PALMA DE MALLORCA // CASAL OCUPADO LES VIES
Medio año de okupación insular en Les Vies

Desde hace seis meses, diferentes colectivos han levantado un casal
autogestionado que funciona como espacio de debate y de transversalidad
ideológica. Hablamos con un miembro de la asamblea que explica el proceso.

02/04/06 · 22:47
Edición impresa
JPG - 21.7 KB
Casal Les Vies
UN ESPACIO DE ENCUENTRO POLÍTICO. Desde el desalojo del centro social S’Eskola en 2003, Palma de Mallorca no había
vuelto a tener un espacio autogestionado por los movimientos sociales.

La puerta del casal de Les Vies es
un gran vidrio transparente que
recoge en su interior un centro social
en plena ebullición. Detrás del
edificio pasan las vías del tren, de
ahí el nombre de este proyecto político
que se fundamenta en seis
principios consensuados por su
asamblea (anticapitalismo, ecologismo,
antipatriarcado, lengua y
culturas catalanas, antifascismo y
contra la especulación urbanística)
y en cuatro puntos de funcionamiento
(asamblearismo, autogestión,
ámbito de actuación local
y vegetarianismo).

El barrio en el que se encuentra
sufre la especulación urbanística
en sus carnes. “En 2000 se inauguró
un pequeño parque (Palma no
tiene casi parques), y este año, el
propio PP que lo había inaugurado
lo ha levantado para soterrar las vías
del tren y hacer una vía de acceso
al centro de la ciudad para coches”,
explica Iñaki, miembro de la
asamblea de Les Vies. El vecindario
de la zona se está movilizando
contra el proyecto urbanístico.
Tienen una plataforma vecinal y,
según Iñaki, se mueven mucho.

“Nosotros éramos conscientes de
que era un tema que teníamos que
trabajar, ahora el vecindario empieza
a conocernos y acuden al casal
pidiendo información”. Por esto
mismo, miembros de la asamblea
han participado en actividades de
la Plataforma vecinal.

Este casal se okupó el 3 de septiembre
de 2005. La asambleas iniciales,
formada por 40 personas
provenientes del movimiento libertario
y del movimiento independentista
catalán (Maulets, CNT, RASH,
CEPC-Coordinadora de Estudiantes
de Secundaria) habilitó un local
para levantar un nuevo centro social
autogestionado.

Les Vies se encuentra en los bajos
de una finca privada que estaba
abandonada; un colectivo de inmigrantes
ocupó poco antes los pisos
superiores y en la actualidad ambos
colectivos se relacionan como
una comunidad de vecinos. “La
policía acudió al casal tres mes
después de la okupación y puso
una denuncia”, pero la asamblea
no ha vuelto a saber nada.

Iñaki cuenta que en la época del
centro social S’Eskola llegó a haber
en Palma hasta tres okupaciones
grandes a la vez, también para vivienda,
“pero después no quedó ni
siguiera un centro social; mucha
gente perdió la energía y ha costado
años volver a cargar las pilas”.

“Hay un salto de dos años y desde
aquel desalojo no había un espacio
autogestionado a pie de calle en
Palma”, dice Iñaki, “quedaba el local
del ateneo y de la CNT, pero no
existía un lugar que se autogestionara
desde la propia gente”, así que
“gente de la misma CNT vio también
la necesidad de un espacio polivalente
para hacer otras cosas”.

Hoy el casal de la calle Eusabi
Estada da cabida a la cooperativa
Agrohorizontal, que se reúne cada
viernes y hace una distribución
de verduras a 25 unidades de consumo.
El Grupo Ramallet, perteneciente
a esta cooperativa, y con
la colaboración de Unió de Pagesos
i Amics de la Terra, organizaron
en diciembre unas jornadas
sobre consumo responsable y alimentos
transgénicos. Las ganas
de apostar por un desarrollo sostenible
y luchar contra los métodos
de producción capitalista ha
llevado a otro grupo de personas
del casal a poner en marcha un
huerto urbano en el patio. “Tenemos
claro que el casal es un espacio
anticapitalista y para desarrollo
de lucha. No tenemos bar,
ni cafetería, porque preferimos
tener como prioridad la intervención
política y la creación artística”,
explica Iñaki.

Hasta el momento, el casal ha
organizado charlas contra la especulación,
participa en el periódico
libertario Cultura Obrera, y el colectivo
VideoTK ha comenzado a
proyectar cada miércoles películas
de temática social.

Su ámbito de actuación es local,
pero no ignoran la realidad de otros
territorios y son conscientes de los
límites que conlleva la insularidad.
“Entre islas la relación es nula”, afirma
Iñaki. Tienen más relación con
Barcelona y con otros puntos de la
península que con Menorca o Ibiza.
“Tenemos contactos personales
con colectivos y otras okupaciones,
pero nos cuesta relacionarnos como
centro social”. De momento, lo
que están consiguiendo es crear red
en la propia Palma.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Casal Les Vies
Casal Les Vies
separador

Tienda El Salto