SE TRATA DEL MAYOR EDIFICIO OCUPADO DEL CONTINENTE
La ocupación Prestes Maia resiste en Brasil

El juez que había ordenado el desalojo del edificio retiró su decisión tras la fuerte movilización popular, que culminó en un acuerdo entre la Alcaldía de São
Paulo y el Movimiento de los Sin Techo del Centro.

Texto de Javier Busturia

29/03/07 · 0:00
Edición impresa

Los 1.630 habitantes de la ocupación
Prestes Maia, en São Paulo, consiguieron
una victoria parcial ante la
justicia brasileña. La Defensoría Pública
de São Paulo, que apoya al
movimiento de los sin techo amenazados
de desalojo, obtuvo la suspensión
de éste por 60 días, previsto para
el 25 de febrero.

Después de varias amenazas y doce
días de acampada frente al Ayuntamiento
de la ciudad los coordinadores
de la ocupación y dirigentes
del Movimiento Sin Techo del Centro
(MSTC) consiguieron reunirse
con los representantes del Gobierno
federal y local, y lograron la promesa
de que saldrán de allí con una bolsa
aluguel (dinero para alquilar) de 300
reales mensuales (100 euros aproximadamente)
por familia durante los
siguientes seis meses al desalojo,
hasta que todas sean admitidas en
programas de vivienda.

Un casa para los movimientos

Esto puede suponer el fin del mayor
edificio ocupado de América Latina,
una antigua fábrica de 22 plantas,
hogar de 468 familias, ocupada desde
noviembre de 2002. Podría suponer
también el fin de toda su organización
colectiva, parte del MSTC, y
del movimiento social y de apoyo que
se ha generado en torno a ella. La
Prestes Maia publica agendas de resistencia
en internet y ha llegado a
administrar una biblioteca con
15.000 volúmenes. También se constituyó
como escuela popular, ofreciendo
a la población del centro de
São Paulo aulas de alfabetización,
talleres de artes plásticas, teatro, blocos
de carnaval y muestras de cine.

El edificio llevaba 20 años abandonado
antes de ser ocupado. Los
propietarios del inmueble, Jorge
Hamuche y Eduardo Amorim, un
político local y un acaudalado empresario
paulista, acumulan una
deuda al Ayuntamiento de cinco millones
de reales (1,83 millones de
euros), casi el equivalente al valor
del edificio. Un informe de la ONU
defiende la desapropiación del edificio
por el Ayuntamiento de modo
que sea reformado y consolidado
como vivienda popular. El dossier
Violaciones de derechos humanos
en el centro de São Paulo: propuestas
y reivindicaciones para políticas
públicas, del Forum Centro Vivo,
afirma que el número de inmuebles
vacíos (254.000 unidades) es mayor
que la estimativa del déficit habitacional
de la ciudad (203.400 unidades).

Sobran inmuebles desocupados
y subutilizados pero faltan
viviendas. Amnistía Internacional
también expresó su preocupación
por el posible desalojo violento de
la ocupación. La resistencia prevista
para cuando llegue el momento
del desalojo se prevé pasiva. Pero
la guerra por la vivienda va a durar
mucho. Solamente en la ciudad de
São Paulo hay 3,6 millones de personas
viven en viviendas precarias;
1,6 millones en lugares clandestinos
o irregulares; 1,2 millones en
favelas y 600.000 mil en cortiços
(casas antiguas ocupadas por varias
familias).

Tags relacionados: São Paulo Okupación
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto