ENTREVISTA // YAYO HERRERO, COORDINADORA GENERAL DE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN
“Hay que conectar la crisis ambiental con la crisis de los cuidados”

El IV Congreso de Ecologistas en Acción a principios
de diciembre, congregó a más de 250 representantes.
Herrero nos presenta algunas líneas estratégicas
de una confederación que cumple diez años.

26/12/08 · 0:00
JPG - 33.6 KB
Ecologistas en Acción

DIAGONAL: En el Congreso se
adoptaron dos líneas: el decrecimiento
y el ecofeminismo. Dos
respuestas a la crisis global que
estamos viviendo (y que lleváis
años pronosticando), ¿qué claves
aportan para entender y cambiar
un modelo de vida depredador?

YAYO HERRERO: La crisis financiera
que vivimos es a la vez económica,
ecológica y social. Tiene
que ver con la cultura, con la forma
de estar en el mundo. El decrecimiento
propone salir de la lógica
del crecimiento, de la extracción
ilimitada de materias y la generación
de residuos. Nos parece muy
interesante el concepto porque tiene
cobertura para muchas luchas
que llevamos desarrollando en
torno al transporte, los transgénicos,
los residuos... Pero somos
conscientes de que es complicado
cuando la respuesta que se está
dando a la crisis es seguir huyendo
hacia adelante, cuando se están
haciendo despidos masivos. Es
complicado porque rompe con algo
muy asentado en el imaginario
colectivo: que el sistema sólo funciona
cuando crece.
El ecofeminismo permite vincular
la crisis ambiental con la crisis
de los cuidados, colocando los
cuidados como eje de las luchas.
Es un tema poco trabajado en la
organización. Por eso, la intervención
en el Congreso de Amaia Pérez
Orozco [economista y feminista],
que fue brillante, abrió
muchas puertas. El reto ahora es
integrar el decrecimiento y el ecofeminismo
en las distintas comisiones
y aterrizar estos conceptos
en propuestas concretas.

D.: El concepto de decrecimiento’
suscitó controversia...

Y.H.: En general, la propuesta ha
sido bien acogida, pero es cierto
que ha habido críticas al término,
aunque no a la propia idea.
Algunas personas critican que es
un concepto confuso y que puede
generar rechazo, y que es mejor
hablar de reducción sin usar
el término decrecimiento. La
campaña que hemos puesto en
marcha, “Vivir mejor con menos”,
utiliza un eslogan que pretende,
precisamente, que todas
las personas de la organización
se sientan reconocidas.
D.: Uno de los distintivos de EeA
es la autonomía de las comisiones
y los grupos federados. ¿Cómo se
gestiona esa diversidad y se coordinan
propuestas unitarias en temas
que han resultado espinosos,
como los biocombustibles?

Y.H.: En estos tiempos en los que
las luchas se dividen tanto, el hecho
de que llevemos diez años es
algo que debemos mimar mucho.
En EeA hay grupos conservacionistas –que defienden la tierra más
próxima–, grupos más estrictamente
políticos, mujeres y hombres...
Hay una diversidad de miradas
sobre el ecologismo y para
posibilitar que convivan es necesaria
una cultura del consenso.
El tema de los agrocombustibles
nos ha llevado un año entero.
Hubo infinitas reuniones para
acercar posturas y hasta que no
se llegó a una postura para que todos
se sintieran reconocidos no se
adoptó un documento de posicionamiento.
Pero en ocasiones el
conflicto ha provocado que algunos
grupos abandonen la Confederación,
como ocurrió en Extremadura,
donde hubo un proceso
de mediación de un año que se
agotó. La resolución de conflictos
está bastante asentada en la organización.
Para esto hemos realizado
talleres de construcción colectiva
de ideas, de cómo construir
relaciones horizontales. Y
ésta es una línea también apoyada
en el Congreso de Valencia.
Otro reto que nos hemos planteado
es aumentar la participación
de mujeres en la Secretaría, que
es minoritaria a pesar del esfuerzo.
Para eso hay que superar las
lógicas de agresión en las discusiones,
ser conscientes de que tan
importante como manifestarse es
posibilitar una organización donde
conviva la diversidad.

D.: Conectáis la defensa del medioambiente
con la justicia social
y en este enfoque holístico habéis
ido integrando nuevas temáticas y
líneas de trabajo, ¿qué ejemplos
destacas de tus seis años en EeA?

Y.H.: En el tema de los transgénicos,
el enfoque es ahora más integral:
unimos transgénicos con soberanía
alimentaria y con las demandas
de grupos como Vía Campesina.
En el Congreso fue recurrente
el apoyo a las iniciativas
nuevas de economía social, como
las cooperativas de consumo. El
cambio climático se ha conectado
con la pobreza (con conceptos como
‘deuda ecológica’) la movilidad
y el transporte. También es
muy acertada la vinculación de la
crisis financiera con la crisis energética.
Y destacaría la movilización
local a través de plataformas
como Refinería No, el movimiento
contra las térmicas, las instalaciones
nucleares o el Tren de Alta
Velocidad en distintos territorios.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto