ENTREVISTA // LARS LAUMEYER, PORTAVOZ DEL COLECTIVO ANTIFASCHISTISCHE LINKE BERLIN (IZQUIERDA ANTIFASCISTA DE
“Organizar la resistencia antifascista es crucial para los movimientos sociales”

Alemania, y en concreto Berlín, fue durante años un
referente en las luchas autónomas. Desde la okupación
al antiimperialismo, grupos feministas y el antifascismo,
muy vinculados a la reciente historia del país. Hablamos
con el portavoz de uno de estos grupos antifascistas.

14/10/06 · 0:50
JPG - 39.4 KB
 
UN SÍMBOLO. Con una trayectoria histórica que se remonta a la resistencia contra el fascismo de la década de los ‘30, el antifascismo
aleman continúa siendo un punto de referencia para los movimientos sociales europeos./ Antifaschistische Aktion

DIAGONAL: ¿Cuándo surge
Antifaschistische Aktion (Acción
Antifascista)?

LARS LAUMEYER: Acción Antifascista
(AA) fue fundado por el
Partido Comunista (KPD) en los
años ‘30. El objetivo de esta organización
fue luchar contra los fascistas
en las calles. En los años ‘30
los comunistas veían el rápido dominio
del fascismo y su posible llegada
al poder. En la AA participó
gente de varios partidos y organizaciones
como socialdemócratas,
sindicalistas, obreros anarquistas
y otra gente de grupos juveniles o
deportivos. Pero la gran mayoría
de AA, en aquella época, fueron
comunistas del KPD.

Con la llegada de Hitler, en el año
1933, AA fue la primera organización
que se prohíbe. Sus miembros
fueron detenidos, encarcelados y
torturados. Sus sedes, bares y locales
tuvieron que cerrar. Un golpe
muy duro para el movimiento obrero
y sobre todo para el Partido
Comunista, anticipo de lo que se
produciría después en Europa.
A finales de los años ‘80 se formó
una organización difusa con el
nombre Acción Antifascista, creada
por el movimiento autónomo.
Sería en los ‘90 cuando se estructuraría
a nivel de toda Alemania.

D.: ¿Qué presencia tiene actualmente
AA en la realidad alemana
y qué trabajos políticos realiza?

L. L.: Acción Antifascista es quizá
uno de los movimientos más importantes
de las luchas sociales. No
hay una sola organización oficial,
aunque en Berlín somos el colectivo
más grande y conocido. Hay una
red de colectivos antifascistas en
las ciudades grandes como Berlín,
Hamburgo y Nuremberg. Tenemos
una coordinación nacional y redes
locales en todo el país.
Entre los jóvenes el movimiento
antifascista es muy importante. En
todas las ciudades y barrios hay un
colectivo con el logotipo de AA.
Casi es un símbolo para toda la “juventud
revolucionaria”. Aunque
también somos muy perseguidos y
víctimas de la criminalización.

En Berlín somos unas 60 personas
en el colectivo Antifaschistische
Linke Berlin. Trabajamos en
comisiones por diferentes áreas:
lucha social, internacionalismo,
antiglobalización, antinazismo en
Berlín, antifa-juvenil y nuestra revista
Anti-Berliner. Tenemos más
proyectos como un local público,
la página web antifa.de y una distribuidora
de material.

D.: ¿Cuál es la relación con otras
iniciativas de izquierda?

L. L.: Somos parte de la llamada
izquierda radical alemana. Los
movimientos sociales reúnen dos
temas importantes: el antifascismo
y la lucha anticapitalista. Si
hay movilizaciones grandes lo hacemos
juntos. También con sindicatos
‘oficiales’ como ver.di o IG
Metall, o con partidos políticos como
el antiguo Partido Comunista
de RDA, Linke PDS, principalmente
en plataformas antifascistas
o en asambleas locales contra
la precariedad. Si hay un acto fascista -que tenemos cada fin de
semana en una ciudad alemana-
hacemos contramanifestaciones
con estas plataformas. En estas situaciones
participamos los vecinos,
partidos de izquierda, sindicatos
y Antifaschistische Aktion.
Todos juntos.

Actualmente estamos preparando
la resistencia contra la cumbre
del G-8 en Rostock en junio de
2007. Participamos con una amplia
red de grupos, desde ecologistas
hasta sindicatos de estudiantes,
ATTAC o internacionalistas.

D.: En el marco del actual Gobierno
conservador de Angela Merkel,
¿cuáles son las luchas sociales que
se pueden desarrollar? ¿Cómo valoráis
el Gobierno de coalición entre
conservadores (CDU) y la socialdemocracia
(SPD)?

L.L.: Con Angela Merkel la situación
cambió bastante en casi todos
los sectores de la política (educación,
economía, derechos sociales,
relaciones internacionales, represión,
migración...). Merkel tiene
una política ultraconservadora y
religiosa. Su partido quiere otras
relaciones con la Administración
Bush, basadas en la sumisión.
Además, en temas como la educación
laica y libertades sexuales tiene
un discurso católico, que no conocemos
del Gobierno Schröder
(SPD). Otro ejemplo: la canciller
Merkel pretende acabar con muchos
proyectos antifascistas y asociativos
de la sociedad civil. Son
proyectos de gente de izquierda financiados
por el anterior Gobierno
Schröder (SPD) para crear una
conciencia antirracista. En pueblos
con mucha influencia nazi éstos
son los únicos proyectos antifascistas
que existen. Merkel quiere
acabar con ellos. Es en el tema
de las luchas laborales donde el
Gobierno conservador sigue la línea
neoliberal de Schröder.

D.: ¿Cuál es la implantación de los
grupos nazis y revisionistas en
Alemania? ¿Qué fuerza tienen?

L. L: Los nazis tienen tres partidos
importantes con su propio
organigrama. El más fuerte es el
Nationaldemokratische Partei
Deutschland NPD (Partido Nacionaldemócrata
Alemán). Es un
partido bastante joven, que pretende
unificar a toda la extrema
derecha. Tiene representantes en
ciudades y pueblos sobre todo del
Este de Alemania. El NPD está
presente en el Parlamento de dos
Länder con un 8% de los votos (en
Sachsen y Mecklenburg). En Berlín
tiene diez representantes en
varios distritos de la ciudad. Son
muy activos y convocan bastantes
manifestaciones por todo el
Estado.

Luego están Die Republikaner
(Los republicanos) y el Deutsche
Volks Union DVU (Unión del
Pueblo Alemán). Pero ellos están
más envejecidos y cuentan con
menor fuerza. Según la presencia
territorial de unos u otros se presentan
bajo unas siglas a las elecciones
locales.
Luego existen los llamados
Freie Nationalisten (nacionalistas
libres). Son neonazis que no tienen
y no quieren organizaciones
grandes. Son grupos de ocho a 20
personas, la mayoría muy jóvenes,
organizados como Kameradschaften
en cada barrio o ciudad.

Son grupos muy violentos que,
aparentemente, no quieren saber
nada de la vía electoral, pero están
en conexión con el NPD. Además
hay un espacio de grupos de música
o más vinculado a la cultura y
al mercado fascista skinhead.
La situación en su conjunto es
bastante preocupante, y organizar
la resistencia antifascista es
crucial para los movimientos sociales.
Nuestro trabajo es buscarlos,
denunciarlos y no concederles
ningún espacio.

El peso del holocausto

D: En política internacional
hay diferencias,
dentro de la izquierda
alemana, sobre la guerra
de Iraq, la situación en
Israel y Palestina. ¿Cuál
es la postura de AA? ¿Y
de la izquierda autónoma
alemana?

L.L.: Es un tema difícil. La
AA en Alemania es un
movimiento muy grande
con más de 200 colectivos.
Hay una parte del
movimiento antifascista -puede ser un 5%- que
tiene un discurso pro
Israel. Viene de la historia
del nazismo y el holocausto.
Esta gente, a veces,
vienen con banderas de
Israel a manifestaciones.
Hay muchas diferencias,
porque nosotros estamos
en contra de la ocupación
de Palestina, por su autodeterminación
y contra la
invasión de Iraq.
Por otra parte en las
actos fascistas, que tenemos
muchos en Alemania,
los nazis siempre llevan
banderas de Iraq y de
Palestina. Es una cuestión
difícil, que genera
muchos conflictos.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto