MÉXICO: ENCUENTRO ENTRE LOS PUEBLOS ZAPATISTAS Y LOS PUEBLOS DEL MUNDO EN OVENTIC (CHIAPAS)
A la ‘zezta’ va la vencida

Del 30 de diciembre de 2006 al 2 de enero
de 2007 se llevó a cabo en Oventic,
uno de los centros neurálgicos del territorio
rebelde, el Encuentro entre los
Pueblos Zapatistas y los Pueblos del
Mundo. Cerca de 5.000 personas, entre
zapatistas y visitantes de todas las nacionalidades,
se dieron cita en este poblado
envuelto en la niebla para
compartir experiencias de lucha.
DIAGONAL estuvo allí y recogió las
impresiones de varios participantes.

18/01/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 10.1 KB
ENCUENTRO INTERGALÁCTICO. Alrededor de 250 autoridades de las “juntas de buen gobierno” y municipios autónomos rebeldes zapatistas acudieron a
este encuentro internacional./ Tiros / medios alternativos

“Hoy 30 de diciembre del año 2006,
siendo las 13 horas con 49 minutos,
hora del frente de combate sur
oriental”, en palabras del comandante
Felipe, del Ejército Zapatista
de Liberación Nacional (EZLN),
dio comienzo el encuentro, que se
enmarca en el aspecto internacional
de La Otra Campaña. Es decir,
“la Zezta Internazional”, como la
han bautizado los zapatistas en
alusión a su Sexta declaración y en
una referencia medio en broma
medio en serio a todas las internacionales
que se han formado durante
el último siglo y medio.

Un hecho sin precedentes fue la
asistencia de aproximadamente
250 autoridades de las “juntas de
buen gobierno” y municipios autónomos
rebeldes zapatistas. Tradicionalmente,
la organización interna
de las comunidades ha sido la
cuestión menos conocida del zapatismo
para el observador externo,
pero en esta ocasión las autoridades
hicieron un esfuerzo por explicar
y responder a las dudas sobre
la situación de la autonomía, conquistada
en el alzamiento de 1994
y refrendada con la creación de los
“caracoles” en 2003, en los siete
ejes del encuentro: autonomía y
gobierno; educación; salud; mujeres;
comunicación; arte y cultura;
comercio; y la lucha por la tierra y
el territorio.

En el primer eje, las autoridades
civiles afirmaron que mantienen el
principio zapatista de “mandar obedeciendo”
en todos los niveles, lo
que significa que el Gobierno sólo
se encarga de llevar a cabo las decisiones
del pueblo en asamblea. En
la cuestión educativa, se señaló que,
aun con el grave problema de la falta
de recursos, se han estado construyendo
más escuelas (independientes
y no subvencionadas por el
Estado, como todo el sistema zapatista),
tanto de educación primaria
como de secundaria. Se explicó
también con muchos detalles lo referente
al sistema de salud, en el
que se ha ido avanzando poco a poco
con la solidaridad internacional
en cuanto a recursos y formación
de promotores. Por otro lado, las
mujeres resaltaron que “cuando nació
el EZLN se abrió una luz para
todas nosotras”, aunque “el cambio
no se ha logrado en su totalidad”,
puesto que pervive la discriminación.

Esa reflexión de haber mejorado
pero de forma insuficiente fue
la tónica en todos los ejes. También
en el de comunicación, donde hablaron
de la importancia de aprender
a manejar videocámaras y de
las radios como instrumento de comunicación,
en especial Radio Insurgente,
aunque lamentaron que
falten radios en muchas comunidades.
Así mismo, se analizó el tema
del comercio, en el que los zapatistas
denunciaron los obstáculos que
pone el Gobierno y la falta de mercado
para poder vender sus artículos
a un precio adecuado. En el último
eje, la lucha por la tierra, afirmaron
que la situación es mucho
mejor que antes de la rebelión de
1994: “Cuando nos levantamos en
armas, recuperamos las tierras de
los grandes terratenientes, porque
la tierra es de quien la trabaja”.
Según explicaron, las fincas recuperadas
son de propiedad colectiva.

Impresiones internacionales

Al encuentro asistió una gran cantidad
de activistas de diversos continentes,
aunque con mayor peso
de América y Europa. También
participaron delegados de las dos
organizaciones de izquierda más
activas y reprimidas este año en
México, la Asamblea Popular de
los Pueblos de Oaxaca (APPO) y el
Frente de Pueblos en Defensa de la
Tierra (FPDT), del Estado de México.

Un miembro de la APPO cuyo
seudónimo es Chicuey declaraba
a DIAGONAL que su organización
es “muy diversa”, pero que el
sector al que él pertenece ha estado
intentando “impulsar en su interior
la esencia de La Otra Campaña”:
el rechazo de los partidos y
la horizontalidad, principalmente.
Desde el FPDT, Heriberto Salas comentaba
a este periódico que asistían
al encuentro por el “compromiso
de proyecto político con el
EZLN y La Otra, y también con las
luchas del mundo”.

Desde pueblos muy lejanos y a
priori con poca relación con los indígenas
chiapanecos, se valoraba
qué hay en común y qué no. Katy
Paseigh, australiana de los grupos
Autonomía Colectiva y Comida No
Bombas, declaraba a DIAGONAL
que iba a Oventic para “aprender
de los zapatistas”, y afirmaba que
en México había visto tácticas, como
la toma del espacio público,
que podían intentarse en Australia.
Billy Pear, canadiense de la Red
Internacional de la Juventud Indígena,
indicaba que las luchas por
la tierra en su país “son muy parecidas
a las de aquí”. En general, los
activistas consultados mantienen
los pies sobre la tierra, como el
anarquista turco Alí, quien reconocía
a este periódico que “hablar
de algo nacional como La Otra
Campaña es muy prematuro para
Turquía”, pues en su tierra “no está
la idea de la horizontalidad ni
tanta desilusión con los partidos
políticos”, aunque ve similitudes
entre los zapatistas y el movimiento
kurdo. Desde latitudes más cercanas
a Chiapas son más optimistas.
Lucas Revuelta, del Comité
Zapatista de Solidaridad con Nicaragua,
ve en el zapatismo un camino
a seguir para su país: “Pensamos
que era muy necesario llevar
la resistencia zapatista al pueblo
nicaragüense para que vea y
sepa que todavía es posible luchar
contra el neoliberalismo y por la
humanidad”. Revuelta concluía
que “la reflexión de La Otra Campaña
es perfectamente aplicable a
la Nicaragua de hoy”.

A finales de julio se celebrará,
esta vez en todas las zonas zapatistas,
el segundo encuentro. De
momento, y a falta de la posible
búsqueda de algún tipo de estructura
para la Zezta Internazional,
ésta ya ha servido para profundizar
en el conocimiento de la autonomía
indígena mexicana. También
de la realidad social del país
que, según Salas, no es exclusiva
de allí sino que puede darse en todo
el planeta: “Si en otros países
no ha habido represión igual que
aquí, no tardan en hacerlo, porque
es una constante del sistema”. El
reto de la Zezta sería contrarrestarla,
algo en lo que las anteriores
internacionales fracasaron. Por
ahora, esta red de solidaridad en
ciernes no sigue el patrón de sus
antecesoras, así que habrá que ver
si a la ‘zezta’ va la vencida.

IU: «ideologismo extremo»
_ E.P.
_ El nuevo Gobierno del Partido
de Acción Nacional (PAN)
continúa con su embestida
contra la APPO. Al mantenimiento
de la represión se han
unido acusaciones de todo
tipo, una de las cuales afectaba
al partido político español
Izquierda Unida (IU), cuya presencia
en las acciones de
apoyo a la APPO en el Estado
español no ha sido muy visible.

El 29 de diciembre de
2006, la fracción parlamentaria
del PAN acusó a IU de realizar
actividades políticas en
México con «fines de desestabilización»
por haber participado
como observadora en el
primer congreso de la APPO,
celebrado en noviembre. Los
legisladores denunciaron que
IU practica un «ideologismo
extremo» y exigieron al Gobierno
federal que «dé puntual
seguimiento al apoyo político
y económico» a la APPO por
parte de la formación dirigida
por Gaspar Llamazares.

Tags relacionados: EZLN
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto