FRIBURGO // REGENERACIÓN URBANA ECOLÓGICA
Vauban: de cuartel militar a ecobarrio

Primero fue la okupación de unos cuarteles de la OTAN,
después una cooperativa autogestionada de vivienda y
luego la rehabilitación del barrio con criterios ecológicos.

- “La influencia del movimiento ecologista ha sido fundamental”

Entrevista a Patricia de Santiago Blum, trabajadora social en Voubal
(FRIBURGO)

J. L. Fernández, A. Ramos y N. Morán / Madrid

24/03/11 · 8:00
Edición impresa

doc13260|center>

Friburgo es una ciudad del sur de
Alemania con una población que
ronda las 250.000 personas. Gobernada
hace décadas por Los Verdes,
es el lugar donde se ha realizado
una de las experiencias más innovadoras
de regeneración urbana: el
proceso del Ecobarrio Vauban.

Una vez acabada la II Guerra
Mundial un área militar de las afueras
de la ciudad fue confiscada por el
Ejército francés, que asentó allí una
base de la OTAN, llamando al espacio
Quartier Vauban. Tras el proceso
de reunificación de Alemania, las
tropas francesas se retiraron en 1992
y el cuartel quedó abandonado.

Al año siguiente algunas de las naves
vacías de los cuarteles fueron
okupadas por movimientos sociales
juveniles para ser usadas como viviendas
y para conformar un centro
social donde desarrollar actividades
alternativas. Esta situación llama la
atención del Ayuntamiento sobre
las naves, y tras una serie de conflictos,
encuentros y desencuentros, se
regulariza la situación de los okupas,
y se reconoce su derecho a permanecer
en cuatro de las 20 naves,
mientras que las 16 restantes fueron
adquiridas por la municipalidad.

Estos grupos pioneros conforman
la Iniciativa Autogestionaria Asentamiento
Independiente y Autoorganizado
(SUSI, por sus siglas en
alemán) y emprende su proyecto de
rehabilitación con criterios ecológicos
en las cuatro naves cedidas. El
objetivo es constituir una cooperativa
autogestionada de viviendas para
jóvenes y personas con bajos ingresos,
así como configurar espacios para
iniciativas sociales.

El innovador proceso de rehabilitación
arrancó con la recaudación
de fondos, que se realizó mediante
una amplia campaña de préstamos
sociales. La rehabilitación se llevó
a cabo mediante un proceso de autoconstrucción
apoyado por convenios
con talleres formativos, que realizaban
prácticas. Durante cinco
años hubo 90 personas trabajando
una media de 20 horas a la semana,
por lo que el proceso supuso un espacio
de generación de empleo local,
de intercambio de aprendizajes
y conocimiento
, así como un recurso
para la vertebración de una
comunidad que iba a convivir.

La casa y lo común.

La iniciativa SUSI funciona como
una cooperativa autogestionada de
viviendas de alquiler, que además de
los espacios privados dispone de zonas
comunes como la cocina comunitaria,
el taller de bicis, el de cerámica,
el laboratorio de fotografía...
Como anécdota cabe destacar que
los antiguos calabozos se han reconvertido
a biblioteca y espacio para
seminarios y reuniones. Todo ello
nos muestra una forma de conjuntar
vivienda, empleo y actividad cultural,
en una suerte de cooperativismo
integral, que incluye numerosos mecanismos
de solidaridad.

Una vez que saltó a la esfera pública
el debate sobre el destino de los terrenos
municipales en los que se ubicaba
el cuartel, se comprobó que la
idea inicial del Ayuntamiento era demoler
las naves abandonadas y construir
un nuevo barrio. Forum Vauban
 se fundó como respuesta a este proyecto
municipal, con la intención de
participar en el proceso de renovación
del barrio. Este surgimiento su-
puso la creación de un espacio de
participación, más flexible y abierto,
menos exigente en términos de estilos
de vida y de activismo, que facilitaba
el contacto y la relación con sectores
sociales más amplios.

Forum Vauban se convirtió así en
el dinamizador de un intenso proceso
orientado a convertir el futuro
barrio en un asentamiento lo más
ecológico posible. La idea básica
del proyecto apostaba por un diseño
urbano denso, con criterios de
consumo mínimo de energía en las
viviendas, accesibilidad en transporte
público, y que prestaba especial
atención a los espacios verdes.
Se planteaba un barrio destinado a
alojar a 5.000 personas, con comercio
y equipamientos de cercanía, y
que además permitiera la ubicación
de empresas y emprendimientos
que generaran unos 600 empleos.

Participación y movilidad

. Mediante el proceso participativo se
han introducido nuevos criterios:
respeto a las preexistencias; trazado;
árboles; rehabilitación de otras seis
naves –cinco destinadas a residencia
de estudiantes y a centro comunitario–;
inclusión de estrictos criterios
de movilidad sostenible y promoción
de viviendas colectivas, dando prioridad
a los pequeños grupos cooperativos
y de autopromoción.

Forum Vauban se encarga de promover
el proceso de formación de
los diversos grupos de vivienda colectiva
y los apoya en el proceso de
construcción, impartiendo talleres
de formación sobre temas relacionados
con la edificación ecológica.
Además, trabajan el diseño participativo
del barrio con talleres de diseño
de espacios públicos (las zonas
verdes y de juego, así como la rehabilitación
de la nave destinada a centro
comunitario).

Esta iniciativa ha abierto un proceso
de coeducación sobre sostenibilidad
territorial. Asimismo ha permitido
distintos modelos de corresponsabilidad,
como la gestión colectiva
de los espacios sociales, proyectos
de vivienda o servicios como la asociación
de coche compartido, que refuerzan
las relaciones entre los habitantes
y genera estructuras vecinales
fuertes. Algo que permite que continúen
surgiendo iniciativas barriales
como la tienda cooperativa de alimentos,
el mercado de productos
ecológicos, el centro de madres o los
jardines comunitarios.


 VAUBAN UN ECOBARRIO EN PROCESO. CLAVES ECOLÓGICAS

CONSTRUCCIÓN.
La construcción de las
viviendas se ha llevado a
cabo a partir de distintos
modelos de promoción
como la cooperativa de
vivienda social SUSI, la
Cooperativa de alquiler
Génova y otras 30 pequeñas
cooperativas de propietarios.

    
                                                                       MOVILIDAD.

Con iniciativas como Barrio
sin coches y Barrio sin aparcamiento
se introduce un
modelo de movilidad basado
en los desplazamientos peatonales
o en bicicleta. El 40%
de los habitantes del barrio
no tiene coches. Existen dos
líneas de autobús y tranvía.

            ENERGÍA.
 El barrio tiene una planta de
cogeneración que funciona
con astillas de madera y gas
natural, destinada a proveer
de calefacción a todo el distrito.
El 30% de la energía consumida
es producida allí a través
de la planta de cogeneración
y las placas fotovoltaicas.

                                                   AGUA.
Para recuperar el ciclo natural
del agua se mejoraron las
estructuras existentes, introduciendo
un sistema de alcantarillado
separativo. La distribución
de espacios verdes permite
la filtración del agua de
lluvia al terreno natural en el
80% del área residencial.

FORTALEZAS

CONTINUIDAD PARTICIPATIVA
De forma participativa se ha ido dando respuesta a los problemas y necesidades del barrio, desde el diseño de espacios urbanos a la gestión de iniciativas de economía social.

INTEGRALIDAD Y EDUCACIÓN AMBIENTAL
Se ha abierto un proceso de intervención y aprendizaje sobre sostenibilidad
urbana, generando saberes colectivos e integrando los perfiles técnicos de
muchas personas que participan.

CORRESPONSABILIDAD Y TRABAJO COMUNITARIO
La corresponsabilidad y el trabajo comunitario refuerzan las relaciones entre los habitantes y generan estructuras vecinales fuertes que permiten que continúen nuevas iniciativas barriales.

DEBILIDADES

COMPOSICIÓN HOMOGÉNEA
La principal crítica que suele recibir Vauban es la carencia de diversidad en su composición social, una especie de monocultura juvenil de clase media con estudios.

FRENO A LA EXPANSIÓN DEL ECOBARRIO
La tercera parte de la remodelación del barrio de Vauban no seguirá criterios
ecológicos de movilidad, energía, construcción, etc., que han hecho de Vauban
una referencia ecológica.

ESCASA REPLICABILIDAD
Aunque se han replicado de manera aislada por colectivos autónomos, la experiencia ha sido concreta y las políticas municipales no han generalizado el modelo de Vauban en otras zonas de Friburgo

Tags relacionados: Alemania Número 146 urbanismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto