ENTREVISTA // FLAVIO SOSA, MIEMBRO DE LA DIRECTIVA PROVISIONAL DE LA APPO
“México ya inició una sacudida social de grandes dimensiones”

La mexicana Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca
(APPO) insiste en su principal reivindicación: la destitución
del gobernador del PRI Ulises Ruiz (ver DIAGONAL
nº36). Así ha sido desde el 14 de agosto,
cuando se intentó desalojar violentamente a los maestros
en huelga en el Zócalo de la capital oaxaqueña, lo
que motivó un levantamiento masivo y la creación de
esta asamblea. Actualmente el conflicto está estancado
entre la ‘guerra sucia’ del Gobierno contra los activistas
sociales -a través de pistoleros, secuestros y
asesinatos- y las negociaciones, por ahora sin resultados,
de la APPO con la Secretaría de Gobernación.

07/10/06 · 18:11
Edición impresa
JPG - 3.4 KB
FLAVIO SOSA. Una hora después de la
entrevista, dos policías ministeriales
encañonaban a su esposa e hijos./ Sergio de Castro

DIAGONAL: ¿Quiénes forman la
Asamblea Popular de Oaxaca?

FLAVIO SOSA: La APPO es un proceso
unitario que busca no sólo aglutinar
a distintas organizaciones sino
también a distintos sectores de la sociedad.
Tiene algunos antecedentes
como la Asamblea Estatal Democrática
del Pueblo Oaxaqueño, la
COICO, CIPO, COMPA, o recientemente
la Promotora Contra el Neoliberalismo.
La APPO surge el 20 de junio e integra
a las organizaciones que ya venían
apoyando al magisterio y a otras
más como el Frente de Sindicatos y
Organizaciones Democráticas de
Oaxaca (FESODO), a la Promotora y
a la COMPA, pero también organizaciones
no gubernamentales y autoridades
municipales y agrarias, todas
ellas aglutinadas alrededor de una
serie de demandas que nosotros consideramos
legítimas.

D.: ¿Cuáles son esas demandas?

F. S.: Son diferentes aspiraciones
que tenemos la ciudadanía en la
perspectiva de tener un mejor
Gobierno, encontrar mejores condiciones
de vida, una nueva relación
sociedad-Gobierno, un mundo más
justo... Pero también el rechazo al
Gobierno de Ulises Ruiz.

D.: Por tanto la destitución de Ulises
Ruiz no es más que un primer paso
en sus aspiraciones.

F.S.: Sí. Debemos dejar de lado los
sectarismos propios de la izquierda
y entender el reto que tenemos enfrente.
Estamos trabajando para alcanzar
las bases de lo que tiene que
ser una propuesta de nuevo
Gobierno. Debatir sobre cómo debe
insertarse Oaxaca en un mundo más
justo y no aislarnos del resto de la
sociedad, entendiendo que Oaxaca
es parte de una República y de un
mundo que hoy se dice globalizado,
sometido a los intereses de las empresas
trasnacionales.

D.: En la propuesta de gobierno que
pretende construir la APPO, ¿se
piensa en constituirse en partido político
o en seguir como organización
social?

F. S.: No es a mí a quien corresponde
responder. Pero por lo pronto debe
ser un parlamento popular más allá
de la lógica partidista y en el que se
exprese el verdadero rostro de
Oaxaca. El Gobierno actual es para
los mestizos cuando Oaxaca es indígena;
es autoritario cuando en nuestras
comunidades se practica la democracia
comunitaria; es un Gobierno
neoliberal, cuando nosotros
rechazamos el enajenante capitalismo
con nuestras formas tradicionales
de organización, cuando está primero
el bien común. Todo esto no se
refleja en la forma de gobernar.

D.: ¿Qué relación tiene la APPO con
otros movimientos como La Otra
Campaña zapatista, con el Partido
de la Revolución Democrática o incluso
con grupos armados?

F. S.: En la APPO se expresa todo el
arco iris de posiciones políticas que
hay en el Estado (se sobreentiende
que de izquierda). Yo soy consejero
nacional del PRD, sin embargo yo no
vengo a defender aquí los intereses
de mi partido, ni mucho menos las
propuestas de López Obrador. Hay
organizaciones cercanas a La Otra
Campaña que fortalecen este proceso.
Los vínculos con la lucha armada
no son tales porque nosotros siempre
hemos trabajado en la lucha legal
y abierta. La APPO es un proceso
autónomo de los movimientos armados
y de los partidos.

D.: Los medios de comunicación han
tratado de ligar el conflicto que se vive
en Oaxaca exclusivamente a las
reivindicaciones magisteriales.

F. S.: La Sección 22 de la Coordinadora
Nacional de Trabajadores de la
Educación (CNTE) es la organización
más fuerte que compone la
APPO, ya que integra a casi 70.000
profesores, pero hoy en día el apoyo
popular es muy, muy grande; más
allá de 500.000 gentes. Se está quebrando
esa idea que se estaba intentando
vender por parte del Gobierno
estatal de que es un problema magisterial.
Y ello gracias a las radios, tanto
las que son parte del movimiento
como otras comerciales, a las mujeres
que tomaron la televisión y a algunos
medios nacionales.

D.: Ustedes se han negado a dialogar
con el Gobierno del Estado.

F. S.: El diálogo siempre lo ha pervertido
el Gobierno. No se puede
establecer un diálogo con quien te
quiere eliminar físicamente. Pero
es que además tú dialogas con
quien reconoces como autoridad,
pero al señor Ulises ya no se le reconoce
autoridad.

D.: ¿En qué contexto nacional se enmarca
la APPO?

F. S.: Yo veo gérmenes en este movimiento
de un cambio revolucionario
en México. Veo una movilización popular
in crescendo, que va a cuestionar
este sistema. Pienso que ya inició
nuestro país una sacudida social de
grandes dimensiones.


LA LUCHA POR LOS MEDIOS: UNA INFORMACIÓN DE Y PARA EL PUEBLO

Uno de los campos de batalla
en el que el movimiento popular
ha tenido que luchar contra
el poder político y sus acciones
policiales ha sido el de los
medios de comunicación. De
hecho, uno de los objetivos
fundamentales de la operación
de desalojo efectuada en el
Zócalo de la capital oaxaqueña
el 14 de junio, fue acabar con
las emisiones de Radio Plantón,
voz de la Sección 22 de la
CNTE. La entrada violenta en
sus instalaciones, la agresión y
el ingreso en prisión de sus
colaboradores no era más que
el comienzo de una serie de
actuaciones sobre diferentes
medios como Radio Universidad
o el diario Noticias, afines
al levantamiento popular. Una
lucha que se enmarca en el
contexto de la reciente aprobación
de la llamada Ley Televisa
que, según nos explica Fernando
Lobo, colaborador de Radio
Plantón, significa entre otras
cosas, que “toda concesión
será subastada al mejor postor,
lo cual deja fuera de cancha
a quien no sea Televisa o
TV Azteca”, acusadas constantemente
de manipulación y falseamiento
de las noticias.

Pero uno de los hechos
más insólitos de este enfrentamiento
es el de la toma de
la televisión estatal. El 1 de
agosto, tras una cacerolada
compuesta exclusivamente
por mujeres, se acababa solicitando
una hora de programación
a las puertas de
Canal 9. Ante la negativa de
éste, se decidía en ese
momento tomar pacíficamente
las instalaciones. Durante
casi un mes, la televisión y la
radio estatales estuvieron en
manos de unas mujeres que,
a pesar de no tener preparación
técnica, emitieron una
programación que llegó a
batir récord de audiencia.
Para María del Carmen López,
una de las protagonistas, “lo
que se busca es que cuando
esta lucha termine, estos
medios se conviertan realmente
en los medios del pueblo
de Oaxaca” y no en “el
medio oficial para ensalzar la
imagen del gobernador y
vanagloriar las instituciones
gubernamentales”.
La noche del 22 de agosto
un operativo de 60 unidades
entraba violentamente en la
zona que rodea la televisión
dañando seriamente las transmisoras
de radio y televisión.
La APPO decidía tomar 12 emisoras
de la capital, lo cual,
a su vez, era objeto de una
nueva intervención policial.

Tags relacionados: Ulises Ruiz Lucha armada
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto