ENTREVISTA // FERNANDO LUGO, LÍDER DEL MOVIMIENTO DE RESISTENCIA CIUDADANA DE PARAGUAY
“Paraguay es un país históricamente individualista, falta cultura del diálogo”
JPG - 3.1 KB
REFERENTE. Monseñor Lugo ha apoyado
de forma activa la lucha campesina.

Monseñor Lugo ha desarrollado a
lo largo de los últimos años una estrecha
colaboración con la población
campesina de las zonas más

17/10/06 · 18:23
Edición impresa
JPG - 3.1 KB
REFERENTE. Monseñor Lugo ha apoyado
de forma activa la lucha campesina.

Monseñor Lugo ha desarrollado a
lo largo de los últimos años una estrecha
colaboración con la población
campesina de las zonas más
pobres de Paraguay. Quizás el principal
artífice de la unión de los sindicatos
y actualmente postulado como
posible candidato para alcanzar
la presidencia en 2008, la base de su
popularidad radica hoy en su apoyo
a los movimientos sociales

DIAGONAL.: ¿Cuál es la situación
actual del país?

FERNANDO LUGO.: La clase media
ha desaparecido y las estadísticas
son alarmantes, más del 50%
de la población está debajo de los
índices de pobreza, mientras que
un 35% de éstos está ya en la miseria
absoluta. Uno de los mayores
problemas es el control y la
gestión de los fondos destinados a
las obras públicas. La corrupción
está tan difundida que cualquier
iniciativa pública (sea de iniciativa
pública, sanidad, etc.), aun si inicialmente
requiere una suma modesta
para su realización, al final
alcanza cifras imposibles.
Un aula de escuela cuesta al ministerio
de Educación y Culto 45
millones de guaraníes (unos 6.700
euros), mientras que si la misma
aula la construyen los padres el
gasto baja en 15 millones. En
Venezuela, Chávez ha instituido
una especie de monopolio sobre
todo el sector de la distribución de
productos alimenticios, justamente
para hacer frente a situaciones
de este tipo. Se siente la exigencia
de un control popular, al estilo por
ejemplo de los parlamentos de barrio
venezolanos. En este sentido
en San Pedro existe desde hace
tiempo un control, lo que ha permitido
recientemente descubrir,
pruebas en las manos, malversaciones
dentro de la gestión municipal.
Existen además algunas
experiencias de pequeñas comunidades
que han puesto en práctica
la gestión participativa de los
presupuestos, con resultados
alentadores.

Por la reforma agraria

D.: Como en otros países, la cuestión
agraria es un tema caliente del
panorama paraguayo.

F.L.: En Paraguay no ha sido presentada
nunca una reforma agraria
integral, ligada a un proyecto
de desarrollo rural sostenible. La
experiencia de las ligas ha permitido
a unas comunidades crecer autónomamente,
como en el caso de
la de Guayaybi, una cooperativa
rural nacida en el seno de la liga,
con el apoyo de la Iglesia y que
ahora exporta plátanos y piñas a
Uruguay y Argentina. Se trata de
un caso casi aislado, dado que por
nuestra posición geográfica uno de
los mayores problemas pendientes
es justamente el de la distribución.

D.: ¿Cuáles son sus relaciones con
la jerarquía eclesiástica local?

F.L.: Hemos tenido encuentros sobre
mi actividad política y el único
límite que me han puesto ha sido
aquel de la actividad en el interior
de cualquier partido, no estoy autorizado
a entrar en un partido político.
Eso es todo.

D.: ¿Que piensa de la presencia de
tropas estadounidenses en el norte
del país?

F.L.: A Estados Unidos, Paraguay
le interesa por tres razones fundamentales:
la frontera con Bolivia
al norte, además de nuestros recursos
petrolíferos e hídricos.
Creo también que empiezan a
existir motivos para una eventual
invasión estadounidense. En Ciudad
del Este [segunda ciudad de
Paraguay] se facturan alrededor
de 8.000.000 dólares al día. La falta
de control y transparencia del
comercio ha creado sospechas y
acusaciones de posibles financiaciones
de redes terroristas internacionales.

D.: ¿Existe una oposición efectiva
al Gobierno en Paraguay?

F.L.: Los grandes lideres de la oposición
del pasado se han mimetizado
en el entramado estatal.

D.: ¿Qué posibles soluciones ve?

F.L.: Existe la necesidad imperiosa
de buscar una solución a este
estado de cosas, no creo en los liderazgos
individuales, solamente
en un proceso de toma de conciencia
que permita elaborar colectivamente
un proyecto nacional. Hace
tiempo me encontraba en Bolivia,
antes de las últimas elecciones, y
alguien me dijo: “Aquí en Bolivia
estamos mal, pero seguramente
mejor que vosotros, aquí por lo
menos sabemos lo que queremos.”
Paraguay es un país históricamente
individualista, falta una cultura
del diálogo, de la discusión, y la
democracia se fundamenta justamente
en el diálogo sólido.

Tags relacionados: Fernando Lugo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto