MÉXICO // EZLN
Chiapas acogió el I Encuentro de Mujeres
JPG - 4.5 KB
 
MUJERES DE FUTURO. Las mujeres
zapatistas intercambiaron su experiencia
de resistencia con mujeres venidas
de otros lugares del planeta / RAZ

Texto de Cristina Rico

24/01/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 4.5 KB
 
MUJERES DE FUTURO. Las mujeres
zapatistas intercambiaron su experiencia
de resistencia con mujeres venidas
de otros lugares del planeta / RAZ

Texto de Cristina Rico

Los pasados 29, 30 y 31 de diciembre
se celebró en El Caracol de La
Garrucha (Chiapas) el tercero de los
encuentros de “los Zapatistas con
los Pueblos del Mundo”, dentro del
marco de la Sexta Declaración de la
Selva Lacandona. Se trató del I Encuentro
de las Mujeres Zapatistas
con las Mujeres del Mundo y estuvo
dedicado a la fallecida Comandanta
Ramona. “Como aquí tenemos maíz
amarillo, negro, blanco… nos sentimos
muy contentas de ser muchas y
diferentes, pero una sola humanidad”,
resumió la Comandanta Insurgenta
Rosalinda. Caminando por el
Caracol se encontraron mujeres zapatistas
con Mujeres de Negro, mujeres
capacitadoras de educación y
salud en comunidades indígenas,
mujeres del Frente de Pueblos en
Defensa de la Tierra, de Vía Campesina,
mujeres de la Otra Campaña,
niños, niñas, jóvenes de todas partes
del mundo y también hombres.

Las mujeres zapatistas dieron a
conocer su trabajo dentro de la organización
y en sus comunidades.
Muchas de las mujeres mayores experimentaron
la vida en haciendas
donde se veían obligadas a trabajar
en condiciones extremas, sin alimentación,
educación, ni atención
a la salud y donde incluso eran
agredidas sexualmente. Esta situación
cambió en 1994 y las mujeres
empezaron a ganar espacios públicos
que hasta entonces se les había
negado: “nos dimos cuenta de
que como mujeres tenemos el mismo
derecho a aprender y defendernos”.
Una muestra de este avance
fue escuchar a mujeres promotoras
de educación, de salud, responsables
de comunicación, insurgentes,
autoridades comunales y a mujeres
que forman parte de la junta de
buen gobierno.

Se trata de mujeres y comunidades
en resistencia que no piensan
abandonar las tierras recuperadas
desde el levantamiento de 1994 a pesar
de la presión paramilitar que viven
actualmente. Ellas explicaron
su lucha por hacer oír sus voces y
poner en práctica sus derechos:
“Dicho en palabras parece muy sencillo,
pero detrás hay el trabajo y el
llanto de muchas mujeres”. En este
espacio que ellas construyeron, los
hombres convivieron con las tareas
normalmente invisibilizadas, para
comprobar la dificultad que acarrean,
aprender de la humildad de
estar callados y apoyar desde el silencio
a las compañeras, lo que supone,
en definitiva, ceder por una
vez, el espacio público.

Tags relacionados: México
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto