MOVIMIENTO FEMINISTA: GALICIA ACOGE EL VII ENCUENTRO INTERNACIONAL DE LA MARCHA MUNDIAL DE LAS MUJERES
Mujeres en lucha contra el mercantilismo

Unas 150 mujeres venidas de más de 40 países de todos los continentes participaron en el VII Encuentro Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres que se celebró del 14 al 21 de octubre en Panxón (Pontevedra).

30/10/08 · 0:00
Edición impresa

El VII Encuentro de la Marcha
Mundial de las Mujeres, un movimiento
que arrancó en el año
2000, permitió establecer las líneas
maestras de la organización
para los próximos dos años y fortalecer
las coordinaciones continentales
ya existentes.

Entre las conclusiones de la reunión
destaca la convocatoria de una
acción global a favor de la paz y la
desmilitarización para el 17 de octubre
de 2010 en la región africana
de los Grandes Lagos, que será
acompañada de acciones locales simultáneas
en el resto del mundo.

Esta iniciativa tiene como objetivo
fortalecer la solidaridad internacional
y visualizar la lucha de las mujeres.
La temática de la acción se
acordó, como señalan las conclusiones
del evento, porque “las guerras
empobrecen a las mujeres,
provocan violencia contra éstas, facilitan
que las grandes potencias se
apropien de los recursos naturales
y las violaciones son utilizadas como
arma de guerra”.

El cónclave internacional contó
con una serie de actividades públicas
que vincularon el trabajo feminista
a la lucha por la soberanía alimentaria.
De esta forma, el fin de
semana del 18 y 19 de octubre se
organizó en la ciudad de Vigo un
foro y una feria sobre esta temática
en la que participaron centenares
de personas y que contó con el apoyo
de diversos colectivos gallegos
como el Sindicato Labrego Galego,
diversas ONG, cooperativas de
consumo, tiendas de comercio justo
y grupos ecologistas.

En el marco del foro, mujeres
de organizaciones campesinas y
de consumidores de distintos países
subrayaron la importancia de
la soberanía alimentaria como
una estrategia de acción capaz de
garantizar el control de los pueblos
sobre las políticas agrícolas y
alimentarias y su acceso a los recursos
naturales y a los alimentos.
Las ponentes indicaron las dificultades
de las mujeres campesinas
para acceder a la producción de
alimentos, a las explotaciones
agrarias, a las garantías administrativas,
etc. Como afirmó la ex secretaria
del Sindicato Labrego
Galego, Lidia Senra: “Es necesario
reivindicar la titularidad compartida
de las explotaciones agrarias,
ya que en la explotación familiar
normalmente la titularidad
es del hombre y la mujer, por lo
tanto, no tiene garantizado su derecho
a producir”.

Otras intervenciones coincidieron
en señalar la labor fundamental
de las mujeres en la producción
alimentaria mundial: el trabajo de
la tierra, la elaboración de los alimentos,
el cuidado del ganado o el
acceso al agua. Hay que recordar
que un 80% de la producción de alimentos
en los países del Sur recae
en las mujeres cuando, paradójicamente,
éstas son, junto con los niños
y las niñas, las más afectadas
por el hambre. Así, la directora del
área de mujer de la Agencia
Latinoamericana de Información,
Irene León, hizo hincapié en el hecho
de que “las mujeres alimentamos
a la humanidad, pero no queremos
seguir haciéndolo en posiciones
de desventaja” y subrayó la
responsabilidad del sistema capitalista
en esta invisibilización y
usurpación del trabajo femenino:
“Los conocimientos acerca de la
producción de alimentos, acumulados
durante siglos por las mujeres,
han sido patentados por corporaciones
transnacionales”.

Acciones en la calle

Dentro del programa del VII Encuentro,
las mujeres de la Marcha
convocaron también acciones en la
calle. Entre éstas, destaca una performance
realizada frente a uno de
los mayores supermercados en Vigo,
donde se denunció el papel de
las grandes superficies en el empobrecimiento
campesino, el consumo
irresponsable y la creciente inseguridad
alimentaria. Varias mujeres
con banderas lilas, disfraces,
pancartas y representaciones gigantes
de productos de Danone,
Coca-Cola y Nestlé, reivindicaron
un modelo de producción, distribución
y consumo de alimentos alternativo,
al servicio de los pueblos.
Otro de los momentos destacados
fue la manifestación del domingo
19, en la que, según datos
de la organización, unas 10.000
personas, en su mayoría mujeres,
recorrieron Vigo. Las consignas
contra la violencia machista, contra
el patriarcado y a favor del derecho
al aborto y a la soberanía alimentaria
fueron algunas de las
más vitoreadas. La manifestación
terminó con la intervención de mujeres
de organizaciones de África,
América Latina, Europa y Asia,
quienes denunciaron el impacto
del sistema capitalista y patriarcal
en las mujeres. Como concluyó la
coordinadora del secretariado internacional
de la Marcha, Miriam
Nobre, al final de la manifestación:
“Somos mujeres en lucha contra la
mercantilización del mundo, el capitalismo,
el patriarcado, el colonialismo,
el racismo y todo tipo de
opresión y exclusión”.

Archipiélago
feminista

_ La Marcha Mundial de las Mujeres
es un movimiento que
desde el año 2000 agrupa a
organizaciones y mujeres feministas
de todo el mundo. Sus
principales ejes de acción son
el trabajo femenino, la paz y la
desmilitarización, el acceso a
los bienes comunes, los recursos
naturales y la soberanía alimentaria;
y la violencia contra
las mujeres como arma de control
de sus cuerpos y sus vidas.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto