ASTURIAS : 10.000 METROS CUADRADOS PARA ACTIVIDADES SOCIALES
Crean un centro social okupado en Gijón

El pasado viernes 11 de julio un grupo de activistas entró en la antigua fábrica de
colchones Flex en Gijón, un edificio que llevaba más de diez años abandonado y
está situado en el popular barrio de La Calzada.

24/07/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 15.4 KB
CENTRO SOCIAL. La antigua fábrica de Flex pasa a ser lugar de actividades sociales / Óscar

“El nombre del centro social, La
reFLEXón es una invitación a la
ciudad, a la necesidad de espacios
sociales y a la implicación de la
gente y las organizaciones en un
proyecto autogestionado”, dice
Roberto S., una de las personas que
participa en el proyecto. Hacía mucho
que en Gijón no había una okupación
destinada a crear un centro
social. En los últimos meses se debatía
en la ciudad asturiana sobre
la necesidad de abrir un lugar amplio
que fuera útil para el conjunto
de los movimientos y las organizaciones
sociales. La tarde del 11 de
julio, unas 50 personas entraron a
la antigua fábrica de colchones.
Media hora después se presentó la
policía e identificó a cinco personas
que se encontraban cerca del
edificio.

Para Roberto, “se echaba en falta
un espacio como éste. No había en
la ciudad ningún lugar suficientemente
grande, no sólo para conciertos,
sino para realizar otras actividades
colectivas que requieran un
espacio amplio. Está el centro social
Sestaferia, un local alquilado
muy limitado de espacio. A nivel
institucional la oferta es muy floja,
y hay que pagar por usar los espacios”.
La última experiencia de okupación
en la ciudad asturiana para
construir un centro social fue hace
diez años, cerca de los astilleros, y
fue desalojada de forma irregular
por la policía municipal al segundo
día. Poco después el edificio fue totalmente
derribado.

La nueva okupación, realizada el
día en que comenzaba la XXI Semana
Negra de Gijón, ha tenido una
fuerte repercusión mediática. Todos
los medios de comunicación locales
se han hecho eco de la noticia,
que ha causado mucha sorpresa en
Gijón. “Ahora mismo toda la ciudad
esta pendiente de la nueva okupación.
Si hubiéramos querido organizar
el impacto mediático de la acción
no lo habríamos hecho mejor.
Es increíble la atención que despierta.
El otro día en una charla sobre el
‘68, en el marco de la Semana Negra,
el debate giró en torno a la nueva
okupación”, pero, según Roberto,
esto no se traduce todavía en una
fuerte implicación de la gente, sino
en cierta expectación y miedo. “La
gente parece que está esperando a
ver qué va a pasar”.

La Calzada

El espacio, de más de 10.000 metros
cuadrados, repartidos en cuatro
plantas, está situado en la zona oeste
de la ciudad, en el popular barrio de
La Calzada, con fuerte tradición
obrera, al igual que el vecino barrio
de El Natahoyo, de donde provienen
buena parte de los okupantes. “Hay
miedo a un posible desalojo sin previo
aviso, y las organizaciones sociales
tienen pocas esperanzas de que
el lugar prospere. Pero está por ver
qué ocurre. La propiedad es de una
constructora que ya ha puesto una
denuncia, y habrá que estar atentos
a cómo se desarrolla el proceso”,
cuenta Roberto. Por ahora el
Juzgado de instrucción número cuatro
ya ha abierto las primeras investigaciones
sobre la okupación.
Entretanto, el Ayuntamiento,
(gobernado por el PSOE en coalición
con Izquierda Unida) “no quiere
saber nada, y deja todo en manos
del juzgado, no les interesa hablar
del urbanismo en la ciudad. El
terreno es industrial, pero está pendiente
de una posible recalificación”,
añade Roberto.

Los primeros días han sido para
limpiar el edificio e ir acondicionando
espacios: se quiere montar
una sala de cine y ya hay grupos
interesados en organizar distintas
actividades, intentando aprovechar
la repercusión que está teniendo
la okupación, y atraer gente
que quiera utilizar el espacio.
“Nuestra apuesta es del todo por
nada. Nos jugamos el tipo con este
espacio, sin saber muy bien qué va
a pasar, y cómo va a reaccionar la
gente”, enfatiza Roberto. “Por ahora
hemos conseguido mucha expectación
y estamos intentando
que la gente reflexione sobre cómo
queremos vivir en esta ciudad, cómo
queremos relacionarnos, cómo
podemos organizarnos. Hasta el
momento, reFLEXón esta abriéndose
un hueco importante”, concluye
Roberto.

Por ahora una pancarta cuelga de
la fachada, con una leyenda que es
toda una declaración de intenciones,
“Esti edificiu agora ye del barriu” (este
edificio ahora es del barrio).

Tags relacionados: Gijón centros sociales Okupación
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto