascas
denunciaban que S.A., compañera
de un preso político vasco fue parada
en un control de la Guardia Civil
en Aulesti (Bizkaia), llevada a un
bosque, y largamente interrogada.
Antes de dejarla ir, la amenazaron
para que “se andara con cuidado”.

Tags relacionados: Jon Anza Número 116
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto