ENTREVISTA // JUAN MANUEL SÁNCHEZ GORDILLO, ALCALDE DE MARINALEDA
“La utopía es la capacidad de hacer reales los sueños”

‘Utopía’ es la divisa de
Marinaleda, pueblo
sevillano de 2.600
habitantes que desde
hace 25 años escriben su
futuro a base de luchas.

02/05/06 · 23:56
Edición impresa
JPG - 14 KB
 
DEMOCRACIA SOCIAL. El pueblo de Marinaleda toma decisiones, en las asambleas
generales y barriales, sobre los asuntos que le afectan. / David Fernández Moreno

En manos vecinales, dos herramientas:
el Sindicato de Obreros
del Campo (SOC) y el Colectivo
de Unidad de los Trabajadores,
supeditados a la voluntad popular
emanada de las asambleas. Para
DIAGONAL, Marinaleda en boca
de su alcalde.

DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

“Nosotros decimos que la izquierda,
cuando tiene un trocito de poder,
tiene que convertirlo en un instrumento
de subversión de la realidad.
Pusimos en marcha los presupuestos
participados, en los que los
vecinos por barrios con voz y voto
deciden en qué gastar el dinero municipal;
todos los cargos, los concejales,
son elegibles y revocables por
la asamblea de vecinos, los vecinos
tienen voz y voto en los plenos, las
cooperativas se organizan mediante
asambleas de trabajadores... La
asamblea es el máximo órgano de
decisión de todos los asuntos, sindicales
o políticos: se decide desde
ocupar una finca hasta los impuestos,
el presupuesto del Ayuntamiento
o el reparto de una vivienda,
y se convierte en una especie de
gobierno colectivo de los trabajadores
donde toman todas las decisiones
que repercuten en su vida”.

TIERRA E INDUSTRIA

“El principal problema de Marinaleda
era el paro, y nos dimos
cuenta de que la única forma de
acabar con él es teniendo tierra.
En Andalucía el 2% de los propietarios
posee el 50% de la tierra
cultivable. Nosotros escogimos a
un gran terrateniente de la zona
y estuvimos ocupando durante
varios años una finca hasta que
la conseguimos mediante lucha.
Cuando tenemos la tierra nos damos
cuenta de que no basta para
acabar con el paro. Entonces creamos
agroindustria, la industria del
pimiento, la alcachofa, el aceite...
Con la industria y la tierra en manos
de los trabajadores, con esta
democracia económica, conseguimos
acabar con el paro, no depender
del terrateniente, que la plusvalía
que producía el obrero
volviera en forma de beneficios al
propio obrero”.

COOPERATIVAS

“Tenemos ocho cooperativas y una
de segundo grado. Hemos sembrado
los cultivos que necesitaban más
mano de obra para acabar con el
paro, y hemos creado industria.
Hemos fijado normas: todo el mundo
gana el mismo sueldo, tanto el
gerente de la cooperativa como el
que trabaja en el campo, en la industria
o el oficinista. También hemos
acordado que la tierra no se
vende ni se divide porque si repartiéramos
la tierra estaríamos repartiendo
miseria. Planteamos también
que no se repartan beneficios,
sino que se reinviertan en la creación
de más puestos de trabajo y a
partir de ahí crear el máximo de
bienestar colectivo. Hemos prohibido
y luchamos contra los transgénicos
y la patentación de semillas”.

VIVIENDA

“Hemos municipalizado todo el
suelo. Proponemos que haya una
ley por la que el suelo urbanizable
pase a ser público, con lo que se
acabaría con la especulación, y
para eso no hace falta una revolución,
sino vergüenza política. Como
no tenemos esa ley hemos ido
comprando y expropiando tierra
hasta tener mucho suelo público,
que damos gratuito a la persona
que quiere una vivienda. Esta persona
pone su trabajo, nosotros le
ponemos los materiales, los albañiles
y los arquitectos gratis y luego
la vivienda es suya. Así hemos
hecho más de 300 viviendas, hemos
invertido varios miles de millones
y hemos conseguido que
ningún joven se quede fuera”.

EXPERIENCIA EXPORTABLE

“Es exportable a cualquier pueblo
del mundo rural, y creo que
el espíritu de Marinaleda puede
ir a las grandes ciudades. ¿Por
qué el presupuesto no puede ser
participado en Madrid si lo es en
Porto Alegre? Lo que pasa es
que hace falta voluntad política.
Y también creo que es posible
que no se especule con el suelo y
dar vivienda a todo el mundo. Y
que se puede caminar hacia el
pleno empleo y hacia una renta
básica. Y que se puede hacer en
cualquier parte del mundo, claro
que adaptándose a las condiciones
concretas”.

UTOPÍA

“Creo que la izquierda si no es
utópica no es izquierda, y que la
utopía es la capacidad de soñar,
pero sobre todo la capacidad de
convertir los sueños en realidad:
pleno empleo, vivienda para todos,
cultura, reforma agraria, paz,
justicia...”

UN PUEBLO
REBELDE

1977
Surge el SOC de Marinaleda, hoy con
más de 600 afiliados.
1979
_ El CUT gana por mayoría absoluta las
elecciones. Se pone en marcha la experiencia
de democracia participativa.

1997
_ Se pone en marcha la cooperativa de
El Humoso. Dos años después, se
inaugura la primera industria agrícola.

1980
_ 700 vecinos en «huelga de hambre
contra el hambre» durante 13 días.

1985
_ Empiezan una serie de ocupaciones
de tierras. En 1991, logran la cesión
legal de 1.200 hectáreas.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto