ANÁLISIS: LOS PROBLEMAS DEL CARRIL-BICI
Semana Europea de la Movilidad y márketing verde

Granada Vía Verde denuncia la hipocresía institucional de la Semana Europea de la Movilidad, denuncia los mitos de los carriles urbanos para la bicicleta y propone soluciones como la ‘Pacificación del Tráfico’.

Texto de Granada Vía Verde

02/10/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 20.5 KB
 
PACIFICAR EL TRÁFICO Y COMPARTIR EL ESPACIO. Dos de las propuestas del colectivo Granada Vía Verde./ Ibán

Desde el año 2002, la Semana
Europea de la Movilidad
intenta concienciar
e informar a la ciudadanía
sobre los problemas del
transporte. Desde el colectivo Granada
Vía Verde rechazamos este
recordatorio anual por funcionar,
en todo caso, como un instrumento
de imagen en beneficio del aparato
institucional mediático e industrial
que lo ha creado.

Cuando realmente se quiere acabar
con un problema, se investigan
sus causas. La Semana de la Movilidad
Sostenible simplemente busca
minimizar los efectos nefastos
del transporte actual, sin abordar el
problema de raíz ni plantear reducir
su necesidad y uso. Y de paso, compra,
calla o pervierte las bocas que
hablan de ecologismo. Mientras no
deja de aumentar la dependencia estructural
del transporte, se intentan
parchear sus efectos perjudiciales
con autobuses, metros y bicicletas,
que caen simpáticos y de paso pueden
justificar nuevas infraestructuras.
Los países inundados de estas
infraestructuras contaminan tanto o
más que los demás, ya que se permiten
un mayor transporte y venta
de productos, mayor crecimiento,
‘desarrollo’, consumo, producción,
extracción de recursos, etc. No se
puede cuestionar el transporte sin
cuestionar el crecimiento económico,
tal vez sea ése el problema de esta
Semana.

Nuestra postura es la de suprimir
la Semana de la Movilidad Sostenible.
La sostenibilidad en este
asunto persigue eternizar con pequeñas
curas un sistema que nos
acerca al colapso, y a nosotros no
nos gusta sostenernos en el límite
soportable, por cuanto tiene de insoportable
y peligroso. Preferimos
la reducción de la movilidad en todas
sus formas, como un primer
gran paso. Como mínimo pedimos
que el Estado deje de subvencionar
el uso del coche, como hace cada
vez que construye una carretera o
un aparcamiento. Nos parecen insustanciales
e incluso contraproducentes
las reivindicaciones de esta
Semana, en especial la demanda
bandera de muchos colectivos ecociclistas:
el carril bici urbano.

Mitos del carril bici urbano

Los carriles bici son el reconocimiento
de una derrota: dan por hecho
la presencia constante y cercana
de los vehículos a motor. Y lo
peor de todo: desvían la atención de
los grandes problemas, contaminación,
ocupación de espacio público,
peligro y ruido, pérdida de convivencia.
Tan sagrado es el coche y su
velocidad que ni los colectivos ecociclistas
la cuestionan.

¿Seguridad? La pretendida seguridad
de los carriles bici es también
cuestionable, ya que rompen la lógica
del tráfico. Al estar segregados y a
la derecha, el/la ciclista es menos visible
y es menos previsible su comportamiento
en los cruces. Se desresponsabiliza
tanto a ciclistas como
a automovilistas de la interacción en
el tráfico, imposible de evitar en todo
momento por muy amplia que sea la
red de carriles bici. Accidentes de este
tipo están ocurriendo en la actualidad.

Sobre el tema sugerimos el documento
La falsa seguridad del carril
bici. Invitación a los colectivos ciclistas:
reflexión acerca de sus reivindicaciones.

¿Son ecológicos? Las ciudades
(Sevilla, Barcelona, Lyon...) que se
han volcado en el carril bici han aumentado
el número de ciclistas, pero
no han reducido de forma significativa
el parque automovilístico ni la
contaminación. Ahora bien, ¿qué se
consigue poniendo pedales en los
pies de las personas, desde el punto
de vista ecológico? En última instancia,
el carril bici es una obra más.

Otras soluciones

Dar por válida la segmentación del
espacio público en trozos de calle para
cada tipo de desplazamientos es
apostar por la pérdida de todas las
actividades ciudadanas, públicas y
gratuitas, que no sean desplazarse,
básicamente, porque el espacio queda
de esta forma dividido en franjas
de permiso para el paso.

Si el primer problema es la seguridad
de los/as ciclistas, existen soluciones
mejores y más solidarias,
que invierten las prioridades en el
uso del espacio público: la ‘Pacificación
del Tráfico’ consiste en configurar
las calles para imposibilitar
la velocidad, bien por medio de obstáculos
físicos (pasos de peatones
elevados, resaltos, etc.) o haciendo
las calles más tortuosas (estrechando
tramos, mediante isletas, etc.). El
‘Espacio Compartido’, cuyo precursor
es el ingeniero vial Hans
Monderman, ya se lleva a cabo en
diversas ciudades (Drachten, Makkinga,
Wolwega, Oudehaske, etc.),
en las que se han ido eliminando
señales e igualando pavimentos,
dando como resultado una disminución
drástica del número de accidentes
y de vehículos a motor, y
generando un mayor contacto entre
las personas, que se hace necesario
al no existir regulación señalética.

En realidad este innovador
proyecto consiste en devolver a las
calles su apariencia de hace 50
años, cuando el uso del coche era
excepcional. Estas medidas no sólo
contribuyen a preservar la seguridad
de todo el mundo que utiliza la
calle; también inventan espacios
públicos de calidad donde la calle
se convierte de nuevo en un espacio
de convivencia, de juego, de actividades
múltiples, realmente público.
Tenemos una urgentísima necesidad
de calmar nuestras vidas. No
más infraestructuras, no más carreteras,
pero tampoco más metros
ni carriles bici para la movilidad
sostenible, por favor.


Bicimarchas madrileñas desafían la oficialidad

O. CH.

Tres bicimarchas celebradas
a iniciativa de las
asociaciones vecinales
pusieron el contrapunto a
los actos oficiales de la
Semana Europea de la
Movilidad en Madrid. El
20 de septiembre, centenares
de ciclistas recorrieron
buena parte de los
distritos de Tetuán, Moncloa
y Fuencarral-El Pardo
con objeto de presionar al
Ayuntamiento para que
incluya en sus presupuestos
partidas destinadas a
la creación de nuevos
carriles bici, aparcamientos
para estos vehículos
en paradas de autobús y
edificios públicos, así
como la puesta en marcha
de un servicio de
préstamo similar al existente
en ciudades como
Barcelona y Sevilla. Al día
siguiente, el distrito de
Villaverde y la localidad
de Coslada acogieron
marchas similares que se
vieron deslucidas por una
intensa lluvia. La Federación
Regional de Asociaciones
de Vecinos, que
defiende un “modelo de
movilidad sostenible, que
combata la preeminencia
del coche y contribuya a
construir ciudades y pueblos
a escala humana”,
criticó “la pobreza de las
acciones promovidas por
las tres administraciones
y el escaso calado de las
propuestas anunciadas”
en la Semana de la Movilidad.
Entre ellas, la inauguración
del “¡primer!”
aparcamiento para bicis
de la capital en la cuesta
de Moyano, una zona que
ni siquiera dispone de
carril bici.

Más info: [granadaviaverde.blogspot.com->http://granadaviaverde.blogspot.com]

Tags relacionados: Bicicletas
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto