Los talleres de autoreparación como nodos de agregación

Texto de Elísabeth Lorenzi Fernández, antropóloga

La Critical Mass es un movimiento
con una fuerte expansión
global que interactúa
con las particularidades
y recursos de las diferentes ciudades.

22/05/09 · 21:07
Edición impresa

Texto de Elísabeth Lorenzi Fernández, antropóloga

La Critical Mass es un movimiento
con una fuerte expansión
global que interactúa
con las particularidades
y recursos de las diferentes ciudades.

En Madrid se llama Bicicrítica
y se concreta en tres nudos
agregativos: el paseo en bici el último
jueves de cada mes, una lista de
correo y los talleres de autorreparación
de bicicletas. Los talleres están
ubicados en su mayoría en espacios
sociales autogestionados y han crecido
en número al ritmo de la Bicicrítica.

Todos ellos coinciden en la
voluntad de ofrecer medios para
que los usuarios de la bici puedan
arreglar los desperfectos, reinventar
algún aspecto de su bici, montarse
una nueva con piezas sueltas
y gestionar el préstamo de bicicletas.

Herramientas, piezas recicladas
y algún apasionado de la mecánica
son los medios de unos espacios
donde no sólo importa saber de
mecánica, sino la creatividad y la
propuesta del “Hazlo tu mismo”.
Estos talleres son centros de
agregación y articulación de ideas
e iniciativas relacionadas con la
Bicicrítica. Son un importante recurso
por el apoyo mecánico y porque
están insertos en espacios que
ofrecen infraestructuras para las necesidades
de los eventos ciclistas.

El primer taller estuvo ubicado
en el antiguo Centro Social Seco
(Puente de Vallecas). Para darlo a
conocer y recaudar algo de dinero,
se celebraron allí los primeros finales
en fiesta de la Bicrítica, práctica
que poco a poco se está convirtiendo
en habitual. Cuando el espacio
fue realojado en el verano de 2007
en una ubicación cercana, se trasladó
allí el taller, creciendo en espacio,
participación y afluencia. Poco
después se inauguró el del Patio
Maravillas
, en el barrio de Malasaña.

Actualmente es una de las actividades
del centro social con más
afluencia y donde un dinámico caos
provoca una mutua contaminación
entre las diferentes actividades del
centro. Al verano siguiente nació
otro en el CSO Malaya, pero el desalojo
del centro frustró su desarrollo.

Esta primavera se han inaugurado
dos nuevos talleres. Uno, en el
Solar Okupado de Lavapiés que ya
llevaba tiempo proyectado. El otro
se denomina La Repúblika Independiente
de la Grasa y está en
Carabanchel alto, ubicado en la
Casa del Barrio. Y suma y sigue...

[Más información sobre los talleres->http://bicicritica.ourproject.org/web/Taller_Critico]

Tags relacionados: Número 102 centros sociales
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador