ANÁLISIS : SE IMPONE EL ESPACIO CADA VEZ MÁS PRIVADO Y ABIERTO A GOBIERNOS Y PARTIDOS
Dos espacios, dos foros diferentes

Las tensiones entre los diferentes mundos posibles que los foros suelen albergar se pudieron observar claramente en las dos sedes donde se celebró.
Texto de Brno Bringel, del Komité de Apoyo al MST

05/02/09 · 0:00
JPG - 5.4 KB
 
EVO Y OTROS. La participación de políticos
provoca división de opiniones / Carlo Cascione

Tras cuatro ediciones en
Porto Alegre (2001, 2002,
2003 y 2005), una en India,
la compleja edición de
2006 entre Mali, Pakistán y Venezuela,
la polémica de Kenia en
2007 y la apuesta descentralizada
de 2008; el FSM llega en 2009 a
Belém (Amazonía), debatiendo, entre
otras cosas, su propio futuro.

No es una cuestión nueva, ya que
desde su primera edición se debatía,
con perspectiva de futuro, cómo
construir una alternativa al modelo
hegemónico, así como la validez del
Foro como espacio para tejer esta
alternativa. El FSM es un espacio
de experimentalismo político-social
que, con su evolución, ha ido cambiando
su cara. Como la propia política,
el FSM está sujeto a una reinvención
continua. Se redefine de
acuerdo con dónde se celebra y está
muy influenciado tanto por la correlación
de fuerzas existentes como
por la coyuntura local, nacional,
regional e internacional.

Con 97.000 personas, 2.400 actividades
inscritas y 5.176 delegaciones
oriundas de más de 150 países,
según datos de la organización, en
Belém se han vuelto a reproducir dinámicas
anteriores, adornadas de
especificidades propias de la región.
Bajo la bandera del “otro mundo posible”
convivieron, una vez más,
muchos mundos posibles, que a menudo
destapó tensiones, entre ellas,
la de los movimientos sociales y la
institucionalidad; y, en otra perspectiva,
la de la visibilidad de los indígenas
frente a la invisibilidad de
la población pobre de Belém.

Estas tensiones se pudieron observar
en los dos espacios principales
que acogieron el evento: la Universidad
Federal de Pará (UFPA) y
la Universidad Federal Rural de la
Amazonía (UFRA). Dos espacios
que, al transitar por ellos, parecían
foros distintos. El primero con un
elevado grado de actividades institucionales
y stands que bien podrían
estar en un centro comercial.

El segundo con un aire más autogestionado,
con acampadas, talleres
espontáneos e indígenas orgullosos
de desfilar su identidad en un
entorno donde habitualmente se les
criminaliza. No obstante, a la entrada
de ambos espacios convergía un
aspecto común bastante llamativo:
un despliegue policial superior a
10.000 hombres, que cínicamente
ofrecían ‘protección’ frente a la “inseguridad
local”.

En contra de su Carta de Principios,
redactada en 2001, el FSM es
cada vez menos un “espacio abierto
de reunión” (así como en Kenia, los
precios de entrada impidieron el acceso
a una buena parte de la población
local); es cada vez menos “nogubernamental”
(con Lula y otros
cuatro presidentes latinoamericanos
a la cabeza); y es cada vez menos
“no-partidista”.

Sin embargo, la fuerza pujante
de estos frentes y el nuevo perfil
que van adquiriendo los foros, no
lograron nublar uno de los momentos
más destacados de esta
edición: el día de la panamazonia,
que dotó de protagonismo a los
pueblos indígenas, actores principales
de una discusión centrada
en las múltiples crisis, el cambio
climático, modelos energéticos,
soberanía alimentaria, violencia y
criminalización de los movimientos
sociales e integración regional.

Este artículo se ha escrito bajo el
calor del Foro, antes de la Asamblea
de Movimientos Sociales, realizada
el último día. Pero, aunque los resultados
de dicha Asamblea son lo
que suele trascender, se comprueba
que lo más relevante de este espacio
en movimiento no son las declaraciones,
sino el intercambio de experiencias
y la articulación de los
diferentes movimientos para la lucha
social. Si el FSM sigue siendo
un espacio útil o si los foros temáticos
y regionales son más fructíferos,
es tema para otro debate, pero
lo que sí se puede decir es que siguen
siendo retratos reveladores de
los encuentros y desencuentros de
un amplio espectro de la izquierda.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto