Análisis: Reapropiación de las huelgas
Un movimiento nacido desde las mujeres

La Vaga de Totes arranca el 18 de mayo a las 22.00 horas con un apagón y una cacerolada.

18/05/15 · 17:43
Edición impresa

La Vaga de Totes es una iniciativa lanzada desde diferentes grupos feministas y mujeres diversas que suman edades, historias y experiencias de vida variadas y múltiples, y que son una muestra de las condiciones de vida de la gran mayoría de las mujeres y de la larga lista de discriminaciones, vejaciones y humillaciones acumuladas a lo largo de sus vidas. Un inventario que no se acostumbra a incluir ni en las demandas ni en las reivindicaciones clásicas de los movimientos sociales tradicionales.

Hartas todas ellas del olvido, silencio y opacidad. Unas con más experiencia de organización y lucha, otras con menos, pero con creatividad y energía, decidieron en marzo de 2014 llevar adelante un proceso colectivo en femenino que condujese a la convocatoria de una huelga general liderada por mujeres. Así nació la Vaga de Totes.

Este proceso de resignificación de la huelga desde el sentir de las mujeres ha requerido un largo camino de encuentros, escucha y diálogo para sumar complicidades con asociaciones de barrio, movimientos sociales, etc. y añadir la participación de otros espacios de lucha.

En un primer tiempo, las asambleas se celebraban en plazas y espacios delante de los mercados con el fin de dar una mayor difusión. A medida que fue aumentando el numero de participantes se orientó la organización hacia la creación de nodos y grupos de trabajo por barrios, pueblos y ciudades con el fin de que se pudieran incluir las necesidades locales y crear una organización mas descentralizada y horizontal.

La Vaga de Totes se ha fijado como objetivo reapropiarse de esta arma de lucha: la huelga. Aspira a resignificar la huelga con la recuperación de la tradición de las mujeres que han jugado papeles clave en huelgas históricas, especialmente las de finales del siglo XIX e inicios del XX, y reapropiarse de esta arma de lucha para que deje de ser una herramienta sólo al servicio del trabajador formal, masculino y blanco, y pase a ser una herramienta de todas, al margen de su situación laboral.

Muchas huelgas

Sumamos ya muchos encuentros en calles y plazas, ocupaciones de mercados y centros comerciales. También cortes de tráfico en vías públicas y arterias de acceso y salida de Barcelona, manifestaciones de carácter feminista, ocupaciones, disfraces, pintadas y pancartas combativas colocadas en lugares emblemáticos de ciudades, barrios y pueblos de Cataluña. La Vaga de Totes ha organizado ya distintos días de lucha (22 de octubre, 6 y 7 de marzo) a la espera de lograr el apoyo legal de los sindicatos más afines para convocar la huelga general. Sin embargo, las negociaciones con los sindicatos han resultado más largas y complejas de lo esperado, lo que ha obligado a seguir el proceso y convocar otras modalidades de huelga, como será la huelga de consumo del próximo día 19 de mayo.

Se convoca una huelga en los lugares de trabajo y a la vez una huelga que incluya todos los ámbitos de la vida cotidiana: una huelga de cuidados, una huelga de consumo, una huelga de transporte, una huelga de desobediencia civil, una huelga política, una huelga social para mostrar la fuerza de la acción feminista.

La huelga de consumo sitúa en el centro de la protesta el trabajo de cuidados que realizan las mujeres con el bloqueo del consumo de productos alimenticios junto al apagón del consumo de electricidad durante 30 minutos. Una huelga que nos incluye a todos y a todas y que permite hacer visible el malestar de cada una con diversos tipos de acciones y diferentes niveles de contestación.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0