LA OTRA CAMPAÑA SE SUSPENDE TEMPORALMENTE Y EL EJÉRCITO ZAPATISTA SE DECLARA EN ALERTA ROJA
La resistencia a la represión en Atenco provoca la solidaridad en todo México

La violencia policial desatada en Atenco ha marcado
un punto de inflexión en La Otra Campaña. Desde
que se conoció la represión, el EZLN ha llamado a la
movilización civil en apoyo a los atequenses.

03/06/06 · 12:40
Edición impresa
JPG - 25.5 KB
MARCOS EN DF. La otra
campaña el 30 de abril en
una charla sobre género. / Begoña Cabado

Incluso antes del desarrollo de los
acontecimientos, estos cuatro meses
de recorrido por el sur y centro
de México ya parecían haber
influenciado el discurso del Delegado
Zero. Mientras que tiempo
atrás se ‘limitaba’ a criticar el juego
electoral y sus partidos políticos
y a llamar a la unión a “los de
abajo” contra el sistema capitalista,
al igual que hace la Sexta Declaración
de la Selva Lacandona
del Ejército Zapatista de Liberación
Nacional (EZLN), que inició
este movimiento el año pasado, su
público en el Estado de México y
en el Distrito Federal pudo observar
que ese ‘anticapitalismo’ difuso
se va concretando.

En estos dos estados, Marcos
lanzó un discurso pleno de radicalismo
y de confianza en la capacidad
de La Otra Campaña, que
apenas se encuentra en su fase
inicial. Bajo la fuerte lluvia que
inundó un acto cultural en el Bosque
de Chapultepec, el delegado
zapatista señaló que no hay que
quedarse en reivindicaciones parciales,
si “podemos tener todo lo
que nos pertenece: vamos a por
todo ahora”. Tras participar en “el
otro primero de mayo”, marcha
que recorrió el centro capitalino
en pro del nuevo movimiento y en
solidaridad con los trabajadores
latinos en Estados Unidos, Marcos
manifestó que lo que va a hacer
La Otra Campaña es derrocar al
Gobierno, expulsar a los ricos del
país, “quebrar la Bolsa de valores”
y hacer que la única empresa que
tenga beneficios en México sean
las aerolíneas a Miami. Resumió
en cinco palabras el nivel de compromiso
que le han mostrado los
indígenas, mujeres, campesinos,
obreros, punks o ancianos con los
que se ha encontrado hasta ahora:
“Hasta morir si es preciso”.

El radicalismo del Delegado
Zero parece entrar en contradicción
con los ritmos de La Otra
Campaña, que teóricamente está
pensada para el largo plazo y
todavía carece de una estructura y
de su “programa nacional de
lucha”. Sin embargo, Marcos se
muestra convencido de que va a
ocurrir “pronto” algo muy grande
en México, algo “sin comparación
en la historia”. Esto ocurrirá en el
próximo sexenio presidencial, según
se deduce de sus palabras:
“Pónganle el nombre y el color
que quieran al gobierno que va a
ser derrocado”, avisó a la clase
política ante unos ‘chavos’ preuniversitarios.
En su discurso en la
Universidad Nacional Autónoma
de México, hizo referencia a las
intenciones de su rector de conseguir
algún cargo gubernamental
en 2012. “No sabe que no habrá
sistema político en ese año”, remató
ante la ovación del público.


ATENCO, INVADIDO

El pueblo de San Salvador
Atenco, situado en el Estado
de México y a poca distancia
del Distrito Federal, vivió el
miércoles 3 de mayo una jornada
de fuertes enfrentamientos
entre sus habitantes
y la policía, durante la cual
murió un joven de 14 años.
Todo empezó cuando en la
vecina localidad de Texcoco,
la policía impidió que unos
vendedores de flores ambulantes
se establecieran en la
vía pública, lo cual se había
reivindicado desde hacía
tiempo. Sin embargo, esa
reivindicación choca con la
intención de las autoridades
de construir un Wal-Mart.
Algunos floristas resistieron y
recibieron la ayuda de varios
integrantes del Frente de
Pueblos en Defensa de la
Tierra (FPDT), de Atenco,
donde por otra parte comenzó
un bloqueo de carreteras.
Tanto en Texcoco como,
sobre todo, en Atenco se
produjeron fuertes choques
durante todo el día, que causaron
la víctima ya mencionada
y numerosos heridos
(algunos en peligro de muerte
al cierre de esta edición)
en el bando popular a causa
de la violencia policial. Sin
embargo, ésta se vio superada
por los atequenses, quienes
pusieron en desbandada
a la policía con sus
precarias armas, entre ellas
los machetes que se han
constituido en su principal
elemento de identidad y
defensa. De esta manera,
decenas de policías tuvieron
que recibir atención
médica e incluso cinco de
ellos fueron “arrestados”
por la población.
La resistencia de Atenco
duró hasta la madrugada del
jueves 4, cuando las fuerzas
policiales de todos los niveles
del Estado respondieron
a los llamados del duopolio
televisivo Televisa- TV Azteca
y entraron casa por casa,
elevando el número de detenidos
a más de 200. Los
movimientos sociales del
resto de México respondieron
con rapidez, especialmente
desde el Distrito
Federal, dada la cercanía y
el hecho de que La Otra
Campaña se encontraba allí
en ese momento. Precisamente,
el FPDT es integrante
del nuevo movimiento y
constituyó el cordón de
seguridad del delegado zero
el 1 de mayo. Fue durante
un mitin de Marcos cuando
se anunció lo que ocurría
en Atenco-Texcoco, y la gira
quedó suspendida para dar
paso a la solidaridad, que
comenzó el mismo día 3
pero aumentó el 4, cuando
miles de adherentes a La
Otra Campaña cortaron
diversos puntos de entrada
al DF durante varias horas.
El día 5 se realizó desde la
capital una marcha hacia
Atenco para desafiar la presencia
policial y dar apoyo,
mientras que el día 6 se
celebró en el pueblo una
“asamblea nacional”.
Ambos eventos se hicieron
a petición de los escasos
resistentes que quedaban
en el pueblo el día 4 por la
tarde, cuando la policía
había retirado gran parte de
sus efectivos. Otras acciones
se desarrollarían en
días futuros, por la retirada
de la policía de Atenco y la
libertad de todos los detenidos.
Para los habitantes
de Atenco estos hechos
no son nuevos. Durante
2001 y 2002, la protesta
popular paró el aeropuerto
que el Gobierno federal
pretendía construir en sus
tierras a cambio de
indemnizaciones irrisorias.

Tags relacionados: Violencia policial
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto