ANÁLISIS: IPHONE Y SMARTPHONE PROMOCIONAN PROGRAMAS PRIVATIVOS
Un nuevo reto para el software libre

Los nuevos equipos propician la aparición de un internauta menguado,
dependiente de los servicios que ofrecen los fabricantes de productos digitales.

- El peligro de la difusión de ordenadores de tipo restringido

14/03/11 · 13:16
Edición impresa
Texto de Enrique Alonso
 

La nueva era de la informática personal
se abre paso a través de una
amplia variedad de dispositivos
supuestamente mejor orientados a
las necesidades individuales que
los reemplazados. Si se trata de tener
acceso al correo, consultar un
informe o incluso redactarlo mientras
espero el autobús, lo único que
se necesita es un equipo pequeño y
ligero. Para leer será preferible un
ebook y para el ocio nada mejor
que un IPad
o un SmartPhone.
Cada herramienta tiene su uso, y
su momento.

Pero esa adaptación también tiene
un precio: no cabe esperar que
aquello que es útil en una ocasión
lo sea también en otra completamente
distinta. No existe el dispositivo
de uso universal
y quizá la
idea es que nunca llegue a existir.
Nuestros viejos PC eran en más de
un sentido herramientas claramente
sobredimensionadas.

Se trata de terminales ideados
para garantizar el ocio y una conexión
permanente con la red durante
la cual el usuario no para en un
sólo instante de producir valor para
el agente que le ofrece sus servicios.

En
una era en la que la red es capaz
de suministrar casi cualquier recurso
imaginable, no parece que
tenga sentido invertir en capacidad
para ejecutar aplicaciones
complejas de escritorio, ni en pesadas
unidades de almacenaje, ni,
por supuesto, en dispositivos de
grabado o reproducción sólo útiles
para poner en dificultades a las sociedades
de autor. El PC –cuya era
claramente ha periclitado– era un
instrumento poderoso y capaz de
ofrecer a sus usuarios tanto un
desempeño básico, como uno
avanzado. Con ellos era fácil, a veces
incluso necesario, cruzar la
frontera del simple usuario y adentrarse
en un uso activo de los recursos
de la era digital. Eso ha terminado.

La lucha del software libre

El movimiento del software libre
prosperó en buena medida gracias
a la posibilidad de sumar a sus iniciativas
a un número creciente de
usuarios dispuestos a sacar el máximo
rendimiento de sus equipos.
No era preciso contar con equipos
profesionales –salvo en sus inicios–
y ni siquiera se requería una
formación académica previa, bastaba
con la experiencia y disposición
del usuario
. Gracias a estos
PC sobredimensionados fue posible
plantar cara a las ambiciones
monopolistas y desleales de los fabricantes
de software privativo.

¿Nuevos tiempos?

La tendencia que prospera de la
mano de todos estos nuevos equipos
parece favorecer la aparición
de un usuario menguado, dueño
tan solo de su cartera y entregado
por lo demás a las dependencias
generadas por los dispositivos a los
que ha confiado su supervivencia
digital. El ejemplo más significativo
de esta forma de entender los
nuevos tiempos quizá sean los denominados
teléfonos inteligentes.

Se trata de terminales ideados
para garantizar el ocio y una conexión
permanente con la red durante
la cual el usuario no para en un
sólo instante de producir valor para
el agente que le ofrece sus servicios.
Con estos dispositivos se
pueden realizar gran cantidad de
acciones, pero todas ellas te enmarcan
en una comunidad de
usuarios determinada por la marca

del equipo o por el fabricante
del software que lo mantiene activo.

El combate sin cuartel del software
libre ha llegado a conseguir
ciertos triunfos parciales, y en
cualquier caso ha ofrecido alternativas
que permiten burlar, siquiera
en ocasiones, la conducta desleal
de estos fabricantes. La era de dispositivos
mermados (ebooks, PCTablets,
SmartPhones,...) parece insistir
en ese mismo comportamiento
abusivo aprovechando además la
experiencia de la batalla por los
escritorios de nuestros viejos PC.
Para ello es básico eliminar las
tentaciones que un usuario suficientemente
exhausto pueda llegar
a tener de saltarse las imposiciones
y dependencias de los fabricantes
de software. Es decir,
nada de poner en manos del público
herramientas que le permitan
responder a las maniobras del
mercado.

EL 'CLOUD'
COMPUTING'

El ordenador personal y sus posibilidades peligran también a causa de la difusión del cloud computing, ya que las empresas ponen programas y espacio para datos a disposición de los usuario a través de internet.
Con la nube de Google, por ejemplo, ya se pueden crear documentos sin un procesador de texto. A través de un navegador es posible conectarse con la aplicación de Google y editar nuestros textos, que se guardan en un servidor de Google.

Pero de esta manera somos dependientes de un programa que no controlamos. Si, por ejemplo, tenemos documentos con muchas fórmulas matemáticas y Google decide cobrar por usar el editor de fórmulas, el usuario que no quiera perder sus documentos tendrá que pagar.

Tags relacionados: Número 145
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    anónima
    |
    20/03/2011 - 11:42pm
    La perspectiva es cierta para muchos de los dispositivos que se mencionan en el articulo. Es obvio que, a las grandes multinacionales, no les viene demasiado bien el "exceso de libertad" que vienen proporcionando los PCs tradicionales. Las nuevas generaciones de dispositivos, basandose en la movilidad, restringen claramente las posibilidades (nada de emule para Ipod, por ejemplo), dado que la marca controla perfectamente que programas de pueden instalar, por muy libre que sea Android y, mucho mas claro, en el caso de Apple. Sin embargo, el pc domestico, aunque se convierta de fijo en portatil, no tiene los dias contados, segun se ve en las estadisticas de ventas, aunque la amenaza a largo plazo del cloud computing si que es una espada de damocles en su futuro.
  • |
    anónima
    |
    20/03/2011 - 5:04am
    Realmente veo que no entiendes lo que es realmente el software libre. http://www.muylinux.com/2011/03/17/richard-stallman-los-smartphones-son-el-sueno-de-stalin-herramientas-del-gran-hermano/ Si quieres ver como un extremo el punto de vista del espionaje, puedes comprobar como no es realmente software libre por el resto del artículo. Eso con una simple búsqueda. Habrá muchas mas explicaciones y casos en los que Google concretamente haga presión para mantener su negocio por encima de las libertades que debe tener todo software considerado libre.
  • |
    anónima
    |
    16/03/2011 - 11:33am
    <p class="spip">Indignado con este articulo, falta de información y claramente partidista... Os habeis informado bien??? Anda por favor, antes de escribir, hacedlo. http://es.wikipedia.org/wiki/Android</p> <p class="spip">Y, no vengais con el cuento de que Android es google y google es otro "monstruo" más, podría aceptar esto, si, pero existen comunidades de "cocineros" dispuestos a mejorar el kernel de dicho sistema y saltarse esas restricciones, bien sean de operadoras o del propio google</p>
  • separador

    Tienda El Salto