POR LA ASAMBLEA DEL CENTRO SOCIAL T_íXICS
Centros okupados: un encuentro en Cornellà para debatir retos de futuro

El Centro Social Okupado
Tòxics organizó los días
20 y 21 de octubre unas
jornadas en las que
diferentes centros
sociales del Estado
analizaron las situaciones
por las que atraviesan.

09/11/06 · 0:00
Edición impresa
JPG - 30.5 KB
A DIEZ AÑOS DEL DESALOJO DEL CINE PRINCESA. El 20 de octubre de 1996, cuando decenas de artistas como La Fura dels Baus,
el mago Tamariz o Manu Chao actuaban a favor de este emblemático centro social okupado, la policía lo desalojó violentamente / Ferrant Nadeu

El 21 de octubre supone
una fecha especial para
la okupación en Cornellà.
Ese día, en 2004, estaba
previsto el desalojo del CSO Pati
Blau de la ciudad. Decenas de personas
tomaron la calle cansadas
de esperar un desalojo anunciado.
Hubo solidaridad con el centro y
resistencia a la orden de desalojo.
Dos años después, coincidiendo
con esa fecha, se ha celebrado en
Cornellá el último encuentro entre
distintos colectivos de okupación.

Asistieron centros sociales de
Madrid (CSOA La Alarma, CSOA
La Casika e individualidades del
Centro Social El KBO), de Zaragoza
(CSO Rasmia) y de Cataluña
(KOP Alta Tensió, CSOA La Krispa,
CSO La Banka Rota, CSA Can
Vias, Cal Suís, KOLP La Fera, CSO
L’Ópera, CSO Los Timbres, Ateneu
de Viladecans y Ateneu Santboià),
que participaron en el debate
de la tarde. A lo largo del encuentro
surgieron varios temas como
el consumo responsable, la falta
de espacios y la identidad
okupa. Pero en su mayoría giró alrededor
de las formas de autogestión
y el mantenimiento de las diversas
luchas sociales. Partiendo
de un consenso a la hora de entender
la okupación como un medio y
no un fin, además de la necesidad
de mantener las dinámicas de lucha.

El problema aparece a la hora
pagar gastos jurídicos a través de
fiestas en grandes centros sociales,
lo que genera cansancio por el
esfuerzo que supone, y manifiesta
contradicciones en tanto se mantiene
un modelo de consumo capitalista:
despolitizado y mantenedor
de la diferencia entre el tiempo
de trabajo y de ocio. Cabe, pues,
cuestionarse por una parte la tozudez
en mantener esta forma de autogestión
y, por otra, el hecho de
que se produzcan problemas evitables.
Se propuso la necesidad de
debatir sobre la posibilidad de crear
cajas de resistencia para acumular
dinero en colectivo.

Valoración

Desde la asamblea del Tòxics valoramos
positivamente el desarrollo
de la jornada respecto a los objetivos
que nos habíamos marcado.
Pese a esto, también hemos extraído
algunas conclusiones: está
claro que cometimos el error de
precisión de las expectativas que
habían realizado otras personas y
colectivos sobre la extensión y el
objetivo de la jornada. La convocatoria
a nivel estatal no parece adecuarse
a un objetivo como el conocimiento
mutuo.

Por otra parte, la carencia de
previsión sobre la conducción o
estructuración del debate hizo
que, pese a un intercambio interesante
de ideas, no se llegara a ninguna
conclusión en concreto, ni
se profundizara en ningún tema.
Finalmente valoramos que no era
intención nuestra excluir a nadie
de las ponencias que se realizaron
al iniciar el debate, puesto que
otras colectivos tenían también
cosas interesantes que decir. Aunque
a menudo ni la situación ni
las actividades de los centros sociales
se diferencian demasiado
las unas de las otras.


Frente a la persecución y la criminalización

En Barcelona y alrededores
hay más de 200 espacios
okupados. En su
mayoría son viviendas,
pero también hay centros
sociales, huertos y otros
que tienen usos más específicos.
En Cornellà hay,
tras el desalojo del CSOA
La Krispa el 28 de septiembre,
dos centros sociales
(CSO La Banka
Rota y CSO Tòxics) y 12
viviendas. Después de
unos años de crecimiento,
la situación es más difícil.
Las okupaciones duran
menos y hay menos casas
vacías. Los procesos
judiciales son cada vez
más rápidos y, además,
gracias al despliegue de
los Mossos d’Esquadra,
están aumentando los
desalojos sin orden judicial.

Por otra parte, los especuladores
están llegando
a destrozar las casas o
derrumbarlas aunque no
hagan ningún uso del suelo.
A ello se suma en las
últimas semanas la razzia
mediática y policial contra
el movimiento en Cataluña.
Desde los disturbios
del botellón en Ciutat
Vella, el Ayuntamiento de
Barcelona empieza a destapar
el fantasma de
unos supuestos 250 antisistema
violentos que
tenían asustada a la
población. Así se abona
terreno a las detenciones.

C.S.0. TÒXICS
_ El CSO T__xics (Cornellà de Llobregat,
comarca del Baix Llobregat)
se okupó el 4 de
diciembre de 2004, al tomar la
empresa Tintes Especiales, SA,
que llevaba tres años vacía y
se encontraba en suspensión
de pagos. Se encontraban allí
gran cantidad de bidones con
productos químicos, de ahí el
nombre del centro social. La
razón principal de la okupación
era la necesidad de tener un
espacio grande (cuatro naves
industriales) que permitiera
actividades para la autogestión
de los colectivos.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto