BARCELONA: EL CSO DE POBLE NOU RECIBE UNA ORDEN DE DESAHUCIO CUANDO CELEBRA UN AÑO DE VIDA
La Teixedora hace frente a su desalojo

La asamblea del centro social, que se halla ubicado en
la antigua sede de Falange del barrio obrero de Poble
Nou, ocupó como protesta el pasado 27 de noviembre
el Saló del Tinell, símbolo del tripartito gobernante.

11/12/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 8.3 KB
BARCELONA. Activistas en el Saló del tinell saludan hacia la Plaça del Rei.

En el momento en que el Centro
Social La Teixidora, del histórico
barrio de Poble Nou, celebraba el
primer aniversario de su okupación,
a finales de noviembre, recibió una
primera notificación judicial que
insta a sus actuales moradores a
abandonar el edificio. La antigua sede
de la Falange, situada en la calle
Marià Aguiló 35, yacía en el abandono
absoluto desde hace 30 años.
Ahora, sus actuales propietarios,
herederos de los que la tomaron
mediante el derecho de conquista
de la legalidad franquista, exigen en
los tribunales que se expulse a la
gente que la habita y a los proyectos
sociales que le dan vida desde hace
más de 365 días.

El Juzgado de Instrucción Número
20 de Barcelona instó a sus
usuarios, que ya han presentado un
recurso para evitarlo, a dejar el edificio
en el plazo de una semana. La
magistrada que instruye el caso ha
ignorado hasta el momento todas
las argumentaciones respecto al estado
de deterioro de la finca y las
numerosas muestras de apoyo recogidas
entre el vecindario más próximo
a la finca. Las entidades sociales
de Poble Nou también han expresado
su apoyo, en un barrio que
viene siendo pasto de la especulación
desde hace años a través de
agresivos proyectos urbanísticos como
“distrito 22@”, el llamado “distrito
de la innovación”.

Los archivos históricos que recogen
la cronología del barrio bajo la
toma franquista de la ciudad, detallan
claramente la incautación falangista
del patrimonio urbanístico,
de donde nacen los actuales títulos
de propiedad del inmueble.
Este factor tampoco ha modificado
la postura judicial.

Ante la amenaza latente, la asamblea
de La Teixidora ha decidido
proseguir con normalidad todas sus
actividades y, especialmente, las de
celebración del primer aniversario,
que tuvieron expresión en una exitosa
jornada el pasado 29 de noviembre.
En un comunicado público
manifiestan que lo que antaño
era “un centro de adoctrinamiento y
de control de las derechas” se ha
convertido “en un espacio de autogestión,
con clara voluntad anticapitalista
y antifascista”, que trabaja
para “desprenderse del patriarcado,
del consumismo y de toda imposición
que nos encadene”.

Alimentando la protesta, la
asamblea del centro ha impulsado
una campaña bajo el lema “Qué
vergüenza, quieren desalojar La
Teixidora!”, que el pasado 27 de noviembre
protagonizó una sonada
ocupación del Saló del Tinell, sede
y símbolo del pacto de gobierno
que conformó el actual tripartito
catalán. 50 personas tomaron durante
una hora las dependencias
del histórico salón denunciando
que “el actual Gobierno rubricó un
pacto que teóricamente impulsaba
políticas de izquierdas en materia
de vivienda, pero la imposibilidad
de acceder a un piso es tan grande
ahora como antes”.

La Teixidora acoge desde hace
un año numerosos proyectos y colectivos
sociales como Apoptosis
(contrainformación), DesBalla’t (taller
de baile), Elvis (informática) o el
UCIB (reparación de bicicletas).
Además se citan allí, en la cotidianidad
de 500 metros cuadrados recuperados,
el grupo antimobbing, el
grupo de decrecimiento, un huerto
urbano, una tienda de intercambio
y un taller de bricolaje sexual.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto