CRÓNICA // LOS ENFRENTAMIENTOS ENTRE VECINOS Y POLICÍA SE SALDARON CON 15 PERSONAS HERIDAS Y NUEVE DETENIDAS
El vecindario frena las obras de un párking impuesto por el Ayuntamiento de Burgos

El 18 de agosto, tras duros enfrentamientos con la policía local y nacional, el vecindario de la calle Eladio Perlado, en el barrio burgalés
de Gamonal, logró un punto de inflexión en su reivindicación y frenó las obras de un párking subterráneo que el Ayuntamiento del
Partido Popular quiere ubicar debajo de sus casas. Las movilizaciones continuarán hasta que no se paren las obras de construcción.

10/06/06 · 13:56
Edición impresa
JPG - 35.8 KB
LAS MOVILIZACIONES CONTINUARÁN. El 19 de septiembre el vecindario se manifestará contra la construcción del párking. // José Soto

Fue en marzo cuando tras enterarse
por la prensa de la ubicación de
un aparcamiento en su calle los vecinos
de Eladio Perlado empezaron
a organizarse en contra de esta
construcción, que se les imponía
sin consultarles y de la cual no
recibían ninguna información por
parte del Ayuntamiento. “Fue una
labor del boca a boca y de vecino a
vecino, fue así como se fue creando
un fuerte tejido social en el barrio”,
nos comenta Mila Calvo, vecina
y una de las dinamizadoras
de la plataforma contra el párking.

Tras 19 peticiones para reunirse
con el alcalde de Burgos Juan
Carlos Aparicio, del Partido Popular,
éste nunca recibió a la plataforma
vecinal en contra del párking.
“Llevábamos más de 15 manifestaciones
que realizábamos todos
los lunes. Se habían presentado
más de 10.500 firmas de los
vecinos en contra del párking, pero
desde el Ayuntamiento cualquier
petición que realizábamos
los vecinos era desoída”, explica
Luis, otro vecino del barrio y
miembro de la plataforma.

Otra de las razones que mayor
malestar creaba entre el vecindario
era la esfera de ocultismo que
rodeaba toda la obra. “En el último
pleno, los concejales del Partido
Popular nos habían prometido
a los vecinos que en julio y agosto
no se iba a actuar. Pero el inicio de
la obra se realizó tras un pleno extraordinario
en agosto”, nos explica
Mila Calvo. La noche del 18 de
agosto, a las cinco de la mañana,
las máquinas y el personal de la
empresa constructora Arranz Acinas
empezaron a levantar las vallas
y a colocar las primeras infraestructuras
del inicio del párking.
Los automóviles aparcados
fueron transportados por grúas
municipales sin haber puesto antes
un aviso previo para ello. Las
cámaras de vigilancia que graban
el tráfico de la vecina calle Vitoria
se giraron para grabar a un centenar
de vecinos que media hora
después del inicio de las obras intentaban
frenar el colocado de las
vallas. “Cada vecino tenía un silbato
por si llegaban las obras, e iba
avisando con éste desde las terrazas
al resto de vecinos, yo saqué
mi megáfono, con el que avisé a la
gente del barrio”, explica Mila.

Crónica del 18 de agosto

Durante toda esa mañana, a medida
que se iban acercando los vecinos
y se iba extendiendo la protesta
por el comienzo de las obras, varias
dotaciones de la policía municipal
y nacional rodeaban las
obras. La misma mañana hubo varias
agresiones de la policía hacia
el vecindario y un detenido en las
inmediaciones de las obras. Así lo
narra Mila: “la policía se reía de
nosotras por la tarde después de
los altercados de la mañana”.

Esa misma tarde la Plataforma
Vecinal de Eladio Perlado y varios
movimientos sociales de Burgos
se reunieron en el patio del colegio
San Pablo. Tras la reunión, los
asistentes a la misma se dirigieron
a las vallas volcándolas como respuesta
ciudadana a la actitud del
Ayuntamiento. A continuación la
policía empezó a intervenir contra
los vecinos con identificaciones y
agresiones. A partir de aquí es
cuando empiezan los disturbios
más graves con numerosas cargas
policiales que convirtieron la calle
de Eladio Perlado en una verdadera
batalla campal con la quema de
varios contenedores de basura y
de la cabina de las obras. “La policía
municipal cargó contra los vecinos
con las pistolas puestas y
perdiendo cinco de ellas durante
los altercados”, nos relata Luis
Ilarduya, vecino del barrio. A su
vez, los vecinos mediante una sentada
pararon durante media hora
el tráfico de la calle Vitoria, una de
las principales arterias de la ciudad
leonesa.

En los disturbios de la noche del
18 de agosto hubo 15 personas heridas
de diversa consideración y
nueve detenidas. La plataforma
contra el párking y el vecindario
de la calle Eladio Perlado asumieron
las detenciones como suyas y
pusieron a su disposición el abogado
de la asociación de vecinos, presionando
a Berta Tricio, subdelegada
de Gobierno, para que se
aclare e investigue la actuación policial
y se depuren responsabilidades
por la misma. “La policía entró
en numerosos bares y realizó desalojos
mediante la fuerza, golpeando
a quien se les pusiera en medio;
fueron muchos los vecinos agredidos
cuando ya se encontraban en
las calles adyacentes”, relata Luis.

Ante una respuesta ciudadana
sin precedentes en la capital burgalesa,
las primeras reacciones de los
representantes del Partido Popular
fueron culpar de los altercados a
grupos de jóvenes radicales de fuera
del barrio, llegando incluso a insinuar
la aparición de jóvenes de la
kale borroka en los disturbios. “Las
personas que participaron en los
disturbios del día 18 eran todos vecinos
de Burgos”, afirmaban desde
la plataforma vecinal contra el párking.
También desde el Ayuntamiento
se intentó desprestigiar la
respuesta vecinal, acusándola de
ser el paraguas de algún partido en
la oposición. “No se quiso dinero de
los partidos políticos para que no se
nos manipulara”, aclara Mila.

Una pequeña victoria

El día 22 Aparicio dio a conocer al
vecindario la elaboración de un plan
de viabilidad de las nuevas infraestructuras
y ofreció asegurar las
obras por las grietas que éstas podrían
ocasionar. Sólo después de la respuesta
ciudadana, el Ayuntamiento
del PP se quería sentar a dialogar.

El día 30, como medida cautelar
el Ayuntamiento retiraba las vallas
volcadas. En la última manifestación,
el día 5 de septiembre, acudieron
a la misma más de 2.000 asistentes.
La idea seguía clara: “Si los
potenciales beneficiarios de esas
plazas de garaje, comerciantes de
las zona y vecinos, no las quieren
comprar y utilizar, ¿por qué se impone
la construcción del párking?”,
cuestiona Mila Calvo.

El 12 y el 19 de septiembre el vecindario
del barrio seguirá con las
movilizaciones hasta que el Ayuntamiento
no dé marcha atrás en las
construcción del párking. “Yo me
siento orgullosa de que después de
todas estas luchas ahora el barrio se
ha unido, se ha inyectado vida en él
y se ha creado un tejido social enorme”,
explica Mila.

Especulación e inseguridad

«Las plazas de garaje no
son para los residentes
porque los vecinos del
barrio ya tienen en su
mayoría una; cada plaza
se quiere vender a 20.000
euros cuando existen ya
en el barrio cinco párkings
públicos, uno de ellos en
la plaza Roma, a escasos
metros de Eladio Perlado y
que ha causado grietas y
un desplazamiento de
cuatro a seis cm. en los
inmuebles», indica Mila
Calvo. Como señalan los
vecinos de Eladio Perlado,
«el fin especulativo de
estas plazas de garaje se
puede comprobar en un
párking cercano al barrio
en la antigua fábrica de
Campofrío, que presenta
muchas de sus plazas
vacías ya que son compradas
por personas de fuera
del barrio y luego se espera
a que el tiempo vaya
aumentando su valor para
poder revenderlas».

Tags relacionados: Manifestaciones
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto