COLOMBIA: LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA: ENTRE EL EJÉRCITO Y LAS GUERRILLAS
“Rechazamos la mili y el reclutamiento de los grupos armados”

El pasado mes de diciembre Milena Romero,
del grupo Acción Colectiva de Objetores y
Objetoras de Conciencia de Bogotá, ofreció
en Madrid varias charlas sobre la realidad de
su país. La visita formaba parte de una gira
internacional de objetores colombianos para
dar a conocer la situación de guerra interna
que sufre la juventud de Colombia.

10/01/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 46.9 KB
CONMEMORACIÓN. Acción en recuerdo de las víctimas civiles del conflicto en Colombia./ Gloria Cuartas

DIAGONAL: ¿Cómo es el proceso
de reclutamiento?
MILENA ROMERO:Cada uno de los
tres grupos armados tiene distintas
formas. La guerrilla empieza a reclutar
niños cuando éstos tiene más o
menos 12 años, de acuerdo con las
cifras oficiales que han dado. Este reclutamiento
se da con amenazas: se
acercan a tu casa y dicen que, por favor,
entregues a los niños como forma
de contribuir a la lucha. En el caso
de los paramilitares, por su fuerte
relación con el narcotráfico, tienen
medios para poder proporcionar un
‘salario’ a aquellos jóvenes que deciden
vincularse. Estos salarios oscilan
entre los 400.000 hasta el millón de
pesos. Dado que Colombia tiene una
crisis social bastante fuerte, esto resulta
una alternativa muy atractiva
para los jóvenes. En cuanto al ejército,
si bien no recluta niños, los utiliza
como informantes, para que les
transporten cosas, etc. El servicio militar
es obligatorio en Colombia, por
lo que todo joven mayor de 18 años
debe definir su situación militar acudiendo
a su centro de reclutamiento.

D: ¿Qué significa para vosotros la
Objeción de Conciencia en este
contexto?
M. R.: No sólo es rechazar el servicio
militar, sino también el reclutamiento
de los demás grupos armados.
Además, dentro de una guerra
también se practican ciertas lógicas
perversas para la sociedad, como el
patriarcado, el sometimiento de las
mujeres, los imaginarios de poder y
fuerza. Nos resistimos a empuñar
armas para resolver los conflictos.
Creemos que lo que pasa en Colombia
tiene que ver con un modelo económico
injusto que rechazamos y
por eso hacemos Objeción de Conciencia.

D: ¿Cuáles son vuestras formas
de trabajo?
M. R.: Nuestra estrategia está basada
en seis pilares:

- Grupos de afinidad de jóvenes objetores
que trabajan diversos temas.
En Bogotá tenemos un grupo que está
explorando diferentes alternativas
jurídicas para la Objeción de Conciencia.
Así, está analizando por qué
es tan importante poseer la libreta
militar para acceder al derecho a la
educación y tener un título profesional,
o para firmar un contrato con
una empresa, y por qué se multa a
las empresas y universidades que
deciden aceptar a quienes no tienen
la libreta militar.

- Asesoría jurídica orientada a los
grupos de afinidad en su búsqueda
de alternativas y a los jóvenes
con riesgo de reclutamiento o ya
reclutados.

- Seguimiento psicosocial a los objetores
y su familia.

- Búsqueda de alternativas económicas
para ayudar a los objetores
y fuentes de financiación para el
grupo, desde la crítica al modelo
económico.

- Formación a jóvenes en riesgo de
reclutamiento.

- Construcción de una red nacional e
internacional, con tres formas de
participación: recibir y difundir
nuestras noticias, apoyo político mediante
cartas de presión cuando sean
necesarias y ‘amadrinamiento’ de
alguno de los grupos de afinidad, realizándole
un especial seguimiento.

D.: ¿Cuáles son los actores implicados
en el conflicto?
M. R.: Colombia lleva más de 50 años
de conflicto armado interno y en él
han participado distintas fuerzas. La
guerrilla se crea hace bastantes años
y su objetivo principal al inicio era
buscar una reforma agraria. Durante
la Guerra Fría, las guerrillas fueron
atacadas mediante una estrategia de
seguridad nacional consistente en
armar a gente dentro de las comunidades
para que atacaran estas luchas.
Desde entonces vienen actuando
los grupos paramilitares, que fueron
avalados por la Gobernación de
Antioquía cuando estaba Álvaro
Uribe, actual presidente. Después,
cuando sus prácticas se les van de
las manos, los paramilitares son declarados
ilegales. Por otro lado, el
Ejército también tiene prácticas ilegales
que afectan a la población civil,
como ejecuciones extrajudiciales,
detenciones masivas, utilización de
niños y niñas como informantes...

D: ¿En qué consiste la “política de seguridad
democrática” de Uribe y qué
relación tiene con la militarización
del país?
M.R.: Colombia ha pasado por diferentes
momentos políticos. Antes de
2000 hubo una fuerte crisis económica
que incrementó los niveles de desempleo,
de pobreza, y, sobre todo,
creó una gran desesperación en la
población. También acababan de
romperse las negociaciones entre las
Fuerzas Armadas Revolucionarias
de Colombia (FARC) y el presidente
Pastrana, y se dijo que lo único que
había hecho la guerrilla en ese tiempo
fue fortalecer su estrategia militar.
En ese contexto llega la propuesta
que plantea que para poder
acceder a todos tus derechos es necesario
garantizar tu seguridad, y
sobre todo que con la seguridad va
[el Gobierno colombiano] a asegurar
que haya inversión extranjera y
la gente pueda conseguir empleo.
Así surge esta política de seguridad,
orientada a la lucha contrainsurgente,
que busca desmovilizar a aquellos
grupos que tengan una intención
de paz.

Además, durante el Gobierno de
Pastrana ya se había aprobado el
Plan Colombia, que garantizaba una
financiación importante para las
Fuerzas Armadas. A la gente se le
vende que es necesario que haya más
control, más policía, más ejército, especialmente
donde tiene presencia
la guerrilla, y que esto va a garantizar
la movilidad y sobre todo la inversión
extranjera.

Para participar en la red:
objecionbogota@gmail.com
Más información:
[objecioncolombia.org->http://objecioncolombia.org]

Tags relacionados: Militarismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto