ENTREVISTA // XOSÉ REIGOSA, MIEMBRO DE SALVEMOS MONTEFERRO, COLECTIVO INTEGRADO EN A RÍA NON SE VENDE (ARNSV)
“La red nace de la decepción con el PSdG-BNG”

Tras la experiencia de Nunca Máis, que feneció devorada
por intereses partidistas, ARNSV protege con celo una
autonomía que le ha granjeado el respeto de la población.

, Redacción
15/01/10 · 0:00
Edición impresa
JPG - 49.1 KB
RELLENO DE BOUZAS. Bajo este bloque de hormigón estaba el que era el más importante y productivo banco marisquero de la Ría.

DIAGONAL: ¿Qué es necesario para
formar parte de la red?

XOSÉ REIGOSA: Básicamente tenemos
un criterio excluyente: ni partidos
políticos, ni sindicatos. Tampoco
se aceptan organizaciones empresariales,
pero esto se da por descontado…
Se trata de defender la total independencia
de A Ría Non Se Vende.
Somos una red absolutamente horizontal
y asamblearia. Del mismo modo
se articula Galiza Non Se Vende.
De hecho, nosotros somos Galiza
Non Se Vende
en la ría de Vigo.
Cuando se inició este movimiento a
nivel de Galicia veníamos de Nunca
Máis, que fue absorbido, comido y
desvirtuado totalmente hasta su aniquilación
por el Bloque Nacionalista
Galego (BNG) y sus sindicatos afines.
Había en el ambiente un resquemor
porque esto pudiera volver a pasar.
Esto llevó bastantes horas de debate
y al final lo que se decidió fue
así de drástico. Tampoco aceptamos
subvenciones. Forma parte de la defensa
de nuestra independencia.

D.: ¿Galicia Non Se vende tampoco
acepta subvenciones?

X.R.: No. Otra cosa es que, en concreto,
algún colectivo de los que forman
parte de la red tenga ayudas de
algún ayuntamiento. Por otro lado,
procuramos que las cosas que hacemos
signifiquen muy poco desembolso
económico. Hay un “documento
de bases” que es muy breve pero
que viene a decir todas estas cosas.

D.: Desde que os formasteis habéis
vivido un cambio de gobierno en
la Xunta… ¿Qué diferencias habéis
notado?

X.R.: En cierto modo, la cosa nació
de la terrible decepción que supuso
el bipartito del Partido Socialista
(PSdG-PSOE) y del Bloque en la
Xunta. Nos encontramos que esta
gente a estos niveles hacía la misma
política de venta del país a las
multinacionales, a los grandes intereses
del capital, pasando por la
destrucción de nuestro paisaje, del
territorio y, por eso mismo, de
nuestra identidad.
Con el PP de Fraga gobernando,
había una oposición política que conformaban
esos dos partidos. Cuando
esos dos partidos llegan al poder,
desaparece la oposición. El PP aplaudía
con las orejas. Bueno, por lo callado.
Pero le estaban haciendo el trabajo
que había dejado sin terminar.
Algunos han llegado a acusarnos de
la derrota electoral del bipartito. El
hecho claro es que la gente de izquierdas
lo que hizo fue no votar porque
la decepción había sido muy
grande. Ahora que ha vuelto el PP,
las cosas están igual o peor, si se
quiere, pero el cambio no existió.
D.: Ante esto, ¿desde A Ría Non Se
Vende
planteáis alguna solución
que trascienda a nivel político?

X.R.: ¿Qué solución planteamos nosotros?
En principio la resistencia.
Esta lucha es una mesa con muchas
patas. Está la acción judicial, que no
suele funcionar muy bien pero que a
veces da resultado. Está la movilización
y la concienciación. Y luego, si
quieres que te lo diga así, somos al final
un movimiento antisistema. No
nos dejaron otra opción. La solución
no aparece por el cambio de una ley
o por la aprobación de otra nueva. El
cambio que pretendemos es tan
grande que nos convierte en un movimiento
antisistema. La única alternativa
real es cambiar radicalmente
nuestra manera de vivir, de consumir,
de transportarnos…

D.: La red está formada por 18 colectivos.
¿Existen tantos frentes abiertos
en la ría de Vigo?

X.R.: Hay muchos más. Aparte del
trabajo conjunto, cada colectivo está
especialmente dedicado al territorio
que le corresponde por cercanía.
En mi caso es Monteferro, que
es la única zona no urbanizada en
todo el sur de la ría de Vigo. Hace
tres años quisieron urbanizarlo y
conseguimos evitarlo apoyándonos
en la legalidad vigente. Pero hay
muchas más agresiones que no se
consiguen evitar. El lugar más rico
de la ría en marisco era Bouzas, que
antes era un municipio independiente
de Vigo. Ahora, está sepultado
bajo un relleno de un millón de
m2 de hormigón. Cuando te digan
cuántos millones de m2 tiene España,
tienes que sumarle uno más.
Hoy se usa en un 60% como almacén
de coches de Citroën. Se ha hecho
esto sobre el mejor banco marisquero
de la Ría. Ése es el progreso.
Siempre hablan de los
puestos de trabajo que van a generar
las actuaciones de destrucción
del territorio pero nunca dicen
todos los puestos que se pierden.
La riqueza y el desarrollo que
producían eran mucho más sostenibles.
Era una riqueza que podía
durar generaciones.

D.: También has participado en la lucha
para evitar el relleno de Massó...

X.R.: Lo de Massó es un hito en
Galicia. Casi cuatro años con la
gente turnándose diariamente para
que no entren los camiones a
hacer los rellenos. La autoridad
portuaria acaba de prorrogar la
obra 16 meses más sin ninguna
justificación. El ayuntamiento de
Cangas, del BNG, podría pararlo
porque no tiene licencia pero no lo
hace. Con la boca pequeña dicen
que están en contra. Y luego, cuando
podrían hacer algo, no hacen
nada. Caixanova es la principal accionista
del proyecto de Cangas y
a la vez tiene un papel importante
en la financiación y en los créditos
que concede a partidos como el
Bloque. Además, está representada
en el consejo de administración
de la autoridad portuaria.

Artículos relacionados en este número

Ría de Vigo: tejiendo redes por el medio

EN CANGAS DO MORRAZO, ECOLOGISTAS Y MARINEROS NAVEGAN EN EL MISMO BARCO

G. BROCOS (SANTIAGO)

En Cangas, una de las localidades
con mayor actividad pesquera
de la ría de Vigo, la cofradía
marinera trabaja mano a mano
con los activistas de ARNSV para
frenar el puerto deportivo de
Massó. Evaristo Fernández,
patrón mayor de la cofradía
local, entiende esta colaboración
como algo natural. «Cualquier
persona que tenga sensibilidad,
sentido común, ve lo que está
sucediendo aquí. En la ría de
Vigo son muchos los miles de m2
de cemento que se meten en el
mar. Voy a hacer 60 años y me
acuerdo de que el principal
banco marisquero de la ría de
Vigo estaba en donde hoy se
almacenan los coches de Citro_´n
en el puerto de Vigo. El banco
marisquero se fundió. Quedó
debajo», ilustra el pescador, que
desconfía de las buenas palabras
de los responsables políticos.

«Me harté de llamar a
muchas puertas y casi nadie me
recibió. En una de las reuniones,
la presidenta de la Autoridad Portuaria
de Vigo, Corina Porro, me
decía que el puerto no iba a
hacer daño. Claro, dice eso porque
está sentadita en un sofá
con un sueldo que ya me gustaría
a mí. Si fuera mariscadora no
se ponía así», sostiene.
A pesar del rechazo mayoritario
de la población, el Tribunal
Superior de Xustiza de Galicia ha
fallado a favor del polémico
puerto, al entender que su coste
medioambiental es menor que el
desarrollo socioeconómico que
generará. No opina lo mismo Fernández:
«No conozco ningún
puerto deportivo en Galicia que
dé más de tres puestos de trabajo.
Son párkings náuticos. El tribunal
dice que hay daños pero
que se pueden compensar.
¿Cómo se pagan los daños al
banco marisquero? El banco
está ahí de toda la vida. Si se
daña, se termina. No se recupera
más. Ésa es una zona protegida
de los vientos, de alevinaje de
peces y con todo tipo de mariscos.
En la ría hay 389 embarcaciones
de marisqueo y mil mariscadores
a pie. Quieren pisotear a
la clase trabajadora que vivimos
del mar. Creo que piensan: Ustedes
tienen la razón, pero nosotros
el poder y el dinero».
A tenor de las palabras del
patrón, las autoridades no tendrán
fácil la ejecución del proyecto:
«En la medida que podamos,
impediremos a pie de obra que
continúen los trabajos. Palos llevaremos,
detener que nos detengan.
No nos dan miedo los
palos. El miedo es que todo este
proceso vaya cansando a la
gente, que nos empecemos a
desanimar y a pensar que no se
puede hacer nada».

Tags relacionados: Número 117 Vigo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

RELLENO DE BOUZAS. Bajo este bloque de hormigón estaba el que era el más importante y productivo banco marisquero de la Ría.
separador

Tienda El Salto