PUEBLOS ORIGINARIOS DE AMÉRICA // PRIMERA MINGA GLOBAL EN DEFENSA DE LA MADRE TIERRA Y LOS PUEBLOS
Un espacio para impulsar las luchas indígenas

Las organizaciones indígenas americanas, que desde
hace una década viven ricos procesos de coordinación
regional, han encontrado en la Minga (trabajo colectivo)
un potente espacio de confluencia y movilización social.

12/11/09 · 0:00
Edición impresa



La Minga indígena no es una organización,
coordinadora o plataforma.
Se aproxima más a un proceso o
evento que a un cuerpo con formas
definidas. Según la RAE, el vocablo,
que proviene del quechua mink’a,
alude a "una reunión de amigos y vecinos
para hacer algún trabajo gratuito
en común". Se trata de una
práctica ancestral de los pueblos de
los Andes cuyos resultados, en palabras
del Consejo Regional Indígena
del Cauca
"no tienen dueños". Para
esta agrupación, cuya actividad ha
sido clave en el desarrollo de la
Minga de Colombia, "las Mingas ponen
en evidencia la madurez de los
pueblos. La disciplina, la capacidad
de actuar en comunidad, la humildad,
el aporte del esfuerzo individual
máximo para un logro colectivo. La
conciencia de que lo común supera
lo particular, pero que cada esfuerzo
particular es esencial".

Este espíritu, coherente con la cosmovisión
indígena de la vida, se halla
en la base de los procesos de confluencia
que viven desde hace una
década las organizaciones indígenas
americanas y que han encontrado
en la Minga (con mayúscula) un potente
espacio temporal donde aparcar
sus diferencias e impulsar ofensivas
colectivas que generen cambios
reales. En 2008, la Minga de los
Pueblos colombiana
originó la mayor
movilización indígena de la historia
del país, consiguiendo sacar a
la luz la precaria situación de estos
pueblos, que a menudo deben sobrevivir
en medio del fuego cruzado de
las guerrillas, los paramilitares y el
ejército. Los indígenas, apoyados
por otros movimientos sociales y colectivos
de izquierda, consiguieron
hacer "caminar la palabra" hasta la
misma Bogotá y obligar a Uribe a escuchar,
en la localidad de La María
(Cauca) sus cinco reclamaciones
esenciales: rechazo del Tratado de
Libre Comercio, fin de la legislación
que permite la cesión a extraños de
las tierras indígenas, fin del terrorismo
de Estado, cumplimiento real de
los acuerdos y, por último, el "derecho
a tener una agenda propia de los
pueblos". Unas demandas que, con
matices, pudimos oír hace unos meses
de boca de los indígenas peruanos,
que tras un levantamiento que
dejó decenas de muertos por la acción
de las fuerzas del orden, consiguieron
paralizar un proyecto de ley
para vender parte de la Amazonía a
inversores privados.

Esta unidad de acción indígena,
que pivota en torno a elementos como
la defensa de la tierra y el respeto
a la "madre naturaleza", la construcción
de Estados plurinacionales, la
"implementación de los derechos colectivos
de los pueblos indígenas" o
la amnistía de los líderes procesados,
trasciende desde hace años las fronteras
"oficiales", como demuestra la
existencia de las coordinadoras de
organizaciones indígenas andinas y
amazónicas. La última expresión de
este fenómeno, que encuentra en
Sudamérica su terreno más fértil, tuvo
lugar del 12 al 16 octubre con la
celebración en diferentes países de la
llamada Minga Global en Defensa de
la Madre Tierra y los Pueblos
. La movilización,
consecuencia de un acuerdo
del último Foro Social Mundial,
que se tradujo en marchas, seminarios
y otros actos de protesta, supuso
un paso más en la vinculación planetaria
de los pueblos originarios.


Puno, capital de la unidad indígena

Las orillas del lago Titicaca
de la región peruana de Puno
acogieron el pasado mes de
mayo un acontecimiento de
enorme trascendencia para el
proceso de acercamiento de
las comunidades indígenas,
la IV Cumbre Continental de
Pueblos y Nacionalidades
Indígenas del Abya Yala (continente
americano). Del 27 al
31 de mayo, cerca de 6.500
delegados de 22 Estados
diferentes debatieron sobre
la necesaria construcción de
una alternativa de vida frente
a la actual “civilización de la
muerte para proyectarnos al
futuro, con nuestros principios
y prácticas de equilibrio
entre hombres, mujeres,
Madre Tierra, espiritualidades,
culturas y pueblos, que
denominamos buen vivir, vivir
bien”. El encuentro, que dentro
de dos años organizará su
quinta edición en Bolivia,
propuso en su clausura avanzar
hacia los “Estados plurinacionales
comunitarios, que
se fundamenten en el autogobierno,
la libre determinación
de los pueblos, la
reconstitución de los territorios
y naciones originarias”.
En su marco, se celebró también
la I Cumbre Continental
de Mujeres Indígenas
.


Un encuentro que trasciende el Abya Yala

El 12 de octubre,
mientras el Gobierno de Zapatero
celebraba el Día de la Hispanidad
con el habitual desfile
militar en la Castellana, millares
de personas se movilizaban
en diferentes partes del
globo "contra la contaminación,
la mercantilización de la
vida y los bienes naturales, la
militarización y la criminalización
social". Una manifestación
recorrió las calles de Sevilla
al mismo tiempo que
cientos de indígenas marchaban
en Lima hasta la sede de
la ONU y otros tantos hacían
lo propio en Colombia, Uruguay,
Ecuador o Argentina. De
esta manera respondían al llamamiento
de la Minga Global
por la Madre Tierra que, organizada
del 12 al 16 de octubre
por numerosas organizaciones,
principalmente indígenas, era
fruto de un acuerdo del último
Foro Social Mundial (FSM) de
Belem. Tal y como propusieron
los colectivos indígenas en el
encuentro y luego ratificaron
en la IV Cumbre de Pueblos
Indígenas del Abya Yala
(continente
americano) celebrada
en mayo de Perú, la movilización
se convirtió en un evento
global, al llegar a lugares
como Australia, Gran Bretaña,
Suiza y Palestina.

FORTALEZAS
_ SUJETO POLÍTICO
INDÍGENA
: El desarrollo de la identidad indígena
ha propiciado el fortalecimiento
de un sujeto político que no sólo
reclama una agenda propia, sino un
derecho particular y autónomo.
_ VISIÓN GLOBAL ANCLADA
EN EL TERRENO
: En un proceso que va de abajo arriba,
las organizaciones indígenas se unen
en la Minga conscientes de que la globalización
neoliberal provoca en sus
pueblos problemas comunes.
_ FUERTE CAPACIDAD DE
MOVILIZACIÓN
:
Las Mingas colombiana, peruana y
boliviana han demostrado una enorme
capacidad para movilizar multitudes,
en parte gracias a la acción
cotidiana de sus organizaciones.

DEBILIDADES
_ DESCONEXIÓN ENTRE
MINGAS
:
La posibilidad de constituirse como
un actor global se ve debilitada por
la recurrente falta de interacción y
comunicación entre sus organizaciones
promotoras.
_ ENORMES DIFERENCIAS
ENTRE PUEBLOS
:
Las extremas diferencias culturales,
lingüísticas y sociales de las comunidades
indígenas americanas hacen
que, en muchas ocasiones, el acuerdo
y la comunicación sean difíciles.
_ FALTA DE COORDINACIÓN
CON OTROS SECTORES
:
En ocasiones, la ya de por sí difícil
unidad indígena no llega a conectar
con otros sectores (urbanos especialmente)
que padecen problemas
y manejan intereses similares.

Otros artículos relacionados en este número
_ ENTREVISTA // MARIO PALACIOS, DE CONACAMI (PERÚ)
_ ["La Minga es la
resistencia de la
humanidad"->9313]

_ Mario Palacios es el presidente de la Confederación
Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería
(Conacami), que desde 1999 trabaja en Perú por los
derechos de los pueblos y el respeto a la naturaleza.
_ Por Mar Soler (Redacción, Perú)

_ ASOCIACIÓN INTERÉTNICA DE DESARROLLO DE LA SELVA PERUANA //
_ [Aidesep, un actor muy
molesto para Alan García->9314]

_ El Gobierno inicia los
trámites para disolver
la organización indígena
que lideró las protestas
de junio en la Amazonía,
mientras la investigación
sobre la masacre de
Bagua sigue paralizada.
_ Por Johnattan Rupire (Perú)

Tags relacionados: Número 113 Manifestaciones
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto