LA DIMENSIÓN HUMANA // LOS CENTROS DE INTERNAMIENTO
¿Y qué pasa con los menores inmigrantes?

Mientras la atención
mediática se centra casi
en exclusiva en la
llegada de inmigrantes,
el trato que reciben suele
pasar desapercibido.

07/10/06 · 18:17
Edición impresa
JPG - 8.3 KB
INTERNADOS. 600 menores inmigrantes están recluidos en centros de las islas, la
mayoría de ellos en Tenerife.

Al contrario de lo que sucede en
otras comunidades, el Gobierno
de Canarias tiene la tutela sobre
los menores, aunque son los
Cabildos los encargados de la
guardia y custodia de los 660 -500
en lo que va de año- que están acogidos
en centros de las islas. Sin
embargo, la descoordinación entre
ambas administraciones ha sido
una constante hasta el punto
de que la consejera de Empleo y
Asuntos Sociales del Gobierno canario,
Marisa Zamora, llegó a afirmar
que la política que desarrolla
el Cabildo de Gran Canaria en materia
de menores es “nefasta y de
una irresponsabilidad absoluta”.
Ricardo Melchior, presidente del
Cabildo de Tenerife, se ha quejado
de que existe “una clara falta
de equilibrio” en el reparto de los
menores, pues Tenerife acoge a
375 y los 285 restantes están repartidos
entre las demás islas.

Coalición Canaria ha basado las
políticas de menores inmigrantes
en la gestión del rescate y la detención
pues la improvisación, el miedo
al efecto llamada, la privatización
de la gestión de los centros,
etc. no permiten desarrollar programas
de formación e integración
efectivos. Desde la cúpula nacionalista
se viene exigiendo la aplicación
de la Ley de Extranjería en lugar
de la Ley del Menor para poder
expulsarlos como a los adultos porque,
como ha dicho Marisa
Zamora, Canarias no puede ser “la
guardería de África”. “Los menores
inmigrantes antes que inmigrantes
son niños y por ello hay que protegerlos”,
ha declarado el director
ejecutivo de Unicef en España,
Jaime Gómez, respondiendo al portavoz
del Gobierno de Canarias,
Miguel Becerra, que insiste en la
necesidad de la repatriación de los
menores aunque constituya una
clara vulneración de los derechos
humanos. A pesar de que el ministro
Caldera declarara recientemente
que se volcarían con los menores
de Canarias, el presidente Adán
Martín reitera la necesidad de repartirlos
entre las distintas comunidades
autónomas ya que “los recursos
canarios están desbordados”.
Señala que cada menor acogido supone
30.000 euros al año y que
Canarias no puede soportar un gasto
anual de 18 millones de euros.

Resulta grotesco oírselo decir a alguien
que, como Adán Martín, ha
propiciado que se dejen de recaudar
los impuestos que generarían
los más de 15.000 millones de euros
depositados en la Reserva
Canaria de Inversiones (RIC).

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto