EMPRESAS RECUPERADAS // SENTENCIA HISTÓRICA PARA EL CENTRO COLECTIVIZADO MÁS ANTIGUO DEL PAÍS
Un juez reconoce la propiedad obrera en una fábrica argentina

Renacer, la fábrica autogestionada más antigua de
Argentina, se halla en Ushuaia, la urbe más austral del
planeta. Tras años de luchas, un juez reconoce la propiedad
a los obreros, en una medida sin precedentes.

07/02/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 119.5 KB
100% AUTOGESTIÓN OBRERA. Renacer, que se ha transformado en una empresa rentable, produce en la actualidad componentes electrónicos además de sus clásicas lavadoras / Renace

La cooperativa de trabajo Renacer
de Ushuaia, Tierra del Fuego, es la
primera empresa argentina gestionada
por sus propios trabajadores.
El origen de la lucha de estos obreros
por recuperar su fuente de trabajo
se remonta al año 1996, cuando
Electrodomésticos Aurora S.A.,
quizá la más grande empresa de
electrodomésticos de Argentina de
esa década, que abastecía más del
40% del mercado de lavadoras, televisores
y aparatos de audio y vídeo
en general, azotada por la crisis
y por el desgobierno financiero,
quebró y dejó en la calle a más de
mil trabajadores.

Ante el temor de un estallido social,
el Gobierno de la Provincia de
Tierra del Fuego, el sindicato metalúrgico
(Unión Obrera Metalúrgica,
UOM) y los que habían sido dueños
de la empresa acordaron formalizar
un proyecto autogestionado de los
trabajadores. Con fondos y materiales
otorgados por la Provincia y los
antiguos propietarios, la dirección de
la fábrica quedó en manos de la
UOM, representada por su secretario
Marcelo Sosa. Este señor terminó
comprometiéndose con intereses de
los monopolios privados, se acostumbró
al manejo discrecional de la
empresa y, con la complicidad de sus
colaboradores inmediatos, vació la
fábrica, provocando un endeudamiento
de la empresa de 20 millones
de dólares.

Los obreros se reorganizaron y
bajo la dirección de la Comisión de
Lucha, liderada por la dirigente
obrera Mónica Acosta, recuperaron
la fábrica, gracias a su esfuerzo pero
también a la inmediata solidaridad
de muchos sectores populares, especialmente
de la Corriente Clasista
y Combativa y del Movimiento de
Fábricas Recuperadas. Después de
mantener durante tres años una ya
legendaria carpa frente a la fábrica,
soportando los rigores del largo invierno
subantártico, su lucha se vio
coronada por el éxito. Los obreros,
al final, constituyeron la cooperativa
el 25 de mayo de 2003 y lograron en
septiembre de ese año la sanción de
una ley que dispuso la expropiación
de la fábrica y su entrega en donación
a los trabajadores. Con el auxilio
técnico de la Facultad de Ingeniería
de Buenos Aires pusieron
la fábrica nuevamente en marcha y
recomenzaron la fabricación de lavadoras,
y a ello le han agregado en
la actualidad la creación de componentes
electrónicos para distintas
fábricas, especialmente para
Newsan, empresa de origen japonés,
fabricante de los productos
Sanyo, Noblex y otros.

Fallo judicial histórico

Finalmente, el pasado 10 de diciembre,
Eduardo E. Malde, juez del caso
de la quiebra de Electrodomésticos
Aurora, en un fallo que no registra
precedentes en el mundo moderno,
reconoció el justo derecho de los
obreros de Renacer a ser los propietarios
de la fábrica. Dice así: “Aunque
resulte paradójico, cuando los
administradores de la hoy fallida
claudicaron, cuando arrendatarios
privados la usaron y luego la abandonaron,
cuando la economía nacional
no fomentó debidamente la producción
y se estrelló, subsumiendo a
esta Nación en la más profunda e intensa
crisis social, económica, crediticia,
asistencial –agregaría moral–, y
cuando ni siquiera la propia justicia
supo dar una respuesta rápida y adecuada
prolongándose los procesos
universales liquidatorios hasta lo insufrible
–véase que nos ocupa una
quiebra decretada hace más de nueve
años–, los trabajadores de la fallida
se procuraron un camino de esfuerzo
y trabajo, sosteniendo hoy lo
que constituye en esa provincia la
única planta de producción importante
y no meramente ensambladora
o productora de unos pocos artículos…
y resguardando esos bienes
con un significado social de la propiedad,
cuando los intereses privados
habían fracasado y no arrimaban
solución alguna”.

El juez reconoce también la actitud
del Estado Provincial –en particular
debido a la decidida defensa de
los derechos de los trabajadores de
la gobernadora electa Fabiana Ríos–,
por su “apoyo efectivo y no meramente
declamatorio…”. Finalmente
resuelve la aceptación de la oferta indemnizatoria
para perfeccionar la
expropiación e invita a la Provincia
expropiante para que deposite el importe
del avenimiento, dentro de los
90 días posteriores a la notificación
de la resolución.

Los obreros de Renacer, con el
mismo espíritu de lucha que han demostrado
durante los últimos diez
años, van a exigir que el requisito del
pago del monto indemnizatorio se
cumpla sin ningún tipo de dilaciones
y se respete el compromiso asumido
públicamente por la gobernadora. El
camino de lucha y trabajo emprendido
afronta ahora nuevos desafíos, como
la expansión de la producción
propia de electrodomésticos e inyección
de partes plásticas, la ampliación
del crédito (fideicomiso) con el
Gobierno Provincial para financiar
los planes de producción y de puesta
a punto del parque de maquinarias y
la mejora de las relaciones comerciales
con las firmas industriales de la
isla. Además, se seguirá insistiendo
en la regularización de los aportes
para la jubilación y la obra social de
todos los obreros. En otro orden de
cosas, se trabajará por el fortalecimiento
de los lazos solidarios con
otras fábricas recuperadas con objeto
de lograr una amplia coordinación
e impedir que empresas como Zanon
o el Hotel Bauen sean arrebatadas a
los trabajadores. Y se tejerán amplias
alianzas multisectoriales con todos
los trabajadores, único camino para
sostener y ampliar las conquistas,
sostienen los dueños de Renacer.

Tags relacionados: autogestión
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto