MOVIMIENTO VECINAL / CRÍTICAS ANTE LA FALTA DE CONTENIDOS REALES
La participación ciudadana de Gallardón no convence

El 13 de diciembre se publicaron los resultados definitivos de las elecciones a las
mesas de diálogo y convivencia distritales, propuesta municipal para potenciar la
integración ciudadana. El movimiento vecinal considera tramposa la propuesta.

21/12/06 · 0:00
Edición impresa
JPG - 2.8 KB
 
MESAS de diálogo y convivencia ciudadana,
meramente consultivas y propositivas,
impulsadas por Ana Botella./Dani Sanchez

En estas elecciones, celebradas el 19
de noviembre, participaron 8.641 votantes,
el 0,31% del censo de los 21
distritos en los que se divide la capital.
Y de las aproximadamente 160
asociaciones de vecinos existentes,
participaron 18. Sirva como muestra
de la indiferencia ciudadana el distrito
de Puente de Vallecas: de un censo
de 209.111 vecinos con derecho a
participar, se recogieron 448 votos,
el 0,22%.

A este fracaso ha contribuido la recomendación
de la Federación Regional
de Asociaciones de Vecinos
de Madrid (FRAVM) al tejido asociativo
de no concurrir en estas mesas.

“Las mesas suponen duplicar los
espacios de participación”, declara a
DIAGONAL Nacho Murgui, de la
junta directiva de la FRAVM. “No tiene
sentido montar un nuevo espacio
de participación cuando hay uno que
ya existe, los consejos territoriales,
que no funciona. Se duplican los órganos,
que se banalizan y vacían de
contenido. El modelo de participación
ciudadana que está desarrollando
se basa en la proliferación de propuestas,
pero en lo real no hay participación
efectiva. A esto se le suma
que en buena parte del equipo municipal
no existe voluntad política, no
se creen la participación ciudadana
de verdad. Además, aunque las mesas
se anuncien como espacios de integración
de los y las migrantes, van
a ser espacios para la separación.
Crean organismos para la población
autóctona y otros paralelos para la
inmigración, lo que al final sirve para
la segregación, al menos en lo referente
a la participación”.

Mucho ruido, pocas nueces

Lo espacios formales de participación,
meramente consultivos, que el
Ayuntamiento despliega, son numerosos.
Desde el área de empleo y servicios
a la ciudadanía, dirigida por
Ana Botella, se ha impulsado el Foro
por Madrid y las ya mencionadas
mesas de diálogo y convivencia.

Paralelamente, y sin que quede
muy claro cómo se encajan con las
mesas, desde el área de economía y
participación ciudadana se ha impulsado
un marco jurídico para la participación
(a través de un reglamento)
y la creación tres organismos, ideados
hace tres años: el Consejo director,
los Consejos sectoriales y los
Consejos territoriales de los distritos.

El consejo director arrancó este 12
de diciembre, cuando se constituyó
formalmente, y ya ha recibido críticas:
entre sus 50 miembros ya designados,
sólo hay tres mujeres. Los
consejos sectoriales todavía no han
empezado a funcionar. Sin embargo,
los consejos territoriales tienen dos
años de vida. Su lugar de desarrollo
son las juntas municipales, pero éstas
no tienen competencias ni atribuciones
para poder incidir realmente
en la vida de los vecinos. Pese a ello,
la mayoría de las propuestas de las
mesas de diálogo se vehicularán a
través de estos consejos.

En el distrito de Villaverde todas
las asociaciones de vecinos han dimitido
de los consejos territoriales.
La FRAVM decidirá en los próximos
meses en qué condiciones seguirá
participando en ellos. “Desde
su puesta en marcha, hemos tenido
cuatro rondas de evaluación entre
todas las asociaciones” afirma Murgui.
“Terminamos de analizar los
datos de la última ronda el 13 de diciembre.
No hay ni una sola asociación
que diga que funcionan como
espacio de participación ciudadana.
La construcción de un sistema participativo
radicalmente democrático
pasa por desarrollar reales instrumentos
de participación en el debate
y la toma de decisiones. Esto
implica la descentralización. Somos
el Ayuntamiento más centralizado
de toda la UE”.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto